Fo­rest Hills 1977, cuan­do Vi­las fue más gran­de que nun­ca

Con la vic­to­ria en cua­tro sets an­te Jimmy Con­nors fue el pri­mer ar­gen­tino en con­quis­tar el Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos, ha­za­ña que lue­go re­pi­tie­ron Sa­ba­ti­ni y Del Po­tro.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Ma­riano Ryan mr­yan@cla­rin.com

Es la ma­ña­na de ese 11 de sep­tiem­bre y la vi­da (su vi­da) le pa­sa a Guillermo Vi­las co­mo una pe­lí­cu­la: Mar del Pla­ta, el fron­tón im­pro­vi­sa­do en la ca­sa de Rodríguez Pe­ña, el pol­vo de la­dri­llo del Náu­ti­co, los via­jes a Bue­nos Ai­res en tren o en óm­ni­bus con ra­que­tas y li­bros pa­ra sa­tis­fa­cer el eterno pe­di­do de sus pa­dres de te­ner una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, las pri­me­ras ex­cur­sio­nes al ex­te­rior, los triun­fos co­mo ju­ve­nil, el gran des­pe­gue de 1974, el Grand Prix de 1975, las de­silu­sio­nes de Ro­land Ga­rros y el Mas­ters de 1976, los en­tre­na­mien­tos eter­nos...

Esa ma­ña­na del ve­rano neo­yor­quino, Vi­las se le­van­tó tem­prano co­mo de cos­tum­bre y sa­lió a co­rrer pa­ra re­la­jar­se. Ion Ti­riac, mien­tras tan­to, em­pe­zó la jor­na­da un po­co más tar­de que el fi­na­lis­ta de Fo­rest Hills y lo hi­zo fu­man­do, tal su cos­tum­bre. El ru­mano se ha­bía que­da­do has­ta tar­de en el club pa­ra ver la se­mi­fi­nal en­tre Jimmy Con­nors y Co­rra­do Ba­raz­zut­ti que el es­ta­dou­ni­den­se ha­bía ga­na­do en sets co­rri­dos. Por la no­che, en la ha­bi­ta­ción, am­bos ha­bían ha­bla­do de la tác­ti­ca a se­guir so­bre la ar­ci­lla del ex­clu­si­ví­si­mo West Si­de Ten­nis: la con­sig­na se­ría ju­gar­le a Con­nors ba­jo, al dri­ve y lo más cer­ca po­si­ble de la lí­nea de fon­do pa­ra que no lo ti­ra­ra ha­cia atrás con su agre­si­vi­dad y pa­ra que su pe­lo­ta no per­die­ra po­ten­cia y tra­tar de que su ad­ver­sa­rio no tu­vie­ra án­gu­lo pa­ra pe­gar­le a la pe­lo­ta, tan­to de dri­ve co­mo con su re­vés a dos ma­nos. Esa ma­ña­na am­bos fue­ron a la can­cha del ho­tel West­ches­ter pa­ra ejer­ci­tar la es­tra­te­gia du­ran­te 40 mi­nu­tos. Al fi­nal to­do es­tu­vo OK. Só­lo que­da­ba sa­lir ha­cia la can­cha en el Che­vro­let No­va de co­lor gris que am­bos ha­bían al­qui­la­do y que, co­mo ca­da día, es­pe­ra­ba con el mo­tor en­cen­di­do en la puer­ta del ho­tel. Otros 40 mi­nu­tos con Ti­riac ma­ne­jan­do y Vi­las a su la­do y la lle­ga­da al club pa­ra el in­gre­so rá­pi­do al ves­tua­rio don­de lle­gó la or­den ex­tre­ma del en­tre­na­dor: “No mo­les­tar”. Ape­nas un hom­bre po­día en­trar a esa for­ta­le­za. Fue Bill No­rris (años des­pués se­ría uno de los fi­sio­te­ra­peu­tas del cir­cui­to más que­ri­dos por los ju­ga­do­res del si­glo XXI), quien se en­car­gó de ma­sa­jear los

múscu­los enor­mes del te­nis­ta. Vi­las ya pen­sa­ba en el par­ti­do. Hu­bo tiem­po pa­ra un en­tre­na­mien­to más -li­viano, in­for­mal- en una can­cha se­cun­da­ria. Cer­ca, muy cer­ca, en el es­ta­dio cen­tral, 14 mil per­so­nas es­pe­ra­ban des­de ha­cía un buen ra­to la gran de­fi­ni­ción mas­cu­li­na. Con­nors-Vi­las. Vi­las-Con­nors.

Otra vez fren­te a fren­te. La ter­ce­ra des­pués de dos vic­to­rias del lo­cal y la pri­me­ra lue­go de la pa­li­za que Con­nors le ha­bía da­do un año an­tes en ese mis­mo es­ce­na­rio de Fo­rest Hills, pe­ro en la se­mi­fi­nal. Pe­ro es­te Vi­las era otro. Más ma­du­ro. Más concentrado. Es­te Vi­las sa­bía que es­ta­ba an­te una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca.

Al prin­ci­pio am­bos co­me­tie­ron erro­res no for­za­dos pro­duc­to de los ner­vios. Ti­riac, des­de la tri­bu­na, só­lo le pi­dió una co­sa: tran­qui­li­dad. Con­nors sa­lió pri­me­ro de ese cli­ma ne­ga­ti­vo y se que­dó con el pri­mer set apro­ve­chan­do que el sli­ce de Vi­las era más bien un top spin y que ese efec­to le per­mi­tía ju­gar con una ma­yor co­mo­di­dad. “Re­cién en el se­gun­do set em­pe­cé a sol­tar­me y a pe­gar bien con el sli­ce. An­tes no ha­bía po­di­do por­que es­ta­ba in­se­gu­ro. Pe­ro me di cuen­ta de que él no po­día se­guir arries­gan­do tan­to sin que em­pe­za­ra a fa­llar. Ju­gar tan so­bre las lí­neas es muy di­fí­cil de aguan­tar en un par­ti­do lar­go y con tan­to vien­to co­mo el que hu­bo esa tar­de. De to­dos mo­dos lo que real­men­te em­pe­cé a ha­cer bien fue a sa­car. Creo que nun­ca con­se­guí tan­tos aces. Eso fue fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner­lo preo­cu­pa­do”, ex­pli­có Vi­las. En el se­gun­do set em­pe­zó otro par­ti­do con un Vi­las que no se sa­lió del li­bre­to y que es­pe­ró el mo­men­to jus­to pa­ra que­brar­lo en el oc­ta­vo ga­me. Lo hi­zo no­más pa­ra ir di­rec­ta­men­te al set igua­les. El ter­ce­ro se­ría el de­ci­si­vo. Lo sa­bían los dos pro­ta­go­nis­tas y lo sa­bía tam­bién esa mul­ti­tud. Es­ta­ba cla­ro que quien lo ga­na­ra se que­da­ría con la vic­to­ria fi­nal.

“Real­men­te la co­sa ve­nía mal por­que él te­nía las rien­das del par­ti­do”, di­jo Vi­las. “Pe­ro nun­ca me preo­cu­pé mu­cho por es­tar 4-1 aba­jo por­que era só­lo un break de di­fe­ren­cia. Lo te­nía a Ion dán­do­me in­di­ca­cio­nes y me sen­tía se­gu­ro. Em­pe­cé a ju­gar de con­tra­ata­que co­mo nun­ca lo ha­ría. Em­pe­cé a dar­me cuen­ta cuán­do Con­nors se me ven­dría pa­ra ade­lan­te. Y lo pa­sé siem­pre”. Re­cu­pe­ró el sa­que, lle­ga­ron al tie break y del tie break fue­ron al 5-0 pa­ra Vi­las en el cuar­to par­cial en un sus­pi­ro. Un match point. Otro match point. Otro. Y un cuar­to. Vi­las bus­có el dri­ve de Con­nors en ese pun­to. Y lo hi­zo has­ta aflo­jar su bra­zo. En­ton­ces el dri­ve pa­ra­le­lo se fue cla­ra­men­te afue­ra. Vi­las sal­tó pa­ra ini­ciar el fes­te­jo pe­ro el ár­bi­tro no di­jo na­da en ese ins­tan­te. Uno, dos, tres, cua­tro, cin­co se­gun­dos pa­sa­ron has­ta que el juez de lí­nea gri­tó el “out” más es­pe­ra­do.

“Años des­pués lo en­con­tré a ese juez de lí­nea en una ce­na de un tor­neo y le pre­gun­té por qué ha­bía tar­da­do tan­to en can­tar esa pe­lo­ta”, re­cor­dó Vi­las. “Y él me di­jo: ‘Yo es­ta­ba se­gu­ro de que ha­bía si­do ma­la pe­ro me se­du­jo la idea del ser el cen­tro del es­pec­tácu­lo al me­nos por cin­co se­gun­dos’, me con­tes­tó”. Re­cién ahí el um­pi­re ex­cla­mó: “Ga­me, set, match... Guillermo Vi­las”.

Ya es­ta­ba. Ya era el me­jor con ese

2-6, 6-3, 7-6 y 6-0. Aun­que ya se ha­bía con­ver­ti­do en un mi­to con su vi­da que in­clu­yó ro­man­ces de pe­lí­cu­la en el pa­sa­do has­ta una vi­da fa­mi­liar en Mon­te­car­lo jun­to a Phiang Pha­tou, su mu­jer, y sus cua­tro hi­jos. Cla­ro que era mi­to tam­bién por el rock and roll y la poe­sía; por la vin­cha y la re­me­ra Fi­la blan­ca con man­gas ro­jas bien pe­ga­da al cuer­po; por su mu­ñe­que­ra y su ra­que­ta Head Vi­las de ma­de­ra; por su re­vés con top, su smash de re­vés y su “gran Willy”; por su bra­zo iz­quier­do he­cho de pie­dra; por sus ojos eter­na­men­te irri­ta­dos y en­ro­je­ci­dos; por su bo­ca que siem­pre tu­vo y tie­ne al­go pa­ra de­cir; y por su co­ra­zón que no sa­be de fla­que­zas.

Es que en reali­dad esa pa­la­bra ja­más en­tró en su dic­cio­na­rio. Y por eso lle­gó aquel 11 de sep­tiem­bre de 1977, ma­ña­na ha­ce exac­ta­men­te 40 años. Y emo­cio­nó. Y cam­bió la his­to­ria pa­ra ha­cer­se un lu­gar den­tro de ella. Pa­ra siem­pre.

Ya era el me­jor y su vi­da, que in­clu­yó ro­man­ces de pe­lí­cu­la, ya se ha­bía con­ver­ti­do en mi­to.

Con­sa­gra­ción. El triun­fo en Fo­rest Hills le per­mi­tió a Vi­las co­ro­nar una tem­po­rad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.