El pri­mer au­to he­cho con una im­pre­so­ra 3D

Es un vehícu­lo cu­ya es­truc­tu­ra prin­ci­pal fue he­cha con una im­pre­so­ra de tres di­men­sio­nes, en el ám­bi­to de una de las más im­por­tan­tes ex­po­si­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de los EE.UU.

Clarin - Clasificados - - INMUEBLES -

Ha­ce po­cos años em­pe­za­mos a es­cu­char so­bre la im­pre­sión en 3D. Era di­fí­cil en­ten­der­lo, pe­ro aho­ra sa­be­mos que se tra­ta de una má­qui­na (im­pre­so­ra) ca­paz de crear ob­je­tos en tres di­men­sio­nes (im­pre­sio­nes). A par­tir de eso, la ima­gi­na­ción es el lí­mi­te de los cam­pos que po­drían en­con­trar­se pa­ra la apli­ca­ción de tal te­no­lo­gía. Aho­ra le lle­gó el turno al au­to im­pre­so en 3D. Eso es lo que se aca­ba de pre­sen­tar en el In­ter­na­tio­nal Ma­nu­fac­tu­ring Technology Show (IMTS) que se ce­le­bró en la ciu­dad de Chica­go, EE.UU. Pe­ro lo más sor­pren­den­te es que el vehícu­lo fue li­te­ral­men­te con­ce­bi­do en el pro­pio cen­tro de ex­po­si­cio­nes y an­te la vis­ta de to­do el mun­do. Ade­más, ro­dó por pri­me­ra vez en ese lu­gar. El au­to fue bau­ti­za­do Stra­ti por Lo­cal Mo­tors, em­pre­sa que en la ex­po­si­ción uti­li­zó un pro­ce­so lla­ma­do fa­bri­ca­ción di­rec­ta di­gi­tal pa­ra cons­truir­lo. Pa­ra ser to­tal­men­te pre­ci­sos, hay que de­jar en cla­ro que lo que sa­lió de la im­pre­so­ra 3D es el cha­sis y la ca­rro­ce­ría, a la que lue­go se le ado­sa­ron el mo­tor, la sus­pen­sio­nes y la trans­mi­sión. La pie­za re­sul­tan­te por 212 ca­pas de im­pre­sión 3D es un con­jun­to mo­no­cas­co he­cho de plás­ti­co re­for­za­do con fi­bra de car­bono. La du­ra­ción del pro­ce­so en la im­pre­so­ra de­man­dó 44 ho­ras, pe­ro la com­pa­ñía tie­ne in­ten­cio­nes de re­du­cir­lo: ya es­tá tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer­lo no más de 24 ho­ras. Es que la in­ten­ción es co­mer­cia­li­zar­lo, al­go que no se­rá po­si­ble has­ta por lo me­nos 2015, cuan­do es­té en con­di­cio­nes de ser re­gis­tra­do se­gún las nor­mas vi­gen­tes en los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra vehícu­los de es­te ti­po. Tie­ne un mo­tor eléc­tri­co que fun­cio­na aco­pla­do a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca con una mar­cha di­rec­ta pa­ra pro­pul­sar el eje tra­se­ro. Se­gún in­for­ma­ción ofi­cial, la ba­te­ría, de 6,1 kWh de ca­pa­ci­dad, ofre­ce una au­to­no­mía de 62 mi­llas (unos 100 ki­ló­me­tros) y el pro­ce­so de re­car­ga de­mo­ra unas 3,5 ho­ras. Su ve­lo­ci­dad má­xi­ma es de al­re­de­dor de 80 km/h. Ade­más, po­see in­mo­vi­li­za­dor elec­tró­ni­co de mo­tor y fre­nos re­ge­ne­ra­ti­vos con dis­cos en las cua­tro rue­das. Más que una so­lu­ción apli­ca­ble en el fu­tu­ro es un ex­pe­ri­men­to in­tere­san­te pe­ro no por eso tam­bién via­ble. Lo que pue­da ofre­cer en se­gu­ri­dad deja mu­chas du­das. Pe­ro ¿quién sa­be? Por ahí ter­mi­na sien­do el ca­rro de golf del fu­tu­ro. No pa­re­ce pro­ba­ble que pue­da tran­si­tar por las ca­lles.

Es­treno. El au­to fue pre­sen­ta­do en el In­ter­na­tio­nal Ma­nu­fac­tu­ring Technology Show, en Chica­go, y su pro­ce­so de pro­duc­ción se hi­zo en vi­vo. En to­tal, la im­pre­sión del cha­sis y la ca­rro­ce­ría de­man­dó unas 44 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.