LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACIONES POR HORANGEL - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

ACUARIO (21-1 – 19-2): Una mez­cla de se­re­ni­dad y po­ten­cia pa­re­ce ser la me­jor es­tra­te­gia pa­ra arre­me­ter con to­do en la con­se­cu­ción de sus ob­je­ti­vos y en el abor­da­je de sus con­flic­tos. Ex­ce­len­te se­ma­na. ESCORPIO (2-10 – 22-11): La con­tri­bu­ción del se­xo opues­to, más allá de las elec­cio­nes y las re­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, es con­mo­ve­do­ra y mues­tra a las cla­ras el com­pro­mi­so que in­vir­tió has­ta aquí. GEMINIS (22-5 – 21-6): Bue­na con­vi­ven­cia con los ve­ci­nos, es­te es un dato in­tere­san­te por­que la co­mu­ni­dad es un ítem je­rár­qui­co pa­ra los ge­me­los ce­les­tes. In­tere­san­tes pers­pec­ti­vas, se abre el ho­ri­zon­te y se lle­na de pro­me­sa. CANCER (22-6 – 22-7): La amis­tad es una fuen­te inago­ta­ble de re­cur­sos y de sos­tén, no lo ol­vi­de y re­cu­rra a quie­nes en­car­nan lo en­tra­ña­ble, lo más con­fia­ble. Un cam­bio fa­vo­ra­ble, la po­si­bi­li­dad de via­je lo lle­na de ex­pec­ta­ti­vas. TAURO (21-4 – 21-5): Se re­suel­ven los te­mas que com­pli­ca­ban su per­cep­ción acer­ca de los víncu­los fa­mi­lia­res, ac­túa con pre­ci­sión y em­pa­tía y lo­gra que to­do flu­ya de la me­jor ma­ne­ra pa­ra el con­jun­to. Dis­fru­te com­par­ti­do. ARIES (21-3 – 20-4): La cer­te­za de que es­tá en el ca­mino in­di­ca­do lo guía con de­ci­sio­nes aser­ti­vas y ren­di­do­ras, las me­tas pa­re­cen acer­car­se in­de­fec­ti­ble­men­te. La cal­ma es su me­jor es­tra­te­gia an­te los obs­tácu­los, no lo ol­vi­de. SAGITARIO (23-11 – 21-12): des­plie­gue de ha­bi­li­da­des que mues­tran su ca­pa­ci­dad pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos pro­pues­tos. Buen mo­men­to en lo so­cial, lle­ga el an­he­la­do re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, dis­frú­te­lo. LEO (23-7-22-8): Buen mo­men­to pa­ra las avan­za­das en te­rreno pro­fe­sio­nal, las ci­tas y las pro­pues­tas de pro­yec­tos co­mu­nes es­tán ga­ran­ti­za­das. Evi­te las dispu­tas con los ma­yo­res, la cal­ma es un bál­sa­mo pro­tec­tor. LIBRA (23-9 – 22-10): Buen mo­men­to en lo re­fe­ri­do al uni­ver­so pro­fe­sio­nal y en el plano de los ne­go­cios, sus avan­za­das rin­den pin­gües be­ne­fi­cios. En cuan­to a las re­la­cio­nes afec­ti­vas es pre­ci­so ma­ne­jar­se con im­pe­ca­bi­li­dad. PISCIS (20-2 – 20-3): Per­mi­ta que la in­tui­ción to­me el man­do de lo que sien­te: los que es­tán so­los po­drían es­cu­char el lla­ma­do de un nue­vo amor po­dría en su puer­ta. Es ho­ra de jus­ti­pre­ciar lo que tie­ne y lo que apues­ta. VIRGO (23-8 – 22-9): Buen ini­cio de se­ma­na, di­ná­mi­ca com­par­ti­da con los ami­gos y pro­yec­tos que gra­ti­fi­can. Pres­tar aten­ción a lo que de ver­dad quie­re pa­re­ce una re­co­men­da­ción opor­tu­na, po­dría ha­ber cam­bios. CAPRICORNIO (22-12 – 20-1): Una se­ma­na ideal pa­ra re­vi­sar estrategias en lo pro­fe­sio­nal e im­ple­men­tar aque­llas co­sas que con­fir­men o mo­di­fi­quen el rum­bo. La in­te­rio­ri­dad es un te­so­ro, no la ex­pon­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.