“ES­TA­MOS CON­TEN­TOS DE CE­LE­BRAR ES­TA UNION”

DI­CE MARK KENT, EM­BA­JA­DOR BRITANICO

Caras - - FOCO - Por Die­go Es­te­ves

El te­ma es un tó­pi­co obli­ga­do: la bo­da real en­tre el prín­ci­pe Harry y Meg­han Mar­kle. “Es­ta­mos muy con­ten­tos de ce­le­brar es­ta unión, sa­be­mos que se­rá un día muy im­por­tan­te pa­ra ellos pe­ro tam­bién pa­ra to­do el Reino Uni­do ya que hay un gran afec­to por la fa­mi­lia Real”, di­ce el em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en Buenos Aires, Mark Kent (51). A pro­pó­si­to del cen­te­na­rio de la ex man­sión Ma­de­ro-Un­zué, hoy Re­si­den­cia Bri­tá­ni­ca, el di­plo­má­ti­co abrió las puer­tas de la ca­so­na que fue de­cla­ra­da Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal. Ubi­ca­da en la Is­la, esa dis­cre­ta y re­fi­na­da lo­ma de­li­mi­ta­da por las ave­ni­das Las He­ras y Puey­rre­dón, y las ca­lles Ago­te y Agüe­ro, el edi­fi­cio de es­ti­lo Eduar­diano re­ci­bió a im­por­tan­tes fi­gu­ras co­mo Lady Di y los Ro­lling Sto­nes.

Ins­ta­la­do en ese ma­jes­tuo­so pa­la­cio por­te­ño des­de ju­lio de 2016, Kent —casado con Mar­ti­ne De­log­ne, con quien tu­vo dos hi­jos, Alec (25) y Au­re­lie (22)— as­pi­ra a per­ma­ne­cer al me­nos tres años más en la que es con­si­de­ra­da co­mo una de las re­si­den­cias bri­tá­ni­cas en el ex­te­rior más be­llas del mun­do. Con el li­bro “Re­si­den­cia Bri­tá­ni­ca, 1917-2017” en sus ma­nos, in­vi­ta a un re­co­rri­do por sus ele­gan­tes sa­lo­nes, que pos­se una de las co­lec­cio­nes más im­por­tan­tes de mo­bi­lia­rio in­glés de Buenos Aires y es­cul­tu­ras que per­te­ne­cen a la Co­lec­ción de Ar­te del Go­bierno Bri­tá­ni­co.

—¿Cuál fue su pri­me­ra im­pre­sión de la Re­si­den­cia?

—Fe­no­me­nal. El pri­mer día me per­dí en la re­si­den­cia de tan gran­de que es (ri­sas). Ve­nía de Bang­kok, Tai­lan­dia, que es otra re­si­den­cia gran­de, pe­ro no hay otra igual a es­ta en el mun­do. La ubi­ca­ción, la ca­sa y el jar­dín son for­mi­da­bles. La com­bi­na­ción es im­pre­sio­nan­te. Ade­más, es un Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal. Cuan­do hi­ci­mos la fies­ta de 100 años no só­lo hi­ci­mos hin­ca­pié en in­vi­tar a la fa­mi­lia Ma­de­ro-Un­zué, sino a los ve­ci­nos tam­bién. —¿Qué fue lo que más lo im­pre­sio­nó de la his­to­ria de la re­si­den­cia?

—La re­si­den­cia tie­ne mu­cha his­to­ria. Des­de 1917 has­ta 1945 fue pro­pie­dad de los Ma­de­ro-Un­zué y fun­cio­nó co­mo una ca­sa de fa­mi­lia. Des­pués, la com­pra­mos en 1945 y se co­men­zó a uti­li­zar co­mo re­si­den­cia en 1947. Al mis­mo tiem­po, agre­ga­ron la Quin­ta Ha­le, que es­ta­ba al la­do, y es por eso que te­ne­mos un jar­dín tan gran­de. Si al­go tie­ne de im­por­tan­te es que ha atra­ve­sa­do la his­to­ria de la re­la­ción bi­la­te­ral en­tre am­bos paí­ses, tan­to los buenos co­mo los no tan buenos tiem­pos. Hu­bo vi­si­tas ofi­cia­les co­mo la del prín­ci­pe Car­los y la prin­ce­sa Dia­na. Aho­ra es­ta­mos con un rit­mo in­ten­so de uti­li­za­ción de la ca­sa, que no só­lo es una re­si­den­cia sino una he­rra­mien­ta di­plo­má­ti­ca.

—Has­ta los Ro­lling Sto­nes han usa­do la ca­sa...

—Si, la­men­ta­ble­men­te no coin­ci­dí con ellos. Sí, coin­ci­dí con Tom Jo­nes en un even­to. Los Ro­lling Sto­nes usa­ron la re­si­den­cia du­ran­te el día.

—¿Sue­len ve­nir miem­bros de la fa­mi­lia real de ran­go me­dio?

—No úl­ti­ma­men­te, pe­ro oja­lá ten­ga­mos más vi­si­ta de la reale­za y de los mi­nis­tros po­lí­ti­cos. Harry ha ve­ni­do en vi­si­ta no ofi­cial. Muy pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos una vi­si­ta real en los pró­xi­mos dos o tres años. En el mar­co del G20 ten­dre­mos mu­chas vi­si­tas ofi­cia­les y a fi­na­les de 2018, va­mos a re­ci­bir a la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May. —¿Don­de na­ció? —Soy del cam­po, ven­go de un pue­blo de 150 ha­bi­tan­tes que se lla­ma Tumby Wood­si­de. Pa­sé mis pri­me­ros años en una es­cue­la ru­ral y has­ta los 16 años nun­ca ha­bía via­ja­do al ex­te­rior. Es ra­ro que des­pués ha­ya via­ja­do por to­do el mun­do. Qui­zá sea por eso. Des­pués tu­ve la suer­te de es­tu­diar De­re­cho en la Universidad de Ox­ford y por ca­sua­li­dad en­tré en la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca. Cuan­do re­gre­so a mi pue­blo es una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te por­que mu­chos de mis ami­gos con­ti­núan allá. Lo bueno de mi ju­ven­tud es que al no ha­ber In­ter­net ni te­le­vi­sión, es­tu­diá­ba­mos y leía­mos mu­cho cuan­do no tra­ba­ja­ba­mos en el cam­po.

—De al­gún mo­do su lugar de ori­gen tie­ne en co­mún con la Argentina el cam­po...

—Ha­ce unos me­ses me in­vi­ta­ron a

un cam­po en Lin­coln, pro­vin­cia de Buenos Aires, y cuan­do en­tro al li­ving veo sobre una de las pa­re­des de la ca­sa un cua­dro de una va­ca pre­mia­da en mi pue­blo. Se lla­ma “Flo­wer”. En ese en­ton­ces ha­bía mu­cho ga­na­do que ex­por­ta­ban a la Argentina. Mues­tra los víncu­los en­tre am­bos paí­ses, sobre to­do en torno al fe­rro­ca­rril y al cam­po. Don­de yo vi­vía es muy pa­re­ci­do a la Pam­pa Hú­me­da. Sien­to mu­cha afi­ni­dad con la gen­te del cam­po. Me gus­ta­ría te­ner más ani­ma­les en la re­si­den­cia, pe­ro no me lo per­mi­ten (ri­sas). —¿Le gus­ta el fút­bol? —Me en­can­ta ir a los es­ta­dos del mun­do. Es­tu­ve en el Ma­ra­ca­ná, el Az­te­ca de Mé­xi­co, Wem­bley, aquí fui a los par­ti­dos de la Se­lec­ción co­mo tam­bién de Bo­ca, Ri­ver, In­de­pen­dien­te y Ta­lle­res. Es muy di­ver­ti­do pa­ra ver có­mo se ex­pre­sa la gen­te. Fui con va­rios ami­gos, en­tre ellos, Jor­ge Bu­rru­cha­ga, cu­ya hi­ja vi­ve en Lon­dres. —¿De qué club es hin­cha en In­gla­te­rra?

—De Ar­se­nal, que no es­tá pa­san­do un buen mo­men­to. Lo si­go to­das las se­ma­nas. Los es­qui­pos que tie­nen ar­gen­ti­nos lo es­tán ha­cien­do muy bien, co­mo Man­ches­ter City y To­ten­ham. Te­ne­mos bas­tan­te con­tac­to con Os­val­do Ar­di­les, que es­tá en Lon­dres, y tam­bién con la gen­te del rugby. Es­te año vino la se­lec­ción in­gle­sa a ju­gar con­tra Los Pu­mas y el pró­xi­mo ven­drán Es­co­cia y Ga­lés a ju­gar con­tra Los Pu­mas. —¿Prac­ti­có al­gún de­por­te? —Fút­bol, pe­ro aho­ra no ten­go más tiem­po ni tam­po­co edad (ri­sas). Ju­ga­ba de de­fen­sor, no te­nía mu­cha crea­ti­vi­dad... aho­ra sue­lo sa­lir a co­rrer por el Par­que 3 de Fe­bre­ro.

—¿Re­cuer­da don­de es­ta­ba el día que la Argentina de­jó afue­ra a In­gla­te­rra del Mun­dial del ´86 con los dos go­les his­tó­ri­cos de Die­go Ma­ra­do­na?

—Sí, per­fec­to. Es­ta­ba rin­dien­do mis exá­me­nes fi­na­les pa­ra gra­duar­me en Ox­ford y te­nía­mos que ele­gir con mi no­via de ese en­ton­ces en­tre ver el fút­bol o ir a un fes­ti­val de rock. En­ton­ces fui al fes­ti­val de rock y es­cu­ché el par­ti­do por la ra­dio, re­cuer­do que to­ca­ba la ban­da Sim­ple Minds. No te­nía­mos ni te­le­vi­sión ni In­ter­net, ha­bía mu­chos ru­mo­res de que los ar­gen­ti­nos ha­bían mar­ca­do y que un gol ha­bía si­do con la mano, pe­ro no te­nía­mos se­gu­ri­dad. Tam­po­co vi­mos el gol fan­tás­ti­co de Ma­ra­do­na.

—¿Qué im­pre­sión tie­ne de Ma­ra­do­na? —Nun­ca en­con­tré a Ma­ra­do­na. Me gus­ta ha­blar de fút­bol, así que quién sa­be si no ten­go la opor­tu­ni­dad de re­unir­me con Ma­ra­do­na y Mes­si, sería una oca­sión muy es­pe­cial. En mi tra­ba­jo en­cuen­tro a to­do ti­po de per­so­nas, eso es fan­tás­ti­co, por aquí pa­sa­ron Mirt­ha Le­grand, Jor­ge Bu­rru­cha­ga, Mi­nis­tros, la Reale­za... si es­ta ca­sa pu­die­ra ha­blar, ten­dría mu­chas his­to­rias...

“Mi pri­mer día en la Re­si­den­cia me per­dí. Ve­nía de Bang­kok, que es otra re­si­den­cia gran­de, pe­ro no hay otra igual a es­ta en el mun­do.”

El co­me­dor es­tá ins­pi­ra­do en el neo­cla­si­cis­mo Geor­giano en su ver­sión Eduar­dia­na. En el Es­tu­dio-bi­blio­te­ca se des­ta­ca la chi­me­nea es­ti­lo Luis XV de már­mol Rou­ge Ro­ya­le. Allí, Kent re­pa­sa la his­to­ria del edi­fi­cio cons­trui­do en 1917 por la fa­mi­lia Ma­de­ro-Un­zué.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.