LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACIONES -

PIS­CIS (20-2 – 20-3): Ar­mo­nía en la pa­re­ja que pro­mue­ve en­cuen­tros ca­da vez más com­pro­me­ti­dos: sen­sua­li­dad y ero­tis­mo van de la mano de la ma­du­rez y los pro­yec­tos com­par­ti­dos. Gra­ti­fi­ca­cio­nes y buen hu­mor. LEO (23-7-22-8): Po­ten­cia crea­ti­va que sa­na y mue­ve lo que ne­ce­si­ta ser re­ubi­ca­do aden­tro su­yo, pro­mue­ve gran des­plie­gue pa­ra que se en­cien­dan los mo­to­res del de­seo. Dis­cre­ción y di­plo­ma­cia traen el éxi­to. CANCER (22-6 – 22-7): En­tré­gue­se a la fuer­za crea­ti­va que se in­cre­men­ta en su in­te­rior, eso lo con­fron­ta­rá con mie­dos y pre­jui­cios que ya no ne­ce­si­ta y pue­de li­be­rar ese es­pa­cio en su dis­co rí­gi­do. Ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res. CA­PRI­COR­NIO (22-12 – 20-1): Ex­ce­len­te mo­men­to pa­ra pla­near lo pró­xi­mo con ri­gor, al tan­to de ca­da de­ta­lle de lo que pre­ten­de con­se­guir. Ter­nu­ra y las me­jo­res in­ten­cio­nes en el seno de la pa­re­ja tor­nan la con­vi­ven­cia muy agra­da­ble. VIR­GO (23-8 – 22-9): Jor­na­das in­me­jo­ra­bles pa­ra con­se­guir lo que se ha­bía pro­pues­to, la ne­go­cia­ción con quie­nes tie­ne in­tere­ses co­mu­nes atra­vie­sa un mo­men­to de es­plen­dor. No­ta­ble apo­yo de per­so­na­li­da­des in­flu­yen­tes. ARIES (21-3 – 20-4): Los in­tere­ses del co­ra­zón es­tán de pa­ra­bie­nes, dis­frú­te­lo co­mo un lo­gro que me­re­ce ser te­ni­do en cuen­ta y deseche to­do aque­llo que en­tur­bie sin ra­zón los bue­nos mo­men­tos. Ale­gría. GE­MI­NIS (22-5 – 21-6): La es­ta­bi­li­dad en los afec­tos es un lo­gro que de­be agra­de­cer a su cons­tan­cia y a al­gu­nas de­ci­sio­nes po­de­ro­sas que to­mó en el pa­sa­do. Dis­fru­tar del en­cuen­tro es pa­ra los ge­me­los ce­les­tes la re­no­va­ción to­tal. TAU­RO (21-4 – 21-5): A pe­sar de las se­ña­les que pa­re­cen no del to­do prós­pe­ras lo­gra afian­zar­se y mos­trar un desa­rro­llo más que in­tere­san­te que con­si­gue atraer a pro­pios y aje­nos. La bue­na­ven­tu­ra po­dría de­cir pre­sen­te. LI­BRA (23-9 – 22-10): Sa­be có­mo ma­ne­jar­se en aguas tur­bu­len­tas, de to­dos mo­dos, no se de­je fas­ci­nar por los obs­tácu­los y ad­mi­ta con fran­que­za sus ne­ce­si­da­des an­te el otro. Crea­ti­vi­dad en al­za, sen­sua­li­dad a to­pe, en­cuen­tros de al­to vol­ta­je. ES­COR­PIO (2-10 – 22-11): Ape­le a sus re­cur­sos más prag­má­ti­cos y se asom­bra­rá de lo efec­ti­vo de su ac­cio­nar, lo­gra ases­tar un gran acier­to. Me­jo­ran las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas, Sa­turno otor­ga sol­ven­cia y rea­lis­mo. ACUA­RIO (21-1 – 19-2): De­mues­tra gran ha­bi­li­dad pa­ra sor­tear obs­tácu­los y lo­gra la ad­mi­ra­ción de su en­torno, no se­ría de ex­tra­ñar que a me­diano pla­zo es­cu­cha­ra pro­pues­tas más que in­tere­san­tes. Una jor­na­da re­pa­ra­do­ra. SA­GI­TA­RIO (23-11 – 21-12): Se­ma­na en la que los afec­tos mos­tra­rán sus plie­gues, evi­te re­traer­se, es me­jor abor­dar lo que le to­ca. Es un mo­men­to en el que po­dría op­ti­mi­zar sus me­jo­res re­cur­sos al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.