La “de­fi­ni­ti­va” es co­sa de hom­bres

Clarin - Spot - - Belleza - M. S. mso­ra­ci@cla­rin.com

En EE.UU. más de un mi­llón de va­ro­nes se de­pi­la­ron en 2015. Acá, la ten­den­cia cre­ce. ¿Chau al ve­llo cor­po­ral? . Co­mo an­tes les da­ba pu­dor ve­nir, ele­gían tur­nos en ho­ra­rios con me­nos pa­cien­tes. Hoy no tie­nen pro­ble­ma. Es un gran cam­bio”.

“Exis­ten cua­tro mé­to­dos de­pi­la­to­rios: con ce­ra ca­lien­te, con de­pi­la­do­ras ma­nua­les, cre­mas de­pi­la­to­rias y de­pi­la­ción mé­di­ca per­ma­nen­te. Es­ta úl­ti­ma es la más efec­ti­va y re­que­ri­da tan­to por los hom­bres co­mo por las mu­je­res”, sos­tie­ne la doc­to­ra Ma­ría Ro­lan­di Or­tiz, miem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía.

“La gran ma­yo­ría de los hom­bres que se de­pi­la lle­ga por re­co­men­da­ción de su es­po­sa o no­via, in­clu­so por sus mis­mos pa­res que han pro­ba­do la de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va con re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios”, ar­gu­men­ta Juá­rez Al­day.

Ma­riano F. tie­ne 29 años y lle­va cua­tro se­sio­nes de de­pi­la­ción. “Me sa­lían mu­chos gra­ni­tos en la bar­ba y mi no­via se es­ta­ba ha­cien­do de­pi­la­ción; le co­men­tó a su doc­to­ra , fui y Los po­cos hom­bres que se ani­ma­ban, se ca­mu­fla­ban co­mo Sher­lock Hol­mes pa­ra que na­die los vie­ra in­gre­sar en un cen­tro de es­té­ti­ca. Hoy, esos mis­mo hom­bres, y mu­chos más, en­tran al con­sul­to­rio con la fren­te bien al­ta. Se van a de­pi­lar. Son va­ro­nes que tra­ba­jan, es­tu­dian, es­tán ca­sa­dos o de no­vios. Que, en fin, no tie­nen na­da de ra­ros o de ex­cén­tri­cos. Só­lo es­tán a la mo­da. “Ca­da vez son más los que vie­nen de­pi­lar­se con el sis­te­ma de­fi­ni­ti­vo -re­ve­la la der­ma­tó­lo­ga y ci­ru­ja­na plás­ti­ca Pa­tri­cia Juá­rez Al­day- ya de­sa­pa­re­cie­ron los pe­los en­car­na­dos que me oca­sio­na­ban la in­fla­ma­ción”. An­to­nio, por su par­te, es un con­ta­dor de 55 años que es­cu­chó a su mu­jer cuan­do le re­co­men­dó que se de­pi­la­ra. “Me mo­les­ta­ba mu­cho el ve­llo en el cue­llo y la nu­ca por­que ro­za­ba las ca­mi­sas. Apro­ve­ché y tam­bién me de­pi­la­ron el en­tre­ce­jo y los pe­li­tos de las ore­jas”.

Mu­cho más jo­ven que An­to­nio, Eze­quiel (39) se con­fie­sa: “Fui a con­sul­tar por­que trans­pi­ra­ba mu­cho y man­cha­ba las ca­mi­sas. Ha­ce dos años me de­pi­lé las axi­las y el pe­cho. Es más hi­gié­ni­co y pro­li­jo”.

Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca (ASAPS), la de­pi­la­ción lá­ser ocu­pó uno de los pri­me­ros pues­tos. Los es­ta­dou­ni­den­ses se hi­cie­ron más de

un mi­llón de tra­ta­mien­tos en 2015. “La lle­ga­da de nue­vos lá­se­res lo­gró que el hom­bre pu­die­ra ele­gir y en­con­trar en la de­pi­la­ción una so­lu­ción a di­fe­ren­tes pro­ble­má­ti­cas -afir­ma el

der­ma­tó­lo­go Eze­quiel Choue­la-. Uno de los ca­sos más co­mu­nes son los va­ro­nes con mu­cho pelo en bra­zos y es­pal­da. Hoy, se eli­mi­na con lá­ser en seis u ocho se­sio­nes”. Juá­rez agre­ga que tam­bién sue­len pe­dir de­pi­la­ción en la bar­ba, el cue­llo y las pier­nas, so­bre to­do los que an­dan en bi­ci­cle­ta. La mo­da de los ta­tua­jes en to­do el

cuer­po fue un gran in­cen­ti­vo pa­ra que los hom­bres adop­ta­ran un sis­te­ma de­fi­ni­ti­vo de de­pi­la­ción. “Ha­ce años me ta­tué un bí­cep y an­tes de ha­cer­me otro en la es­pal­da, em­pe­cé a de­pi­lar­me por­que con pe­los el di­bu­jo no se pue­de apre­ciar y que­da po­co es­té­ti­co”, re­fe­ren­cia Gas­tón, un co­mer­cian­te de 25 años.

Ger­mán es due­ño de una PY­ME, tie­ne 39 y una hi­ja de 6. Del­ga­do y con múscu­los mar­ca­dos por el gim­na­sio, pa­re­ce ha­ber­le gus­ta­do la de­pi­la­ción. “Ha­ce dos años me de­pi­lé to­do el cuer­po, in­clui­dos los ge­ni­ta­les -con­fía-. Lo hi­ce por­que que­ría ver­me más pro­li­jo. Ade­más, me gus­ta ver mi cuer­po mar­ca­do, sin ve­llos”.

“El pro­ce­di­mien­to es in­do­lo­ro y no in­va­si­vo -apor­ta la doc­to­ra Ro­si Flom, miem­bro in­ter­na­cio­nal de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Der­ma­to­lo­gía y de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía-. La úni­ca pre­pa­ra­ción pre­via ne­ce­sa­ria es que el ve­llo no su­pere los tres mi­lí­me­tros de lar­go”.

GEN­TI­LE­ZA: ND SKIN

Co­mún. Lo más ha­bi­tual son los tra­ta­mien­tos en la es­pal­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.