“TEN­GO LA FA­MI­LIA QUE SIEM­PRE SOÑE”

MA­RIA­NA DE ME­LO Y SUS HI­JAS

Caras - - FOCO - Por Le­ti­cia Po­mo

El sol pe­ne­tra por los enor­mes ven­ta­na­les que ro­dean la ca­so­na que ha­bi­ta Ma­ria­na de Me­lo (38), jun­to a su ma­ri­do Jo­sé For­tu­na­to y sus dos pe­que­ñas hi­jas.

El tí­pi­co olor a be­bé, es la mues­tra ca­bal de que hay un re­cién na­ci­do y los ju­gue­tes de pe­lu­che des­pa­rra­ma­dos por ca­da rin­cón, con­fir­man que hay más ni­ños.

Des­de una ha­bi­ta­ción cer­ca­na se es­cu­cha “¡Ma­maaá!” con voz chi­llo­na y Ma­ria­na sal­ta y co­rrien­do se acer­ca al lu­gar. Ahí es­tán Lu­pe (2) ju­gan­do con sus mu­ñe­cos y la pe­que­ña Zoe, de 4 me­ses, que se re­sis­te a dor­mir la sies­ta en bra­zos de su pa­dre, por­que quie­re se­guir ob­ser­van­do a su her­ma­na.

Ma­ria­na se ríe y no se que­ja, a pe­sar de que el lla­ma­do de la ni­ña es re­cu­rren­te. “Es­toy muy feliz. Ten­go dos hi­jas ma­ra­vi­llo­sas y la fa­mi­lia in­creí­ble que siem­pre so­ñé. Ser ma­má es lo más lin­do de la vi­da”, co­mien­za el re­la­to la ac­triz. La vi­da de De Me­lo pa­re­ce ex­traí­da de una fic­ción: una in­fan­cia du­ra en el Nor­te del país, don­de mu­chas ve­ces el ham­bre ace­cha­ba. Va­rios her­ma­nos y la so­le­dad co­mo gran pro­ta­go­nis­ta. Tu­vo que sa­lir a tra­ba­jar des­de pe­que­ña pa­ra co­la­bo­rar en la ca­sa y sus di­fe­ren­tes tra­ba­jos co­mo em­plea­da do­més­ti­ca ayu­da­ron en par­te a pa­liar el rui­do del es­tó­ma­go que pe­día aun­que fue­ra “al­go de co­mi­da”. Cuan­do fue ma­yor de edad se vino a pro­bar suer­te a “la gran ciu­dad” y fue­ron mu­chas las ve­ces que se le ce­rra­ron puer­tas. Las bur­las, el des­pre­cio y la hu­mi­lla­ción, fue­ron mo­ne­da cons­tan­te y ella, sin ba­jar los bra­zos, si­guió in­ten­tan­do ha­cer­se un lu­gar en la es­ce­na na­cio­nal. Se ga­nó el ca­ri­ño de la gen­te por su hu­mil­dad y quie­nes com­par­tie­ron es­ce­nas con ella, ase­gu­ran que es una gran mu­jer. Cuan­do es­ta­ba en­ca­mi­na­da pro­fe­sio­nal­men­te un gra­ví­si­mo ac­ci­den­te la de­jó al borde de la muer­te. Fue en Pehua­jó ha­ce más de 10 años, cuan­do el au­to en el que via­ja­ba cho­có en ple­na ru­ta. El cho­fer mu­rió en el mo­men­to y ella tu­vo que ser tras­la­da­da en avión sa­ni­ta­rio con va­rias frac­tu­ras, trau­ma­tis­mos y de­rra­me ce­re­bral. “Fue­ron tres años de in­ter­ven­cio­nes y de­más tra­ta­mien­tos pa­ra re­cu­pe­rar­me y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.