Una his­to­ria for­ja­da a fuer­za de ro­bus­tez y con­fia­bi­li­dad

Des­de 2005 es la ca­mio­ne­ta más ven­di­da del país y con más de un millón de uni­da­des pro­du­ci­das des­de 1996, se con­vir­tió en el mo­de­lo de ma­yor pro­duc­ción de la his­to­ria de la in­dus­tria na­cio­nal.

Clarin - Autos - - 50 AÑOS DE LA TOYOTA HILUX - Gabriel Sil­vei­ra gsil­vei­ra@cla­rin.com

Con más de 17,7 mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das en to­do el mun­do, la To­yo­ta Hilux cum­ple me­dio si­glo de vi­da y es uno de los vehícu­los con ma­yor nú­me­ro de uni­da­des pro­du­ci­das en to­da la his­to­ria del au­to­mó­vil. En la Argentina, en don­de se la fa­bri­ca en Zá­ra­te, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, tam­bién se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro fe­nó­meno.

Has­ta me­dia­dos de los años 90, el do­mi­nio del mer­ca­do de pic­kups en nues­tro país le co­rres­pon­día a Ford y a Che­vro­let. Más allá de una pre­sen­cia más bien ur­ba­na de las ca­mio­ne­tas de Peu­geot, prin­ci­pal­men­te con los mo­de­los 404 y 504, el cam­po ar­gen­tino es­ta­ba do­mi­na­do por las cha­tas de la marca del óva­lo y la del mo­ño. Pe­ro en esa dé­ca­da em­pe­zó a cam­biar el do­mi­nio.

Las Ford F-100 y Che­vro­let Sil­ve­ra­do ter­mi­na­ban re­sul­tan­do más gran­des y cos­to­sas que las ca­mio­ne­tas me­dia­nas, que so­bre fi­nes de los 70 y prin­ci­pios de los 80, con la aper­tu­ra de la im­por­ta­ción, mos­tra­ron tí­mi­da­men­te sus car­tas. Pe­ro a me­dia­dos de los 90, es­tas pic­kups, co­no­ci­das co­mo “mid-si­ze”, ter­mi­na­ron por im­po­ner­se.

La apa­ri­ción de la To­yo­ta Hilux y su pos­te­rior pro­duc­ción en nues­tro país, a partir de 1997, cam­bió por com­ple­to el ma­pa de las pic­kups en nues­tro país y el mo­de­lo de la marca ja­po­ne­sa se con­vir­tió en re­fe­ren­te de la ca­te­go­ría de vehícu­los de tra­ba­jo y del mer­ca­do en ge­ne­ral. Tal fue su nivel de pre­fe­ren­cia, que en 2016 fue el mo­de­lo más ven­di­do (in­clu­si­ve más que autos eco­nó­mi­cos y de pre­cios po­pu­la­res) del país en to­do el año.

Con­ce­bi­da por To­yo­ta pa­ra ser la su­ce­so­ra na­tu­ral de la Bris­ka, la Hilux de­bu­tó en Ja­pón, en mar­zo de 1968, con la em­pre­sa Hino Mo­tors Ltd. a car­go del desa­rro­llo y la pro­duc­ción. Por su ori­gen, es­ta ca­mio­ne­ta tie­ne sus raí­ces en el for­ma­to de ca­mión.

Ori­gi­nal­men­te tu­vo un mo­tor de 1.5 li­tros y 70 ca­ba­llos de fuer­za. Te­nía una es­truc­tu­ra de cha­sis con lar­gue­ros y una ro­bus­ta sus­pen­sión, tan­to de­lan­te­ra co­mo tra­se­ra. La trans­mi­sión era ma­nual, de cua­tro ve­lo­ci­da­des, que se ac­cio­na­ba con una pa­lan­ca de cambios en la co­lum­na de di­rec­ción. Ya des­de esa pri­me­ra ge­ne­ra­ción te­nía una ca­pa­ci­dad de car­ga de 1.000 ki­los.

El nombre Hilux pro­vie­ne de la com­bi­na­ción de las pa­la­bras en in­glés “high” (al­to) y “lu­xury” (lu­jo). En abril de 1969, se in­tro­du­jo una versión con una dis­tan­cia en­tre ejes ex­ten­di­da. En fe­bre­ro de 1971, el mo­tor fue re­em­pla­za­do por una uni­dad de 1.6 li­tros y 83 ca­ba­llos.

La se­gun­da ge­ne­ra­ción se co­mer­cia­li­zó des­de ma­yo de 1972. Tan­to la versión lar­ga co­mo la cor­ta de dis­tan­cia en­tre ejes tu­vie­ron éxi­to con los com­po­nen­tes me­cá­ni­cos del mo­de­lo an­te­rior, aun­que am­plia­ron la dis­tan­cia en­tre ejes en 10 mm y 45 mm, res­pec­ti­va­men­te.

Ade­más del mo­de­lo es­tán­dar, que se­guía lle­van­do el mo­tor de 1.6 li­tros, se in­tro­du­jo el mo­de­lo High­way equi­pa­do con un mo­tor 2.0 li­tros de 105 CV pa­ra que el pro­pul­sor va­ya un po­co más re­la­ja­do al circular por ru­tas y au­to­pis­tas. Con es­ta versión se pre­sen­ta la pri­me­ra ca­ja de cambios au­to­má­ti­ca, de 3 ve­lo­ci­da­des, pa­ra Hilux.

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción sa­lió a la ven-

ta en sep­tiem­bre de 1978. La por­ta­da de su fo­lle­to mos­tra­ba una foto de una Hilux na­ran­ja con ra­yas blan­cas or­na­men­ta­les, y el tí­tu­lo de­cía: “Hilux Ca­li­for­nia, na­ci­do en Ja­pón, cria­do en los Es­ta­dos Uni­dos”. en­fa­ti­zan­do la ver­sa­ti­li­dad de la pic­kup que ha­bi­tual­men­te se du­pli­ca­ba co­mo un au­to­mó­vil de pa­sa­je­ros o uno de re­creo en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

En oc­tu­bre de 1979 se in­tro­du­jo el pri­mer mo­de­lo de trac­ción en las cua­tro rue­das, que lle­va­ba un mo­tor de 2 li­tros. Y en di­ciem­bre de ese año se in­cor­po­ra el pri­mer mo­tor dié­sel que lle­vó una Hilux, que es­ta­ba dis­po­ni­ble úni­ca­men­te pa­ra los mo­de­los de trac­ción tra­se­ra. Es­ta fue la ge­ne­ra­ción que se em­pe­zó a im­por­tar en la Argentina. Aún hoy se pue­den ver al­gu­nos mo­de­los cir­cu­lan­do.

La cuar­ta ge­ne­ra­ción de Hilux fue lan­za­da en no­viem­bre de 1983. Se se­guían ofre­cien­do ver­sio­nes de trac­ción sim­ple y do­ble, al igual que dos va­rian­tes de ca­rro­ce­rías. Lo que au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te fue la ga­ma de mo­to­res, que es­ta­ba com­pues­ta por naf­te­ros de 1.6 y 1.8 li­tros y uni­da­des dié­sel de 2.2 y 2.4 li­tros pa­ra las va­rian­tes 4x2, y pa­ra mo­de­los 4x4 ofre­cía un naf­te­ro de 2.0 li­tros y un ga­so­le­ro de 2.4 li­tros.

En ma­yo de 1984, se pre­sen­tó el pri­mer vehícu­lo utilitario de­por­ti­vo que es­ta­ba desa­rro­lla­do so­bre la To­yo­ta Hilux. Ori­gi­nal­men­te se co­no­ció co­mo Hilux Surf, pe­ro en otros paí­ses fue co­no­ci­da co­mo 4Run­ner y, más ade­lan­te, co­mo SW4.

La quin­ta ge­ne­ra­ción de la Hilux que sa­lió en sep­tiem­bre de 1988 re­pre­sen­ta­ba los tres con­cep­tos bá­si­cos de po­ten­cia, ro­bus­tez y comodidad. Pa­ra me­jo­rar su fun­cio­na­li­dad co­mo un vehícu­lo mul­ti­pro­pó­si­to en Ja­pón, el equi­pa­mien­to in­te­rior se ac­tua­li­zó.

En 1989, la pro­duc­ción en el ex­tran­je­ro de Hilux co­men­zó en Han­no­ver, Ale­ma­nia, tras un acuer­do de aso­cia­ción en­tre To­yo­ta y Volks­wa­gen, y el pro­duc­to se co­mer­cia­li­zó en Eu­ro­pa tan­to con el lo­go de la em­pre­sa ja­po­ne­sa (Hilux) co­mo con el de la ale­ma­na (Ta­ro). En agos­to de 1995 se aña­dió un mo­tor tur­bo­die­sel de 2.4 li­tros de ci­lin­dra­da.

Mien­tras tan­to, en la Argentina, To­yo­ta co­lo­ca­ba en 1994 la pie­dra fun­da­cio­nal pa­ra co­men­zar a cons­truir su fá­bri­ca en la lo­ca­li­dad de Zá­ra­te. Y en mar­zo de 1997 la marca ja­po­ne­sa inau­gu­ra­ba su plan­ta de pro­duc­ción nú­me­ro 29 en el mun­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la cual se con­vir­tió en la pri­me­ra in­ver­sión de ori­gen ja­po­nés en la in­dus­tria au­to­mo­triz de nues­tro país. Con­ta­ba con más de 400 trabajadores y en su pri­mer año se fa­bri­ca­ron 10.000 uni­da­des.

Pa­ra­le­la­men­te apa­re­cía la sex­ta ge­ne­ra­ción de Hilux, que se in­tro­du­jo en sep­tiem­bre de 1997. Con­sis­tía en una lí­nea de ca­mio­ne­tas de uso co­mer­cial y otra de uso per­so­nal y re­crea­ti­vo. Es­ta úl­ti­ma vino con equi­pa­mien­tos y dis­po­si­ti­vos ade­cua­dos pa­ra un vehícu­lo mul­ti­pro­pó­si­to, con una ma­yor al­tu­ra y lon­gi­tud de ca­bi­na, así co­mo un me­jor con­fort de mar­cha.

Mien­tas la pic­kup que se fa­bri­ca­ba en Zá­ra­te iba re­ci­bien­do me­jo­ras, en 2002 se anun­ció una in­ver­sión de 200 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra un pro­yec­to que se de­no­mi­na­ba IMV (Vehícu­lo Mul­ti­pro­pó­si­to In­no­va­dor, por sus si­glas en in­glés) que re­pre­sen­ta­ba a una nue­va era de la pic­kup de la marca ja­po­ne­sa: fue la pri­me­ra Hilux que no se fa­bri­ca­ba en Ja­pón.

Esa sép­ti­ma ge­ne­ra­ción se lan­zó en agos­to de 2004 co­mo una nue­va ca­mio­ne­ta pa­ra ser co­mer­cia­li­za­da en más de 140 paí­ses en to­do el mun­do. Ese pro­yec­to con­tem­pla­ba tres pro­duc­tos: la pic­kup, un SUV y una mi­ni­van. Un año más tar­de, la nue­va Hilux y su de­ri­va­do SW4 se pre­sen­ta­ban ofi­cial­men­te en la Argentina. Y en 2005 se con­vir­tió en la pic­kup más ven­di­da del país, con­di­ción que con­ser­va has­ta la ac­tua­li­dad.

Esos mo­de­los le per­mi­tie­ron a la fi­lial lo­cal lle­var su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción a 65.000 uni­da­des anua­les, de las cua­les un 75 % fue­ron ex­por­ta­das a más de 20 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, con un con­se­cuen­te cre­ci­mien­to de per­so­nal que ya su­pe­ra­ba los 900 ope­ra­rios.

En 2013, To­yo­ta Argentina anun­ció una nue­va in­ver­sión de 800 mi­llo­nes de dó­la­res, que con­tem­pla­ba no só­lo la am­plia­ción de la plan­ta de Zá­ra­te, sino que in­cluía el desa­rro­llo pa­ra la pro­duc­ción de la oc­ta­va ge­ne­ra­ción de la Hilux. De­bi­do a eso, la in­ver­sión fi­nal su­peró los 900 mi­llo­nes de dó- la­res.

La oc­ta­va ge­ne­ra­ción de la pic­kup, que es la que se co­mer­cia­li­za en la ac­tua­li­dad, apa­re­ció en 2015 y mos­tró una bue­na adap­ta­ción a las co­mo­di­da­des y al con­fort de mar­cha que hoy tam­bién se le exi­ge a una ca­mio­ne­ta, sin per­der los va­lo­res de ro­bus­tez y con­fia­bi­li­dad que ca­rac­te­ri­za­ron siem­pre a es­te mo­de­lo.

Con po­co más de 1.010.000 de uni­da­des fa­bri­ca­das des­de 1997 (1.169.391 si se su­man los ejem­pla­res de SW4), la To­yo­ta Hilux se con­vir­tió en el mo­de­lo au­to­mo­tor más fa­bri­ca­do en la his­to­ria de la in­dus­tria na­cio­nal, su­peran­do a mo­de­los em­ble­má­ti­cos co­mo el Ford Fal­cón o el Pue­geot 504.

Hoy en To­yo­ta Argentina tra­ba­jan 5.700 per­so­nas y se es­pe­ra que en ma­yo se ini­cie un rit­mo de pro­duc­ción de 140 mil uni­da­des al año. Y la gran res­pon­sa­ble de ese fe­nó­meno es ni más ni me­nos que la Hilux.

Ma­de in Argentina. En mar­zo de 1997, la fi­lial lo­cal de To­yo­ta pre­sen­tó en so­cie­dad a la Hilux cons­trui­da en nues­tro país: el even­to se reali­zó en la mis­ma plan­ta de Zá­ra­te.

Uso extremo. En la Ba­se Ma­ram­bio de la An­tár­ti­da Argentina, ade­más de vehícu­los de nie­ve se usan Hilux.

2011. Se al­can­za­ban las 500 mil uni­da­des na­cio­na­les.

Pie­dra fun­da­cio­nal. Se có­lo­có en Zá­ra­te, en 1994.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.