La im­por­tan­cia de las si­lli­tas in­fan­ti­les

Que los be­bés y ni­ños pe­que­ños via­jen bien ama­rra­dos a sus asien­tos es vi­tal pa­ra evi­tar le­sio­nes gra­ves.

Clarin - Autos - - TAPA - Ga­briel Sil­vei­ra gsil­vei­ra@cla­rin.com

Qué le pa­sa a un ni­ño du­ran­te un ac­ci­den­te si via­ja sin la pro­tec­ción ade­cua­da.

La ima­gen es ha­bi­tual. La fa­mi­lia sa­le a pa­sear en au­to y, co­mo es un pa­seo, mu­chos pien­san que no es im­pres­cin­di­ble sen­tar a los chi­cos en la si­lli­ta de se­gu­ri­dad. Uno de los ne­nes se arro­di­lla en el asien­to y se apo­ya sobre el res­pal­do, en sen­ti­do con­tra­rio a la mar­cha, pa­ra dis­fru­tar de esa gran ven­ta­na en la que se trans­for­ma la lu­ne­ta. Has­ta que ocu­rre lo im­pre­vis­to.

La pro­pia dis­trac­ción del con­duc­tor o la im­pru­den­cia de al­gún ter­ce­ro pue­den ter­mi­nar en un cho­que. Y a par­tir del im­pac­to, el me­nor que iba ad­mi­ran­do el mun­do des­de su có­mo­da po­si­ción se trans­for­ma en un pro­yec­til que sa­le dis­pa­ra­do ha­cia los asien­tos de­lan­te­ros y, si via­ja- ba en el cen­tro, el des­tino se­rá la con­so­la cen­tral o el pa­ra­bri­sas.

Ale­jan­dro Fu­ras, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de La­tin NCAP, en­ti­dad que eva­lúa la se­gu­ri­dad de los au­tos que se ven­den en La­ti­noa­mé­ri­ca, le de­ta­lló a Cla­rín que “si el vehícu­lo cho­ca a 30 km/h, el ni­ño suel­to im­pac­ta a esa ve­lo­ci­dad con­tra los asien­tos, otros ocu­pan­tes, el ta­ble­ro o el pa­ra­bri­sas”. Y agre­gó que “cho­car a esa ve­lo­ci­dad, ener­gé­ti­ca­men­te equi­va­le a una una caí­da des­de un pri­mer pi­so de un edi­fi­cio (a 60km/h es co­mo caer de un quin­to pi­so de un edi­fi­cio) . Es­to des­cri­be cla­ra­men­te las le­sio­nes que po­dría su­frir en ese ni­ño; des­de frac­tu­ras de crá­neo y cue­llo, has­ta de co­lum­na”.

Des­de la fun­da­ción Gon­za­lo Rodríguez, una or­ga­ni­za­ción uru­gua­ya que pro­mue­ve la se­gu­ri­dad de ni­ños y ado­les­cen­tes en am­bien­tes via­les, acla­ran que “los ni­ños tie­nen

una es­truc­tu­ra mus­cu­lar y ósea di­fe­ren­te a la de los adul­tos. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los vehícu­los es­tán di­se­ña­dos pa­ra el trans­por­te de adul­tos, por lo que se ha­ce ne­ce­sa­ria la uti­li­za­ción de ele­men­tos ex­tra de se­gu­ri­dad, co­mo lo son los sis­te­mas de re­ten­ción in­fan­til (SRI)”.

El com­por­ta­mien­to del cuer­po de un ni­ño du­ran­te un ac­ci­den­te no es el mis­mo que el de un adul­to. En la fun­da­ción de­ta­llan que “el pe­so de la ca­be­za de un ni­ño es un 30 % del to­tal de su ma­sa cor­po­ral y en un adul­to só­lo es el 6 %; y en la al­tu­ra la ca­be­za en un ni­ño es un 25 % y en un adul­to, un 15%. Por lo cual si un ni­ño via­ja suel­to y sin nin­gún ti­po de re­ten­ción, su ca­be­za actuará co­mo una pun­ta de fle­cha y se­rá lo pri­me­ro que im­pac­te con­tra el pa­ra­bri­sas del vehícu­lo o sa­lir des­pe­di­do”.

Por su par­te, Fu­ras ad­vir­tió sobre otras prác­ti­cas ries­go­sas e inapro­pia­das al mo­men­to de ase­gu­rar a un ni­ño den­tro del vehícu­lo.

Ni­ño gran­de, si­lla chi­ca

“Cuan­do al in­fan­te le que­da chi­ca la si­lli­ta, es ha­bi­tual que só­lo se le ajus­te el cin­tu­rón en la zo­na ab­do­mi­nal, ya que por su ta­ma­ño, las co­rreas no al­can­zan pa­ra su­je­tar por en­ci­ma de los hom­bros. En un cho­que es fac­ti­ble que se frac­tu­re cos­ti­llas y se per­fo­ren ór­ga­nos con con­se­cuen­cias fa­ta­les”.

Ni­ño chi­co, si­lla gran­de

“Un ni­ño pe­que­ño en una si­lla más gran­de que la que de­be­ría usar por su edad y con­tex­tu­ra (o bien que el ni­ño no sea ajus­ta­do co­rrec­ta­men­te a la si­lla), lo de­ja ex­pues­to a que fá­cil­men­te za­fe de los sis­te­mas de ajus­tes de la si­llas y pa­se a ser pro­yec­til en el mo­men­to del im­pac­to en­tran­do en el ca­rón so de ni­ño suel­to des­crip­to an­tes”.

Si­lla mal ins­ta­la­da

“Un ni­ño en una si­lla mal ins­ta­la­da es un pro­yec­til en el ha­bi­tácu­lo, y al igual que el ni­ño suel­to, es­tá ex­pues­to a im­pac­tar con­tra el in­te­rior del au­to a la mis­ma ve­lo­ci­dad a la que cho­ca el vehícu­lo”.

Cin­tu­rón de se­gu­ri­dad del au­to sobre el cuer­po de un chi­co

“A un ni­ño ajus­ta­do con un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de 3 pun­tos, la par­te que de­be­ría ir sobre la cla­ví­cu­la y el hom­bro, le va a que­dar a la al­tu­ra del cue­llo. En un si­nies­tro, ese cin­tu- se ten­sa y ha­ce de pi­vo­te al cue­llo del ni­ño, ge­ne­ran­do po­ten­cia­les le­sio­nes que po­drían cau­sar la muer­te o cua­dri­ple­jia”.

“En un ca­so igual al an­te­rior, ade­más es­tá el ries­go de lo que se co­no­ce co­mo “sub­ma­ri­ning”, en el que la fa­ja del cin­tu­rón que de­be­ría ir cal­za­da en la pel­vis, en los ni­ños lle­ga al ab­do­men (área pla­na del cuer­po). En ca­so de cho­que pue­de pro­vo­car frac­tu­ra de co­lum­na en la zo­na lum­bar o has­ta una abla­ción del ab­do­men con las con­se­cuen­cias que ello con­lle­va”.

Crash test. Acá se mues­tra có­mo un ni­ño suel­to, an­te la des­ace­le­ra­ción brus­ca en un cho­que, sa­le des­pe­di­do por el pa­ra­bri­sas.

Uno ata­do, la otra no. El ni­ño se que­da en su si­lla, la ni­ña suel­ta vue­la.

Ni­ños. Si­llas pa­ra que el cin­tu­rón los su­je­te me­jor.

Be­bés. Los más pe­que­ños, mi­ran­do ha­cia atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.