Lle­gó el día de los más enamo­ra­dos

Es fes­te­ja­do en todo el pla­ne­ta y a tra­vés de los más ex­cén­tri­cos ri­tua­les.

Clarin - Clasificados - - TAPA -

Pa­ra dar vía li­bre a los arru­ma­cos, los in­ter­cam­bios de re­ga­los y la re­no­va­ción de ju­ra­men­tos de amor eterno lle­gó hoy el día de San Va­len­tín. La tra­di­ción sur­gió du­ran­te la Edad Me­dia en Fran­cia e In­gla­te­rra, y a par­tir de 1840 co­men­zó a te­ner im­pul­so co­mer­cial en los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro la glo­ba­li­za­ción va im­po­nién­do­la tam­bién en Orien­te, aun­que no siem­pre con acep­ta­ción co­lec­ti­va. En los Es­ta­dos Uni­dos, los pre­sen­tes pa­ra San Va­len­tín se ubi­can en el ter­cer lu­gar en ma­te­ria de gas­tos per­so­na­les, des­pués de Na­vi­dad y del Día de la Ma­dre. En la Ar­gen­ti­na son ca­da vez más las em­pre­sas y los co­mer­cios que ofre­cen pro­duc­tos es­pe­cia­les. Las pro­mo­cio­nes in­clu­yen ro­pa in­te­rior eró­ti­ca roja y blan­ca (los co­lo­res atri­bui­dos al san­to de los enamo­ra­dos), ro­mán­ti­cos pa­seos en el río y ce­nas con me­núes pre­sun­ta­men­te afro­di­sía­cos. Pe­ro mu­chos de los que se quie­ren de ver­dad se con­for­man con me­nos, y ca­da año pa­sa­do con­ges­tio­na­ron las lí­neas te­le­fó­ni­cas. Flo­res –en es­pe­cial rosas– y go­lo­si­nas –so­bre todo cho­co­la­tes– cons­ti­tu­yen el ob­se­quio más di­fun­di­do. En Fran­cia, la im­por­ta­ción de rosas au­men­ta el 40% du­ran­te fe­bre­ro, en es­pe­cial des­de Ho­lan­da, Ke­nia y Ecua­dor. Ese país la­ti­noa­me­ri­cano ex­por­ta en dos se­ma­nas me­dio mi­llón de ca­jas de flo­res. Tam­bién Co­lom­bia sa­ca pro­ve­cho a es­te cul­ti­vo: des­de fi­nes de enero, ca­da día des­pe­ga del ae­ro­puer­to de Bo­go­tá un pro­me­dio de 30 avio­nes de car­ga con con­te­ne­do­res re­fri­ge­ra­dos a 7 gra­dos. En Ja­pón, las mu­je­res en­tre­gan el “gui­ri-cho­co”, el “cho­co­la­te por com­pro­mi­so” que de­ben de­po- si­tar en ma­nos de sus es­po­sos o no­vios, je­fes y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Tam­bién en Co­rea del Sur las mu­je­res tie­nen el há­bi­to de re­ga­lar cho­co­la­te, pe­ro só­lo a sus no­vios. Sin im­por­tar­les el vien­to gla­cial, pa­re­jas de di­ver­sas par­tes del mun­do re­nue­van sus vo­tos de amor en el 86° pi­so del Em­pi­re Sta­te Buil­ding de Nue­va York. Es­tas ce­re­mo­nias no con­fe­sio­na­les son una ex­cep­ción de ca­da 14 de fe­bre­ro, pues los úl­ti­mos pisos del ras­ca­cie­los no pue­den ser al­qui­la­dos, por lo cual los can­di­da­tos son ele­gi­dos a par­tir de las cartas que en­vían. En al­gu­nas pro­vin­cias de Chi­na cre­ce el nú­me­ro de ca­sa­mien­tos pa­ra el 14 de fe­bre­ro. Pe­ro la di­fu­sión del cul­to a San Va­len­tín en Asia es com­ba­ti­da en la In­dia por gru­pos na­cio­na­lis­tas hin­dúes y or­ga­ni­za­cio­nes mu­sul­ma­nas. La so­cie­dad in­dia no aprue­ba de­mos­tra­cio­nes pú­bli­cas de afec­to en­tre am­bos se­xos. Res­pec­to al ori­gen del Día de San Va­len­tín o de los Enamo­ra­dos, la ver­sión más di­fun­di­da re­cuer­da que en la Roma an­ti­gua to­dos los 15 de fe­bre­ro se fes­te­ja­ba la Lu­per­ca­lia, una fies­ta pa­ra con­vo­car la fer­ti­li­dad y cu­rar la es­te­ri­li­dad. En el fes­te­jo, los hom­bres “azo­ta­ban” a pro­me­ti­das con lon­jas re­cién arran­ca­das y aún san­grien­tas de lo­bos, pe­rros y ca­bras. Esos jue­gos eró­ti­cos se trans­for­ma­ron en or­gías pú­bli­cas, ra­zón por la que el pa­pa Ge­la­sio re­sol­vió prohi­bir el ri­tual pa­gano (año 494). Pe­ro no ha­bien­do lo­gra­do su­pri­mir­las, se vio obli­ga­do a an­te­po­ner­le una fies­ta cris­tia­na que dis­tra­je­ra a los fie­les. Así es­ti­pu­ló que el 14 de fe­bre­ro se hon­ra­se a San Va­len­tín, pro­tec­tor de los enamo­ra­dos.

Re­ga­los y mi­mos. Rosas y cho­co­la­tes, en­tre los ob­se­quios más ele­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.