La en­fer­me­dad de las mil ca­ras

Caras - - SALUD -

La Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple es una en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca cró­ni­ca, de na­tu­ra­le­za au­to­in­mu­ne, que afec­ta al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, es de­cir, al ce­re­bro, al tron­co ce­re­bral y a la mé­du­la es­pi­nal. Ca­da ca­so es úni­co y por eso en el mun­do se la co­men­zó a lla­mar “la en­fer­me­dad de las mil ca­ras”.

Es­ta en­fer­me­dad es la con­se­cuen­cia de la le­sión de la mie­li­na (sus­tan­cia que re­cu­bre las fi­bras ner­vio­sas) en di­fe­ren­tes mo­men­tos y en múl­ti­ples lo­ca­li­za­cio­nes. Es­to ha­ce más len­to el ce­re­bro o blo­quea los men­sa­jes en­tre és­te y el cuer­po. La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple (MSIF) ha de­fi­ni­do el úl­ti­mo miér­co­les del mes de ma­yo co­mo Día Mun­dial de la Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple, con el ob­je­ti­vo de con­cien­ti­zar a la so­cie­dad. Se tra­ta de una pa­to­lo­gía con­si­de­ra­da mul­ti­fac­to­rial ya que, so­bre una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca (no he­re­di­ta­ria), ac­túan di­fe­ren­tes fac­to­res am­bien­ta­les. Hay com­po­nen­tes co­no­ci­dos co­mo el efec­to de la vi­ta­mi­na D, el há­bi­to de fu­mar, la re­la­ción de dis­tan­cia res­pec­to al eje del ecua­dor y pro­ba­ble­men­te otros que no co­no­ce­mos aún, que en per­so­nas sus­cep­ti­bles ge­né­ti­ca­men­te ac­ti­va­rían la en­fer­me­dad.

Ac­tual­men­te la es­cle­ro­sis múl­ti­ple se ubi­ca co­mo la se­gun­da cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad neu­ro­ló­gi­ca en adul­tos jó­ve­nes des­pués de las le­sio­nes trau­má­ti­cas de ce­re­bro y mé­du­la es­pi­nal por ac­ci­den­tes de trán­si­to. Su diag­nós­ti­co sue­le dar­se en­tre los 20 y 35 años, sien­do más fre­cuen­te en mu­je­res (en una re­la­ción de 3 a 1 res­pec­to a los hom­bres). Sus sín­to­mas de­pen­den del área del ce­re­bro o de la mé­du­la que se ha­yan vis­to afec­ta­dos. Ca­da ca­so es úni­co y por es­to en el mun­do se la co­men­zó a lla­mar “la en­fer­me­dad de las mil ca­ras”. En al­gu­nos pa­cien­tes apa­re­cen y des­apa­re­cen en for­ma de bro­tes y en otros se dan en for­ma pro­gre­si­va. De­pen­dien­do de qué tan avan­za­da es­té, los sín­to­mas pue­den ser: Pér­di­da de la fuer­za mus­cu­lar y des­tre­za. Pér­di­da de la vi­sión ge­ne­ral­men­te de un ojo en for­ma rá­pi­da y con do­lor al mo­vi­li­zar­lo. Vi­sión do­ble. Ador­me­ci­mien­to u hor­mi­gueo en al­gu­na par­te del cuer­po. Pro­ble­mas en el equi­li­brio. Fa­ti­ga o can­san­cio. Pro­ble­mas de me­mo­ria y con­cen­tra­ción. Ri­gi­dez y do­lo­res en el cuer­po. Tras­tor­nos uri­na­rios y se­xua­les.

El diag­nós­ti­co de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple es com­ple­jo y el pa­pel del neu­ró­lo­go es­pe­cia­lis­ta es cla­ve. Con­sis­te en de­mos­trar que se han pro­du­ci­do dos o más bro­tes en di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes (di­se­mi­na­ción en es­pa­cio) y en di­fe­ren­tes mo­men­tos (di­se­mi­na­ción en tiem­po). Pa­ra és­to se com­bi­nan evi­den­cia clí­ni­ca de ima­gen y de la­bo­ra­to­rio.

Si bien ac­tual­men­te no exis­te una cu­ra de­fi­ni­ti­va, hay que te­ner en cuen­ta dos pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra su tra­ta­mien­to: el far­ma­co­ló­gi­co y la neu­ro-reha­bi­li­ta­ción. En los úl­ti­mos años hu­bo un cam­bio sus­tan­cial en la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad gra­cias a la apa­ri­ción de nue­vos fár­ma­cos que con­si­guen mo­di­fi­car­la. Exis­ten 12 dro­gas pa­ra el tra­ta­mien­to de los bro­tes-re­mi­sio­nes, to­das dis­po­ni­bles en la Ar­gen­ti­na. En cuan­to a la neu­ro-reha­bi­li­ta­ción de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, es de vi­tal im­por­tan­cia la rea­li­za­ción de un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal con­jun­to en­tre dis­ci­pli­nas. Se ne­ce­si­ta co­no­ci­mien­to de los as­pec­tos clí­ni­cos par­ti­cu­la­res de ca­da ca­so, iden­ti­fi­can­do las li­mi­ta­cio­nes que oca­sio­na, re­le­van­do las ex­pec­ta­ti­vas y las ne­ce­si­da­des de la per­so­na, en­fa­ti­zan­do la in­clu­sión en las re­des de apo­yo fa­mi­liar, co­mu­ni­ta­rio y la­bo­ral. Hay que te­ner en cuen­ta que las ne­ce­si­da­des de los pa­cien­tes han cam­bia­do en los úl­ti­mos años: hoy son par­tí­ci­pes en la pla­ni­fi­ca­ción de su fu­tu­ro pro­cu­ran­do dis­mi­nuir las li­mi­ta­cio­nes que les oca­sio­na la en­fer­me­dad en la vi­da dia­ria y las res­tric­cio­nes en su par­ti­ci­pa­ción so­cial, sa­bien­do que se pue­de te­ner una bue­na evo­lu­ción y ca­li­dad de vi­da si se tie­ne el diag­nós­ti­co pre­coz de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple.

Ase­so­ró Dr. Gas­tón Im­hoff, es­pe­cia­lis­ta en Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple del Sa­na­to­rio de los Ar­cos (MN 127143).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.