Ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das tras la ci­ru­gía plás­ti­ca

Una preo­cu­pa­ción muy co­mún en­tre los pa­cien­tes es te­ner una ci­ca­triz no­ta­ble des­pués de un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co da­do que las in­ci­sio­nes en la piel dan co­mo re­sul­ta­do mar­cas mu­chas ve­ces vi­si­bles, ya que es la for­ma de que el cuer­po re­pa­ra las he­ri­das.

Caras - - SALUD -

Los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos sa­ben dón­de co­lo­car las in­ci­sio­nes pa­ra que las ci­ca­tri­ces se no­ten me­nos. En lí­neas ge­ne­ra­les la ma­yo­ría de las per­so­nas sa­na­rán bien sus in­ci­sio­nes, mien­tras que al­gu­nas otras po­drán te­ner pro­ble­mas de ci­ca­tri­za­ción de­bi­do a cues­tio­nes lo­ca­les co­mo por ejemplo: re­tra­so en la ci­ca­tri­za­ción, in­fec­ción su­per­fi­cial o cui­da­do po­bre de la he­ri­da post­ope­ra­to­ria. Tam­bién hay per­so­nas que es­tán pre­dis­pues­tas a desa­rro­llar ci­ca­tri­ces gran­des y pro­tu­bean­tes, las que re­ci­ben el nom­bre de que­loi­des. Es im­por­tan­te sa­ber có­mo el cuer­po sa­na las he­ri­das.

Des­de la Co­mi­sión de Ci­ru­gía Plás­ti­ca de la Aso­cia­ción Argentina de Ci­ru­gía, se re­co­no­cen tres fa­ses de cu­ra­ción: 1º fa­se: In­fla­ma­to­ria: Su­ce­de en los pri­me­ros días, des­pués del pro­ce­di­mien­to. La he­ri­da se ve hin­cha­da, de tono ro­ji­zo y pue­de ser do­lo­ro­sa al tac­to y es­to se de­be a la apa­ri­ción de cé­lu­las in­fla­ma­to­rias que li­be­ran sus­tan­cias quí­mi­cas pa­ra re­pa­rar la he­ri­da pa­ra la ci­ca­tri­za­ción. 2º fa­se: Pro­li­fe­ra­ti­va: Du­ran­te las si­guien­tes 6 a 8 se­ma­nas, la ci­ca­triz es­tá en es­ta fa­se y pue­de au­men­tar de ta­ma­ño a me­di­da que se agre­ga el co­lá­geno que sir­ve pa­ra au­men­tar la es­ta­bi­li­dad de la he­ri­da. De es­ta ma­ne­ra se crea el ce­men­to ce­lu­lar que per­mi­ti­rá que la he­ri­da cie­rre y pe­gue sus bor­des. 3º fa­se: Re­mo­de­la­ción: Se da en­tre los 4 y 12 me­ses pos­te­rio­res a la ci­ru­gía. La ci­ca­triz se en­co­ge y a me­di­da que se re­mo­de­la, des­com­po­ne el ex­ce­so de co­lá­geno y lo re­em­pla­za con co­lá­geno y elas­ti­na per­ma­nen­te. Siem­pre que se rea­li­za una in­ci­sión en la piel, se acon­se­ja el uso de an­ti­bió­ti­cos pa­ra evi­tar in­fec­ción cu­tá­nea ya que es una cau­sa fre­cuen­te de ma­la ci­ca­tri­za­ción. Tam­bién hay te­ra­pias que fue­ron exi­to­sas con pa­cien­tes co­mo por ejemplo el ma­sa­je fre­cuen­te y vi­go­ro­so de la zo­na lue­go de los 30 días de la ci­ru­gía.

En la se­gun­da fa­se de la ci­ca­tri­za­ción, el nue­vo te­ji­do es in­ma­du­ro y con la te­ra­pia de ma­sa­je ade­cua­da, se pue­de evi­tar que di­cho te­ji­do se vuel­va rí­gi­do. Fro­tan­do la ci­ca­triz se pue­de me­jo­rar su apa­rien­cia. Se rea­li­za con mo­vi­mien­tos sua­ves cir­cu­la­res sobre la he­ri­da, ma­nio­bra que el mis­mo pa­cien­te pue­de rea­li­zar.

Otro tra­ta­mien­to es la uti­li­za­ción de lá­mi­na de si­li­co­na o cin­ta ad­he­si­va hi­poa­ler­gé­ni­ca que se co­lo­ca di­rec­to sobre la ci­ca­triz. La si­li­co­na ali­via el en­ro­je­ci­mien­to, el do­lor y la pi­ca­zón, al tiem­po que me­jo­ra la apa­rien­cia ge­ne­ral de la ci­ca­triz. Fi­nal­men­te, siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de que una ci­ca­triz re­quie­ra una in­yec­ción de cor­ti­coi­des o un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad. Es­to es más co­mún des­pués de las le­sio­nes trau­má­ti­cas co­mo por ejemplo los des­ga­rros o mor­de­du­ras de ani­ma­les, in­clu­so aque­llas que son re­pa­ra­das in­me­dia­ta­men­te por un ci­ru­jano plás­ti­co. La po­si­ción o ali­nea­ción de la ci­ca­triz en el cuer­po in­flu­ye en la acep­ta­bi­li­dad de la apa­rien­cia.

Por úl­ti­mo, en aque­llas ci­ru­gías es­té­ti­cas que son elec­ti­vas, la pla­ni­fi­ca­ción preope­ra­to­ria per­mi­te co­lo­car las ci­ca­tri­ces en las po­si­cio­nes más ocul­tas. Es­tas he­ri­das tam­bién tien­den a cu­rar de ma­ne­ra más fa­vo­ra­ble de­bi­do a las con­di­cio­nes idea­les en que se co­lo­can. Por tan­to, se­rá el ci­ru­jano plás­ti­co quien po­drá ayu­dar a de­ci­dir sobre la ido­nei­dad de cual­quier pro­ce­di­mien­to.

Dr. Al­ber­to Ran­ca­ti Mé­di­co Ci­ru­jano MAAC- (MN 69966) y Dr. Ju­lio Dorr- Mé­di­co Ci­ru­jano MAAC- (MN 83470). Co­mi­sión Ci­ru­gía Plás­ti­ca de la Aso­cia­ción Argentina de Ci­ru­gia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.