Los úl­ti­mos avan­ces de la mar­ca que más pien­sa en la se­gu­ri­dad

La sue­ca Vol­vo Trucks mos­tró en un even­to su con­ti­nuo com­pro­mi­so por la dis­mi­nu­ción de los ac­ci­den­tes via­les.

Clarin - Autos - - TECNOLOGÍA - Vic­tor Rus­so vrus­so@cla­rin.com

Ya los fun­da­do­res de Vol­vo, en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX, sen­ta­ron las ba­ses de la fi­lo­so­fía de su com­pa­ñía con una sen­ten­cia más que elo­cuen­te: “El prin­ci­pio bá­si­co de­trás de todo tra­ba­jo de di­se­ño es, y siem­pre de­be ser, la se­gu­ri­dad”. Hoy las ci­fras de ac­ci­den­tes via­les en todo el mundo son es­ca­lo­frian­tes (mueren al­re­de­dor de 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas por año, el equi­va­len­te a que se ca­ye­ran 10 avio­nes gran­des por día), por eso es­ta mar­ca sue­ca in­sis­te en que los desa­rro­llos téc­ni­cos de los fa­bri­can­tes de vehícu­los de­ben cen­trar­se en la se­gu­ri­dad. In­clu­so ta­ba­jan en con­jun­to con el gobierno de su país pa­ra lle­var a ca­bo pro­gra­mas de edu­ca­ción vial en las es­cue­las. Tie­nen es­ta­dís­ti­cas muy de­ta­lla­das de los ac­ci­den­tes de trán­si­to, de la ti­po­lo­gía del ac­ci­den­te, si es de au­to a pea­tón, de au­to a au­to, con ci­clis­tas, etc. Y es­pe­cial­men­te de los ac­ci­den­tes en los que está in­vo­lu­cra­do un ca­mión. En es­te ca­so, es muy im­por­tan-

te la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los que ro­dean al ca­mión pa­ra “ayu­dar” al con­duc­tor. Uno de los pro­gra­mas de edu­ca­ción de Vol­vo, jus­ta­men­te, se lla­ma “Ver y ser vis­to”, por­que los cho­fe­res de los ca­mio­nes mu­chas ve­ces tie­nen pea­to­nes o ci­clis­tas fue­ra de su área de vi­sión y es cru­cial que ellos se­pan eso y se es­fuer­cen por ser vis­tos. De to­das for­mas, los ca­mio­nes Vol­vo tie­nen es­pe­jos apun­tan­do ha­cia to­dos los án­gu­los cie­gos y, ade­más, desa­rro­lla­ron un dis­po­si­ti­vo con sen­so­res que al de­tec­tar un obs­tácu­lo (pea­tón o ci­clis­ta) cuan­do el ca­mión está por rea­li­zar un gi­ro, aler­tan al con­duc­tor y si es­te no fre­na, el ca­mión lo ha­ce por sí mis­mo. Otro dis­po­si­ti­vo au­tó­no­mo de es­te ti­po es el sis­te­ma au­to­má­ti­co de freno de emer­gen­cia. Si un ca­mión Vol­vo que cir­cu­la a 80 km/h se en­cuen­tra con otro vehícu­lo que está cir­cu­lan­do de­lan­te de él a muy ba­ja ve­lo­ci­dad, los ra­da­res y cá­ma­ras lo de­tec­tan a una dis­tan­cia pru­den­cial, y si el con­duc­tor no dis­mi­nu­ye la ve­lo­ci­dad ni apli­ca los fre­nos, el sis­te­ma pri­me­ro lo aler­ta y, si si­gue sin reac­cio­nar, el ca­mión fre­na por sí solo de 80 km/h a ce­ro, en me­nos de 40 me­tros. No­so­tros lo co­rro­bo­ra­mos en una pis­ta de prue­bas, y es im­pre­sio­nan­te ver como se­me­jan­te mo­le, con una car­ga de 60 to­ne­la­das, pue­de fre­nar­se a sí mis­ma en un tra­mo tan cor­to. Con mu­chos vehícu­los así, los ac­ci­den­tes via­les ya no se lle­va­rían tan­tas vi­das. Siem­pre pen­san­do en que el fu­tu­ro de la mo­vi­li­dad se­rá au­tó­no­ma, es de­cir, con vehícu­los se go­ber­na­rán a sí mis­mos (no solo fre­na­rán so­los, sino que se con­du­ci­rán com­ple­ta­men­te so­los por ru­tas y ciudades), Vol­vo tam­bién pre­sen­tó un pro­to­ti­po de ca­mión de ba­su­ra que cir­cu­la solo por un ba­rrio, sin que na­die lo ma­ne­je, mien­tras un tra­ba­ja­dor va co­lo­can­do los con­te­ne­do­res pa­ra que el bra­zo me­cá­ni­co lo vuel­que en el ca­mión.

Freno au­to­má­ti­co de emer­gen­cia. Un ca­mión Vol­vo pue­de fre­nar solo (con el con­duc­tor dis­traí­do o dor­mi­do) de 80 km/h a 0 en ape­nas 40 me­tros.

Sen­so­res. En un gi­ro, si el cho­fer no ve al ci­clis­ta, el ca­mión fre­na por sí solo.

Au­to­no­mía. Es­te pro­to­ti­po de ca­mión de ba­su­ra se mue­ve por sí solo, sin con­duc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.