“ME SEPARE PE­RO EL AMOR NO SE ACA­BO”

LAS RE­FLE­XIO­NES DE TINI STOESSEL

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Es vi­tal, ale­gre, in­quie­ta… Siem­pre va por más. Con una gran son­ri­sa y las ener­gías que ca­rac­te­ri­zan sus 20 años, Mar­ti­na “Tini” Stoessel se mues­tra fe­liz por to­do y a pe­sar de to­do. El éxi­to la acom­pa­ñó en su cre­ci­mien­to y apren­dió a con­vi­vir con él y con el al­to pre­cio que a ve­ces él co­bra. Sa­be de aplau­sos. Y tam­bién de ci­fras; al­can­zó los 6 mi­llo­nes y me­dio de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, sus vi­deos en Youtube lo­gra­ron los 100 mi­llo­nes de vi­si­tas y se acer­có a los 2 mi­llo­nes en Twitter. —Es una de los más in­flu­yen­tes del mun­do des­pués del Pa­pa y de Lio­nel Mes­si…

—Es al­go in­creí­ble… Pen­sar que es­cri­bo al­go y lo leen y re­tui­tean mi­llo­nes de per­so­nas, es de­ma­sia­do. Me gus­ta las re­des so­cia­les pe­ro tam­bién sien­to una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

—Tam­bién le gus­ta ha­cer­se car­go de to­do… ¿Hay al­go que le des­agra­de ma­ne­jar?

—El di­ne­ro. No me gus­ta ni si­quie­ra ha­blar de pla­ta. Ese pun­to siem­pre se lo de­le­gué a mi pa­pá —Ale­jan­dro Stoessel (59)—. El se en­car­ga de to­do y pa­ra mí es una li­be­ra­ción. Mi ma­má —Ma­ria­na Muz­le­ra— es mi gran com­pa­ñe­ra. Pe­ro yo les si­go pi­dien­do pla­ta cuan­do ne­ce­si­to al­go. Ya es cos­tum­bre. Se dio así por co­mo­di­dad. Al prin­ci­pio era gra­cio­so por­que cuan­do veía al­go que me gus­ta­ba le pre­gun­ta­ba “¿Má me pue­do com­prar eso..” —¿Hoy se sien­te más mu­jer? —Sien­to que me fal­ta cre­cer un mon­tón aún. Aun­que ya de­jé atrás a aque­lla ni­ña que fui cuan­do hi­ce Vio­let­ta. ¡Cuan­do la gen­te me co­no­ció yo te­nía só­lo 13 años y vi­ví mu­chí­si­mas co­sas en es­te ca­mino! ¡Hoy me en­can­ta ver­me y sen­tir­me más mu­jer! Pe­ro tam­bién sé que es­toy co­no­cién­do­me aún. Vi­vo en una eta­pa de bús­que­da cons­tan­te. Es­te año ex­pe­ri­men­té un mon­tón de vi­ven­cias que me hi­cie­ron cre­cer pe­ro sé que vie­ne mu­cho más.

—Una eta­pa de tran­si­ción… ¿Le re­sul­tó di­fí­cil de atra­ve­sar?

—Fue di­fí­cil pe­ro na­da trau­má­ti­ca. Era un pa­so im­por­tan­te tam­bién en mi vi­da per­so­nal. No sa­bía có­mo me iba a ir. Im­pli­ca­ba al­go de in­cer­ti­dum­bre. Fue una de­ci­sión emo­cio­nal muy gro­sa. Pe­ro el he­cho de te­ner a mi fa­mi­lia cer­ca me ayu­dó. Los afec­tos más ín­ti-

mos son fun­da­men­ta­les pa­ra atra­ve­sar esos mo­men­tos di­fí­ci­les.

—Con Pe­pe Barroso Sil­va (20), mo­de­lo es­pa­ñol que es­tu­dia en Los An­ge­les, ¿Se ter­mi­nó el amor..? —Con Pe­pe es­tu­vi­mos ca­si dos años de no­vios. Nos co­no­ci­mos ha­cien­do el clip de “Great Es­ca­pe” y no nos se­pa­ra­mos más. Vivimos un amor a la dis­tan­cia pe­ro to­do el tiem­po co­mu­ni­ca­dos. Pen­sa­mos que iba a lle­gar el mo­men­to en el que nos íba­mos a es­ta­ble­cer en al­gún la­do. Pe­ro no se dio…

—¿Fue com­pli­ca­do vi­vir el amor a la dis­tan­cia?

—Sí, fue muy di­fí­cil. Veía a ami­gas que cuan­do te­nían un ra­to li­bre se en­con­tra­ban con sus no­vios y pen­sa­ba: “¡Me en­can­ta­ría po­der ha­cer eso!”. ¡Por suer­te en nues­tra re­la­ción exis­tió el ce­lu­lar y ha­blá­ba­mos ho­ras! Pa­ra no­so­tros fue una es­pe­cie de prue­ba. Por­que si no nos hu­bié­ra­mos que­ri­do, no hu­bié­ra­mos es­ta­do tan­to tiem­po jun­tos. Cuan­do lo co­no­cí sa­bía que iba a ser di­fí­cil vi­vir un amor con él. Pe­ro tam­bién me di­je “¡No lo pue­do de­jar es­ca­par!”. No po­día pri­var­me de vi­vir ese amor. ¡Al ver­lo y sen­tir lo que sen­tí, me di­je: yo a es­te chi­co no me lo pier­do por na­da del mun­do! Y vivimos una his­to­ria de amor apa­sio­nan­te… —Pa­ra­dó­ji­ca­men­te hoy se con­vir­tió en la em­ba­ja­do­ra del nue­vo per­fu­me de Agat­ha Ruiz de la Pra­da que se lla­ma “Re­bel Love” y mar­ca su in­cur­sión en el mun­do fas­hion…

—Sí. Ad­mi­ro pro­fun­da­men­te a es­ta di­se­ña­do­ra des­de ha­ce años, por eso cuan­do me lla­ma­ron y me di­je­ron que por mi vi­ta­li­dad, ale­gría, es­ti­lo de vi­da na­tu­ral, aven­tu­re­ro y re­bel­de, que­rían que yo fue­ra su ima­gen pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, no lo du­dé. El amor siem­pre es­tá pre­sen­te en mi vi­da. El amor es el mo­tor de mi vi­da.

—En­ton­ces ¿No se ter­mi­nó el amor con Pe­pe?

—El amor no se ter­mi­na de un día pa­ra el otro. El amor no se aca­bó. Me se­pa­ré pe­ro el amor no se ter­mi­nó. A Pe­pe lo quie­ro con to­do mi co­ra­zón. La dis­tan­cia in­flu­yó mu­cho. Tam­bién mi fa­mi­lia lo quie­re. No se sa­be qué va a pa­sar en el fu­tu­ro aun­que aho­ra es­ta­mos se­pa­ra­dos. Hoy no es­ta­mos jun­tos. Pe­ro es­toy tran­qui­la; en­fo­ca­da en mi tra­ba­jo y no es­toy ce­rra­da al amor aun­que ne­ce­si­to tiem­po pa­ra re­des­cu­brir­me.

—¿En al­gún mo­men­to deja de exi­gir­se tan­to?

—Nun­ca me re­la­jo. Siem­pre voy por más. Mi ca­be­za no pa­ra ja­más, es­tá a mil to­do el tiem­po. ¡Soy de­ma­sia­do au­to­exi­gen­te! Pe­ro no lo pue­do evi­tar. Es mi ma­ne­ra de dis­fru­tar lo que ha­go. Soy per­fec­cio­nis­ta por na­tu­ra­le­za…

—¿Y con tan­ta vo­rá­gi­ne le da im­por­tan­cia al cui­da­do de su fí­si­co?

—Sí, con tan­to des­gas­te de ener­gía no pue­do des­cui­dar mi cuer­po. No en­cuen­tro una ru­ti­na gym que me apa­sio­ne. No sien­to ese de­sen­freno por el gim­na­sio… Pe­ro ha­go mu­cho bai­le, en­treno y elon­go pa­ra es­tar pre­pa­ra­da sobre el es­ce­na­rio. Y si­go una ali­men­ta­ción muy sa­na co­mo se acos­tum­bra en mi ca­sa. Cum­plo con las cin­co co­mi­das. Y, cuan­do es­toy con en­tre­na­mien­to o gi­ras, tam­bién su­mo una vi­ta­mi­na a mi ru­ti­na ali­men­ti­cia. Nun­ca fal­tan en mis co­mi­das fru­tas y ver­du­ras. Y no pue­do evi­tar te­ner al­go dul­ce cer­ca; co­mo un he­la­do o unas fru­ti­llas con cre­ma o mi ca­fé con le­che con tos­ta­das con que­so un­ta­ble y ju­go de na­ran­jas. Y a la ho­ra de sa­lir, en la ca­ra siem­pre una bue­na cre­ma hi­dra­tan­te, só­lo un po­qui­to de ru­bor y un “ta­pa oje­ras”. —¿Qué par­te de su cuer­po le gus­ta más y cuál me­nos?

—Acep­to to­do mi cuer­po co­mo es; tal cual me veo en el espejo. No me pue­de gus­tar una par­te y otra no. Y hoy me gus­ta la ima­gen que me de­vuel­ve. Sien­to que soy muy mu­jer. Que no me so­bra ni me ha­ce fal­ta na­da más. —¿No le gus­ta ver­se pro­vo­ca­ti­va? —Me gus­ta ju­gar. No es mi in­ten­ción pro­vo­car. Pue­do ju­gar a “ha­cer­me la lin­da” por­que es al­go que me sur­ge na­tu­ral­men­te. Me di­vier­te un ra­ti­to. Pe­ro ja­más de­jo de ser yo. No ha­ría al­go de lo que des­pués me arre­pen­ti­ría por no ver­me re­fle­ja­da; co­mo po­ner­me un dis­fraz de… —¿Y el fu­tu­ro…? —No me gus­ta pla­near mu­cho. Pe­ro aho­ra quie­ro vol­ver a la ac­tua­ción. Fue mi co­mien­zo y es mi otra pa­sión. Y ser fe­liz que es una bús­que­da cons­tan­te en la vi­da de to­dos.

¡Hoy me en­can­ta ver­me y sen­tir­me más mu­jer! Ex­pe­ri­men­té vi­ven­cias que me hi­cie­ron cre­cer.”

A los 20, Tini di­ce que no le gus­ta el gym pe­ro cui­da su fí­si­co con en­tre­na­mien­to y bai­le. Co­me mu­chas fru­tas, ver­du­ras y no se pri­va de dar­se un gus­to con un he­la­do.

“A Pe­pe lo quie­ro con to­do mi co­ra­zón. No sé qué va a pa­sar pe­ro hoy ya no es­ta­mos jun­tos”. Con el mo­de­lo Pe­pe Barroso no son más no­vios pe­ro di­ce que se ha­blan por te­lé­fono. Con Co­si­ma Ra­mí­rez, hi­ja de Agat­ha Ruiz de la Pra­da, pro­ta­go­ni­za la cam­pa­ña del nue­vo per­fu­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.