“NO BUS­CO VOL­VER A ENAMORARME”

VERONICA CAS­TRO CE­LE­BRA TRE­CE AÑOS DE SOLTERIA

Caras - - MODA - Por Del­fi­na Or­te­ga No­dar

Pa­ra un ac­tor re­ci­bir un nue­vo guión es siem­pre una bue­na no­ti­cia, aún cuan­do el pro­yec­to en cues­tión lo obli­gue a dar un gi­ro de 360º en su ca­rre­ra. Con un pro­ta­gó­ni­co que im­pli­ca­ba to­do un desafío, pa­só va­rias no­ches en ve­la pen­san­do en los pro y los con­tras del per­so­na­je que, co­mo por ar­te de ma­gia, ha­bía caí­do en sus ma­nos. Su gran te­mor era que el pro­ta­gó­ni­co que le ofre­cían tu­vie­ra un im­pac­to ne­ga­ti­vo en su ex­ten­sa tra­yec­to­ria. Con los mie­dos pro­pios an­te lo des­co­no­ci­do, sus hi­jos le pi­die­ron que acep­ta­ra y Ve­ró­ni­ca Cas­tro (65) sal­tó sus pre­jui­cios, sa­lió de la zo­na de con­fort y se em­bar­có en una aven­tu­ra que hoy es un éxi­to. Pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de Net­flix, “La Ca­sa de las Flo­res”, la ac­triz de­mues­tra que no hay edad pa­ra los desafíos.

“Me cos­tó un po­co en­ten­der que iba a ha­cer otro ti­po de his­to­ria. Co­mo ac­triz es­toy pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer per­so­na­jes bue­nos, ma­los, di­fí­ci­les, sen­ci­llos o sim­pá­ti­cos. Mi pro­ble­ma an­te el guión de Ma­no­lo Ca­ro era que yo acep­ta­ra la idea de que quie­nes me co­no­cen me vie­ran en otro ti­po de ro­les. Cris­tián y Mi­chel fue­ron los que me obli­ga­ron a de­cir que sí. Me sen­ta­ron y me di­je­ron: ‘Brin­ca la ba­rre­ra de lo que fue y lo que fuis­te. Es tiem­po de que co­noz­cas otra for­ma de tra­ba­jar y de re­la­cio­nar­te con el pú­bli­co’”, di­ce.

Sor­pren­di­da por la res­pues­ta de la au­dien­cia, Vé­ro­ni­ca no des­car­ta que la his­to­ria de la fa­mi­lia De La Mo­ra ten­ga una se­gun­da tem­po­ra­da. “Fue tan fuer­te la res­pues­ta del pú­bli­co que creo que ni Net­flix ni nin­guno de no­so­tros es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra una con­ti­nua­ción. Fue tan fuer­te lo que pa­só con el pro­yec­to que ya se ha­bló de una se­gun­da par­te con el mis­mo equi­po. Yo no sé que ha­ré to­da­vía. To­do de­pen­de de la his­to­ria. Co­mo ac­triz no se pa­ra don­de ja­la­rían a mi per­so­na­je. Creo que mu­cho más ya no le po­dría pa­sar...”, ase­gu­ra, de­jan-

do en­tre­ver, que po­dría vol­ver pa­ra la nue­va tem­po­ra­da.

Con el exi­gen­te con­su­mi­dor de Net­flix en la pal­ma de su mano, la ac­triz aún sue­ña con un pro­ta­gó­ni­co en ci­ne y co­ro­nar así más de cin­cuen­ta años de tra­yec­to­ria. “Me gus­ta­ría ha­cer una muy bue­na pe­lí­cu­la. Que­da ese pe­que­ño hue­qui­to en mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Hi­ce ci­ne pe­ro no ten­go el sa­bor de bo­ca que me ha que­da­do con lo que ha pa­sa­do con las te­le­no­ve­las, la se­rie y el tea­tro. No me ha conmovido mi pa­so por la gran pan­ta­lla co­mo pa­ra de­cir: ‘Esa cin­ta la hi­ce yo’”, re­ve­la.

En­fo­ca­da en su tra­ba­jo, Ve­ró­ni­ca con­fie­sa que le gus­ta que la lla­men“la ma­má de Cris­tián Cas­tro” y que es una abue­la “muy con­sen­ti­do­ra”. “Co­mo ar­tis­ta y co­mo per­so­na mis hi­jos y mis nie­tos pue­den es­tar or­gu­llo­sos de mí. En ca­sa soy la ma­má o la abue­la, no la ac­triz fa­mo­sa que sa­le en te­le­vi­sión o en re­vis­tas. Soy una ma­dre co­mo cual­quier otra y una abue­la enamo­ra­da de sus nie­tos. Los con­sien­to y los apa­pa­cho. Ha­go lo que quie­ran por­que soy de ellos”, agre­ga.

Si bien se con­si­de­ra una abue­la muy pre­sen­te, só­lo ve con asi­dui­dad a Ra­fae­la, fru­to de la re­la­ción de Cris­tián con la co­lom­bia­na Pao­la Era­zo; aun­que re­co­no­ce que da­ría has­ta lo que no tie­ne por re­en­con­trar­se con sus nie­tos ma­yo­res: Si­mo­ne y Mik­hail Za­ra­tus­tra, hi­jos de Cris­tián y la ar­gen­ti­na Va­le­ria Li­ber­man.“Me gus­ta­ría que fue­ra di­fe­ren­te y creo que va a ser di­fe­ren­te. Ya es­tán cre­cien­do y va a lle­gar una edad en la que van a po­der de­ci­dir y ha­cer por ellos mis­mos su ca­mino. Oja­lá que es­té en sus pla­nes acer­car­se un po­qui­to a mí por­que ten­go mu­chas ga­nas de abra­zar­los”, re­ve­la con me­lan­co­lía.

Ma­dre, abue­la y ar­tis­ta, el úni­co mo­te que le fal­ta a Ve­ró­ni­ca Cas­tro es el de es­po­sa que, se­gún ella, ja­más le qui­tó el sue­ño.“Ha­ce tre­ce años que no ten­go pa­re­ja ni se­xo. Soy una mu­jer ma­yor que ha pa­sa­do por to­das. Es­toy can­sa­da de su­frir y me vol­ví pre­ca­vi­da. Ya no quie­ro ser las­ti­ma­da. Voy con tan­to cui­da­do que ya no me doy la opor­tu­ni­dad de vol­ver a enamorarme. No sé si lo que ha­go es­tá bien o mal. En es­te mo­men­to yo me sien­to bien. No me ha­ce fal­ta na­da ni na­die”, con­clu­ye.

Con­fie­sa que ha­ce más de 10 años que no tie­ne se­xo y que es­tá en su me­jor mo­men­to. Di­ce que la enor­gu­lle­ce que la co­noz­can co­mo “la ma­má de Cris­tián Cas­tro” y que su an­he­lo es abra­zar a sus nie­tos, Si­mo­ne y Mik­hail, hi­jos del can­tan­te y Va­le­ria Li­ber­man.

Aún sor­pren­di­da por el éxi­to de la se­rie de Net­flix, re­ve­la que po­dría vol­ver en la 2º tem­po­ra­da. Su ma­yor re­to fue en­ten­der a su per­so­na­je y sus zo­nas más os­cu­ras.

“Cris­tián y Mi­chel fue­ron los que me obli­ga­ron a de­cir que sí. Te­nía mie­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.