Re­fi­na­mien­to con un gran con­fort de mar­cha

Es­te SUV aho­ra tie­ne una fi­gu­ra más so­fis­ti­ca­da y su in­te­rior evo­lu­cio­nó no­ta­ble­men­te en ma­te­ria de ca­li­dad y ter­mi­na­cio­nes. Si bien man­tie­ne su con­jun­to me­cá­ni­co, me­jo­ró su te­ni­da en ru­ta pe­ro sin per­der co­mo­di­dad al an­dar.

Clarin - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra gsil­vei­ra@cla­rin.com

Si bien el au­ge de los úl­ti­mos años en el mer­ca­do automotor lo dieron los SUV ur­ba­nos y com­pac­tos, ha­ce diez años el de­sa­rro­llo de es­te ti­po de carrocería se da­ba en otra ca­te­go­ría. Ha­ce una dé­ca­da, to­das las mar­cas apun­ta­ban a con­tar en su ga­ma con un to­do­te­rreno me­diano, o al me­nos que tu­vie­ra ese as­pec­to. Y eso le lle­gó a to­dos los fa­bri­can­tes, in­clu­si­ve a aque­llos que no te­nían tra­di­ción en la cons­truc­ción de vehícu­los 4x4. Por eso apa­re­cie­ron mu­chas aso­cia­cio­nes en­tre mar­cas pa­ra dar­le es­ti­lo pro­pio a un vehícu­lo ya desa­rro­lla­do y no per­der tiem­po en crear uno des­de ce­ro; más aún si no ha­bía de­ma­sia­da tra­di­ción en ma­te­ria de cua­tro rue­das mo­tri­ces.

Renault no tu­vo que re­cu­rrir a nin­gún ti­po de pac­to con otro fa­bri­can­te pe­ro sí to­mó un pro­duc­to de otra em­pre­sa del Gru­po Renault Nis­san pa­ra te­ner su pro­pio SUV. Y no fue de la mar­ca ja­po­ne­sa, sino que fue de Sam­sung, la em­pre­sa sur­co­rea­na (de au­tos, no la de tecnología) que te­nía en su ga­ma al QM5. Y fue así co­mo en 2018 na­ció el Koleos, un vehícu­lo có­mo y con bue­na me­cá­ni­ca, pe­ro que se no­ta­ba que su ori­gen no era es­tric­ta­men­te Re­nautl.

Es­ta se­gun­da ge­ne­ra­ción, que aca­ba de po­ner a la ven­ta en nues­tro país, tu­vo otro co­mien­zo y los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: sal­vo el rom­bo en la trom­pa, (que tam­po­co era ori­gi­nal de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción) el nue­vo Koleos no se pa­re­ce en na­da al vehícu­lo que re­em­pla­za.

El nue­vo Koleos es­tá cons­trui­do sobre la pla­ta­for­ma mo­du­lar Com­mon Mo­du­le Fa­mily (CMF-CD), que fue desa­rro­lla­da por la alian­za Nis­san Renault, y que es uti­li­za­da pa­ra ha­cer otros mo­de­los del gru­po, co­mo el XT­rail y el Kad­jar (mo­de­lo de la mar­ca fran­ce­sa que no se ven­de en nues­tro país).

La fi­gu­ra de es­te SUV lu­ce más ar­mó­ni­ca. Cre­ció en ta­ma­ño res­pec­to del mo­de­lo an­te­rior y ese au­men­to vino acom­pa­ña­do tam­bién por un cam­bio en sus tra­zos y las pro­por­cio­nes de sus fir­mas. Aho­ra la trom­pa tie­ne otra pre­sen­cia, con una pa­rri­lla im­po­nen­te y con unas lu­ces de LEDs de ilu­mi­na­ción diur­na que le dan un ai­re más tec­no­ló­gi­co.

Otro de­ta­lle que con­tri­bu­ye a esa ima­gen más ro­bus­ta que tie­ne el nue­vo Koleos es el re­ma­te del sec­tor tra­se­ro. En la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, vis­to de cos­ta­do, el te­cho co­men­za­ba a des­cen­der ape­nas ter­mi­na­ba la ven­ta­ni­lla tra­se­ra. Aho­ra la ter­ce­ra ven­ta­ni­lla se ex­tien­de más y la caí­da al fi­nal del te­cho es prác­ti­ca­men­te ver­ti­cal. Es­to no só­lo me­jo­ra la per­cep­ción des­de afue­ra sino que da una sen­sa­ción de ma­yor es­pa­cio por den­tro.

Jus­ta­men­te el in­te­rior da tam­bién un sal­to gran­de res­pec­to del mo­de­lo an­te­rior. No só­lo su di­se­ño es más mo­derno, sino que la ca­li­dad de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos y el ni­vel de ter­mi­na­ción han me­jo­ra­do bas­tan­te. To­dos los re­ves­ti­mien­tos, los apli­ques, los bor­des de mu­chos ele­men­tos y los en­cas­tres de pie­zas mues­tran una bue­na pre­sen­ta­ción y ofre­cen una bue­na sen­sa­ción al tac­to.

Una pan­ta­lla tác­til hoy ya es al­go co­mún, pe­ro dis­pues­ta de mo­do ver­ti­cal sobre la con­so­la cen­tral sí es al­go dis­tin­to. Con es­ta ubi­ca­ción a mo­do de ta­blet, que tam­bién usa Vol­vo y Tes­la, por ejem­plo, el uso del dis­play es có­mo­do. Ayu­da que su in­ter­faz sea ami­ga­ble y que la res­pues­ta sea rápida. El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos tam­bién lle­va una pan­ta­lla di­gi­tal en el cen­tro (ve­lo­cí­me­tro y oras in­for­ma­cio­nes), se­cun­da­do por dos indicadores de agu­ja (tem­pe­ra­tu­ra del mo­tor y ni­vel de com­bus­ti­ble).

El es­pa­cio es bueno en ca­si to­dos los aspectos, es­pe­cial­men­te si se comparan las pla­zas tra­se­ras ac­tua­les con las de la ge­ne­ra­ción an­te­rior: la ga­nan­cia es muy bue­na. En don­de no cre­ció tan­to es en la ca­pa­ci­dad del baúl, que aho­ra car­ga 498 li­tros (an­tes era de 450), po­co si se tie­ne en cuen­ta su ta­ma­ño.

De su buen ni­vel de equi­pa­mien­to, se des­ta­ca el asis­ten­te de es­ta­cio­na­mien­to au­to­má­ti­co, dis­po­ni­ble en la ver­sión In­tens (la más equi­pa­da), en el que el sis­te­ma se en­car­ga de en­con­trar el es­pa­cio mien­tras avan­za­mos y lue­go de rea­li­zar las ma­nio­bras del vo­lan­te; el con­duc­tor só­lo tie­ne que se­lec­cio­nar la mar­cha, ace­le­rar y fre­nar. La di­fe­ren­cia de es­te sis­te­ma res­pec­to de otros es que la ma­nio­bra pue­de ser en pa­ra­le­lo, per­pen­di­cu­lar o en dia­go­nal al cor­dón; ade­más de po­der ha­cer tam­bién la ma­nio­bra de sa­li­da cuan­do se es­tá en pa­ra­le­lo.

En don­de no cam­bio el nue­vo Koleos es en su con­jun­to mo­triz. Con­ser­va el mo­tor naf­te­ro de 2.5 li­tros y 170 ca­ba­llos de fuer­za de la ge­ne­ra­ción an­te­rior. Y se com­bi­na ex­clu­si­va­men­te con la ca­ja au­to­má­ti­ca CVT (de va­ria­dor con­ti­nuo).

Co­mo ocu­rría con la ge­ne­ra­ción an­te­rior, la co­mo­di­dad de mar­cha es su prin­ci­pal atri­bu­to. No es un vehícu­lo que in­vi­te a dis­fru­tar de una con­duc­ción car­ga­da de emo­cio­nes, pe­ro rá­pi­da­men­te se va­lo­ra su ni­vel de con­fort.

Esa sen­sa­ción se apre­cia mu­cho en

ciu­dad, en don­de la sua­vi­dad de fun­cio­na­mien­to de la ca­ja de cam­bios con­tri­bu­ye a via­jar có­mo­do. En ru­ta, en cam­bio, la trans­mi­sión pue­de vol­ver­se mo­les­ta a la ho­ra de un so­bre­pa­so, ya que la ecua­ción en­tre el rui­do del mo­tor y la ve­lo­ci­dad ga­na­da no guar­dan re­la­ción.

A pe­sar de una di­rec­ción muy blan­da, la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad no se pier­de nun­ca. Las sus­pen­sio­nes del Koleos lo ha­cen via­jar fir­me pe­ro sin com­pro­me­ter el con­fort de mar­cha.

La ver­sión pro­ba­da (In­tens) cuen­ta con un sis­te­ma de do­ble trac­ción que per­mi­te se­lec­cio­nar en­tre 2WD (só­lo re­ci­be fuer­za el eje de­lan­te­ro), 4WD Au­to (se re­par­te en for­ma va­ria­ble y au­to­má­ti­ca en­tre los dos ejes) y 4WD Lock (un 50 % del tor­que del mo­tor va pa­ra el eje de­lan­te­ro y el otro 50 % va pa­ra el tra­se­ro). Es­ta úl­ti­ma pa­sa a au­to­má­ti­co cuan­do se su­pe­ran los 40 km/h. La li­mi­ta­ción, co­mo con cual­quier vehícu­lo de es­te ti­po, es­tá con los neu­má­ti­cos, pen­sa­dos más pa­ra ren­dir en as­fal­to.

Im­por­ta­do. Co­mo el an­te­rior, el nue­vo Koleos es fa­bri­ca­do en Corea.

En ru­ta. A pe­sar de una di­rec­ción muy sua­ve, el Koleos trans­mi­te al con­duc­tor una sen­sa­ción cons­tan­te de con­trol y se­gu­ri­dad.

Fi­gu­ra. El nue­vo Koleos lu­ce más im­po­nen­te y so­fis­ti­ca­do que el de la ge­ne­ra­ción an­te­rior.

Do­ble. Su trac­ción in­te­gral per­mi­te ex­cur­sio­nes, no muy exi­gen­tes, fue­ra del as­fal­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.