LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACIONES -

PIS­CIS (20-2 – 20-3): Re­ci­be el res­pal­do de los ma­yo­res de su me­dio, ade­más de lo que es con­cre­to eso tie­ne im­pli­can­cias no­ta­bles y del or­den sim­bó­li­co: un aval po­de­ro­so. Su in­tui­ción es una he­rra­mien­ta no­ble y efec­ti­va, úse­la.

ACUA­RIO (21-1 – 19-2): Se­ma­na en la que se su­ce­den las opor­tu­ni­da­des pa­ra des­ta­car­se, lu­ce su ta­len­to de ma­ne­ra na­tu­ral y elo­cuen­te. Buen di­rec­cio­na­mien­to de la ener­gía y ex­ce­len­te ren­di­mien­to de lo que co­mien­za.

TAU­RO (21-4 – 21-5): Jor­na­das en las que po­dría lu­cir­se en el tra­ta­mien­to de si­tua­cio­nes com­ple­jas, des­ta­can la se­gu­ri­dad y el res­pe­to con el que se ma­ne­ja. Buen mo­men­to pa­ra el amor y pa­ra los ne­go­cios; po­si­ble via­je en puer­ta.

LEO (23-7-22-8): Per­so­na­li­dad mag­né­ti­ca que atrae­rá mi­ra­das más que su­ge­ren­tes, el trán­si­to lu­nar avala sus avan­za­das en te­rreno amo­ro­so, aníme­se a la con­quis­ta o a la for­ma­li­za­ción. El amor es so­be­rano.

VIR­GO (23-8 – 22-9): Buen co­mien­zo de se­ma­na con cla­ras se­ña­les de cre­ci­mien­to, po­dría es­cu­char una pro­pues­ta más que in­tere­san­te. Sus pro­yec­tos avan­zan só­li­dos y el en­torno da cuen­ta de su per­for­man­ce.

ES­COR­PIO (2-10 – 22-11): Las cues­tio­nes en el ám­bi­to fa­mi­liar se es­ta­bi­li­zan y re­cu­pe­ra la ale­gría y la con­fian­za, es po­si­ble pla­ni­fi­car lo pró­xi­mo des­de el apo­yo in­con­di­cio­nal de los su­yos. Ob­je­ti­vos a la vis­ta, éxi­to.

GE­MI­NIS (22-5 – 21-6): Se­ma­na de gran pro­duc­ti­vi­dad y buenos re­sul­ta­dos, un pe­que­ño gol­pe de suer­te po­dría ser de la par­ti­da. En el amor tam­bién hay bue­na ener­gía, ga­nas, com­pro­mi­so y co­rres­pon­den­cia: dis­frú­te­lo.

SA­GI­TA­RIO (23-11 – 21-12): Gran im­pul­so crea­ti­vo que po­dría ca­ta­pul­tar­lo en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, des­plie­ga su ta­len­to con co­mo­di­dad y con­fian­za. Una se­ma­na alen­ta­do­ra: bien en los ne­go­cios, ho­ri­zon­te am­plia­do.

CANCER (22-6 – 22-7): Gran di­na­mis­mo en lo que re­fie­re a la vi­da so­cial, esa es una pla­ta­for­ma ideal pa­ra que des­plie­gue sus ta­len­tos. No­ta­ble me­jo­ra en el cli­ma fa­mi­liar, el ca­ri­ño cir­cu­la con fa­ci­li­dad, buen mo­men­to.

LI­BRA (23-9 – 22-10): Lle­ga la res­pues­ta afec­ti­va y re­sul­ta un bál­sa­mo ge­ne­ro­so y con­mo­ve­dor, el con­tun­den­te afec­to es una de­mos­tra­ción no­ta­ble de los que es­tán a su al­re­de­dor, una gran no­ti­cia pa­ra su co­ra­zón.

ARIES (21-3 – 20-4): Mo­men­to pa­ra re­pen­sar lo con­cer­nien­te a sus víncu­los más cer­ca­nos y re­vi­sar es­tra­te­gias de con­quis­ta no so­la­men­te amo­ro­sa. Lo que de­ci­da por es­tos días rin­de no­ta­ble­men­te a me­diano pla­zo.

CA­PRI­COR­NIO (22-12 – 20-1): Sa­turno y Mar­te en los pri­me­ros gra­dos del signo pro­po­nen es­ce­nas en las que ne­ce­si­ta de­mos­trar su sol­ven­cia y su aplo­mo. Ape­le a su tem­plan­za pa­ra re­sol­ver lo que le to­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.