“¡DIVORCIESE Y DELE DIG­NI­DAD A SU MA­DRE SO­FIA QUE NO ES­TA POR DE­BA­JO DE SU MU­JER..!”

EL ESCANDALO EN­FREN­TA A LOS RE­YES DE ESPAÑA

Caras - - AGENDA -

Se­gún co­men­tan por lo ba­jo en la Ca­sa Real es­pa­ño­la, la rei­na So­fía (79) ja­más ter­mi­nó de acep­tar la de­ci­sión de su hi­jo Fe­li­pe VI (50) de lle­var al al­tar a una pe­rio­dis­ta, ple­be­ya di­vor­cia­da, al­guien que di­cen pa­só por un abor­to en 2012 y que ha­bría man­te­ni­do un tó­rri­do ro­man­ce con Jaime del Burgo (quien años des­pués se ca­só con su her­ma­na Tel­ma), co­mo Le­ti­zia Or­tiz (45) quien, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, hoy ocu­pa el trono de España. Las di­fe­ren­cias en­tre am­bas mu­je­res se fue­ron acen­tuan­do con los años. Sin em­bar­go, di­cen que el na­ci­mien­to de las in­fan­tas Leo­nor (12) y So­fía (10) ha­bría ter­mi­na­do de mar­car las irre­con­ci­lia­bles as­pe­re­zas La de­bi­li­dad de So­fía por sus nie­tas la lle­vó a en­ta­blar una cóm­pli­ce re­la­ción con las ni­ñas, a quie­nes des­de muy pe­que­ñas les da­ba, a es­con­di­da de su ma­dre, sus ca­ra­me­los pre­fe­ri­dos de anís. Pun­to que ha­bría des­per­ta­do la fu­ria de la hoy rei­na. Ya que di­cen que la ob­se­sión de Le­ti­zia es que sus hi­jas lle­ven una ali­men­ta­ción sa­na, le­jos de go­lo­si­nas que da­ñan sus dien­tes. Un so­lo ejemplo de la ten­sa re­la­ción en­tre am­bas mu­je­res. Di­cen que por esa ra­zón la rei­na has­ta cam­bió ho­ra­rios pa­ra que la abue­la no pu­die­ra ver con fre­cuen­cia a sus nie­tas. “Al­te­ra­ba la ru­ti­na de las pe­que­ñas (re­si­den en vi­vien­das se­pa­ra­das por un ki­ló­me­tro). So­fía se ha que­ja de lo po­co que ve a sus nie­tas. Y Fe­li­pe es quien in­ten­ta siem­pre unir”, ase­gu­ran. Sin em­bar­go to­do trans­cu­rría en­tre las grue­sas pa­re­des del pa­la­cio y, co­mo siem­pre re­pe­tía la ex rei­na, “Lo que su­ce­de en pa­la­cio que­da en pa­la­cio”. Has­ta el Do­min­go de Pas­cua. Al fi­na­li­zar la tra­di­cio­nal mi­sa, fi­nal­men­te, ca­yó el ve­lo que du­ran­te tan­to tiem­po mos­tró a una fa­mi­lia fe­liz. Cuan­do So­fía in­ten­tó abra­zar a sus nie­tas pa­ra que los fo­tó­gra­fos re­tra­ta­ran el mo­men­to, Le­ti­zia se in­ter­pu­so e in­cre­pó a su sue­gra, qui­tán­do­le la

mano sobre el hom­bro de su hi­ja y lim­pián­do­le el be­so que ha­bía que­da­do mar­ca­do en la me­ji­lla de la pe­que­ña. “¡Di­vór­cie­se y dele dig­ni­dad a su ma­dre que no es­tá por de­ba­jo, ni mu­cho me­nos, de su mu­jer sino por en­ci­ma!”, le ha­bría re­pro­cha­do Juan Car­los (80) a su hi­jo en la puer­ta de la Ca­te­dral de Pal­ma, don­de es­ta­lló el gran es­cán­da­lo real.

“Uno de los pla­nes pre­fe­ri­dos de So­fía era re­unir a sus ocho nie­tos. Al prin­ci­pio, Le­ti­zia ce­dió pe­ro con el tiem­po fue li­mi­tan­do es­tas sa­li­das. La úl­ti­ma apa­ri­ción en pú­bli­co de to­da la fa­mi­lia fue el 2 de agos­to de 2013, en Ma­llor­ca”, di­jo el dia­rio ABC.

Las pe­leas rea­les en­tre las dos mu­je­res del pa­la­cio es­pa­ñol que­da­ron a la vis­ta y, aun­que vol­vie­ron a mos­trar­se jun­tas al ir a vi­si­tar a la clí­ni­ca don­de fue ope­ra­do Juan Car­los, So­fía y Le­ti­zia ja­más se lle­va­rán bien y el pue­blo tam­bién to­mó par­te en la dispu­ta real, di­vi­dien­do las opi­nio­nes en­tre

quie­nes apo­yan a una y a otra.

“Los re­yes de­be­rían di­vor­ciar­se. O Fe­li­pe re­con­du­ce el ca­rác­ter de es­ta se­ño­ra an­ti­pá­ti­ca, mal­edu­ca­da y man­do­na o se ten­dría que di­vor­ciar an­tes de que se car­gue a la mo­nar­quía”, sen­ten­ció el pe­rio­dis­ta Jaime Pe­ña­fiel, es­pe­cia­lis­ta en la Ca­sa Real Es­pa­ño­la. Mien­tras las vo­ces del pue­blo se hi­cie­ron es­cu­char con gri­tos co­mo: “Di­vór­cia­te. An­ti­pá­ti­ca. Mal­edu­ca­da. Man­do­na. ¡Te fal­ta mu­cho gua­pa pa­ra lle­gar a do­ña So­fía!” En 2013 la pa­re­ja real es­pa­ño­la ya en­fren­tó ru­mo­res de di­vor­cio que ase­gu­ra­ban que Le­ti­zia no que­ría for­mar más par­te de la fa­mi­lia y que era Fe­li­pe quien se opo­nía a la se­pa­ra­ción. Di­cen los ex­per­tos en la Ca­sa Real de España que aun­que se su­ma­ron al­gu­nas cláu­su­las a las ca­pi­tu­la­cio­nes que se fir­ma­ron cua­tro me­ses an­tes de la bo­da en­tre los hoy re­yes, de di­vor­ciar­se, las ni­ñas de­be­rán que­dar con su pa­dre por un arre­glo en el que ella ce­de los de­re­chos de po­tes­tad de sus hi­jas, que es una tra­di­ción de la co­ro­na, y re­ci­be una ca­sa de ve­ra­neo en Ma­llor­ca, co­mo po­dría ser el Pa­la­cio de Ma­ri­vent, a cam­bio. Acuer­do que Le­ti­zia acep­tó cuan­do se ca­só en 2004. Co­men­tan que en la in­ti­mi­dad Fe­li­pe re­cri­mi­na­ría a su es­po­sa ha­ber per­di­do la chis­pa que al­gu­na vez lo enamo­ró pa­ra con­ver­tir­se en una mu­jer ten­sa y fría con una mi­ra­da ar­ti­fi­cial pro­duc­to, qui­zás, de sus con­tí­nuas ci­ru­gías es­té­ti­cas. An­te tan­tas pre­sio­nes di­cen que la rei­na le ha­bría pe­di­do a su es­po­so un “po­co de es­pa­cio pri­va­do pa­ra, por ejemplo, asis­tir a fes­ti­va­les de mú­si­ca, ir de shop­ping y a ba­res con sus ami­gas”, al­go de di­ver­sión le­jos del “abu­rri­do pro­to­co­lo real”. Muy du­ro en su crí­ti­ca, el pe­rio­dis­ta Jaime Pe­ña­fiel fue ca­te­gó­ri­co. “Fe­li­pe es una bue­na per­so­na pe­ro no tie­ne ca­rác­ter y me­nos con ella. Es bon­da­do­so pe­ro vi­ve ate­rra­do con su mu­jer. En el pa­la­cio no hay na­die que pue­de re­con­du­cir­la… Lue­go de 12 años de ma­tri­mo­nio y una gran crisis en 2013, to­do va de mal en peor. Ella es­tá cre­ci­da y Fe­li­pe em­pe­que­ñe­ci­do. Con te­mor de las reac­cio­nes que pue­da te­ner su mu­jer. Du­do que si­ga ena­mo­ra­do de ella por­que le ha he­cho su­frir tan­to… Y la pe­que­ña Leo­nor si­gue el ca­mino de su ma­dre; es mal­edu­ca­da y la co­pia en to­do. Por eso fue el des­plan­te a su abue­la”, de­ter­mi­nó en sus apre­cia­cio­nes pú­bli­cas tam­bién le­jos del pro­to­co­lo.

“O Fe­li­pe re­con­du­ce el ca­rác­ter de es­ta se­ño­ra an­ti­pá­ti­ca y mal­edu­ca­da o se di­vor­cia an­tes que se car­gue a la mo­nar­quia.”

“Lue­go de 12 años de ma­tri­mo­nio, Le­ti­zia es­tá cre­cien­do y Fe­li­pe em­pe­que­ñe­cien­do...” La mi­sa del Do­min­go de Pas­cua ter­mi­nó en es­cán­da­lo, des­cu­brien­do la vie­ja pe­lea que exis­te en­tre Le­ti­zia, y su sue­gra, la ex Rei­na So­fía, que es ama­da por los es­pa­ño­les.

An­te la dis­cu­sión de Le­ti­zia con So­fía en la puer­ta de la Igle­sia, Juan Car­los re­cri­mi­nó a su hi­jo, el rey Fe­li­pe VI, por el des­plan­te que la rei­na le ha­bía he­cho a su es­po­sa, So­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.