La tem­po­ra­da en la que se con­vir­tió en in­ven­ci­ble

Vi­las en la ple­ni­tud, con los tí­tu­los de 15 tor­neos - in­clu­yen­do dos de Grand Slam- y 50 éxi­tos ofi­cia­les se­gui­dos.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Luis Vin­ker lvin­ker@cla­rin.com

Las ha­za­ñas de te­nis­tas con­tem­po­rá­neos (Fe­de­rer, Na­dal, Djo­ko­vic) es­tán tan fres­cas, y a la luz de to­dos, que re­sul­ta le­jano -y has­ta inima­gi­na­ble- fi­jar una com­pa­ra­ción. Tal vez se po­dría ha­cer con el Rod La­ver de 1969, ga­na­dor de un Grand Slam, pe­ro eran otras exi­gen­cias y otras ve­lo­ci­da­des, el su­per­pro­fe­sio­na­lis­mo re­cién aso­ma­ba. Nos re­fe­ri­mos a un pun­to con­cre­to: ¿cuán­to es ca­paz lo­grar un te­nis­ta (un gi­gan­te) en una mis­ma tem­po­ra­da?. Otro año me­mo­ra­ble fue el de John Pa­trick McEn­roe en 1981, cuan­do ape­nas ce­dió tres par­ti­dos en­tre 85.

Sin em­bar­go, la cam­pa­ña de Guillermo Vi­las en 1977 fi­gu­ra a la al­tu­ra de to­dos los de­más. O aún

más arri­ba. Re­cor­de­mos: par­ti­ci­pó en 30 tor­neos, de los cua­les ga­nó la mi­tad y lle­gó a otras cin­co fi­na­les. En­tre ellos es­tu­vie­ron sus dos pri­me­ros tí­tu­los de Grand Slam ( Ro­land Ga­rros y Fo­rest Hills) y otra fi­nal “ma­jor” (Abier­to de Aus­tra­lia), don­de só­lo pu­do de­te­ner­lo el “bom­bar­de­ro” de los sa­ques, Ros­coe Tan­ner. Y den­tro de aquel rush es­tu­vo su se­rie de 50 vic­to­rias ofi­cia­les con­se­cu­ti­vas (46, si se ex­clu­ye un tor­neo co­mo el de Rye del cual se dis­cu­te su “ofi­cia­li­za­ción”), un ré­cord im­pre­sio­nan­te. Y que de­ja­ba atrás los 31 triun­fos se­gui­dos de La­ver en 1969. Esa se­rie re­cién fue in­te­rrum­pi­da cuan­do Ilie Nas­ta­se lo su­peró en la fi­nal de Aix-en-Pro­ven­ce uti­li­zan­do la po­lé­mi­ca ra­que­ta de do­ble en­cor­da­do, de in­me­dia­to prohi­bi­da. Lo que po­cos re­cuer­dan es que, tras aque­llas 50 vic­to­rias se­gui­das, Willy ob­tu­vo 28 más -lle­ván­do­se los tí­tu­los de cin­co tor­neos- has­ta que re­cién en el cru­do in­vierno neo­yor­quino y por la fi­nal del Mas­ters, lo fre­nó Björn Borg. Co­mo ape­ri­ti­vo tam­bién hay que re­cor­dar que, jun­to a Ri­car­do Cano, lo­gra­ron el pri­mer triun­fo de la his­to­ria so­bre EE.UU. en la Co­pa Da­vis y lle­va­ron a la Ar­gen­ti­na has­ta las se­mi­fi­na­les.

Va­mos a co­lo­car­nos en si­tua­ción. Vi­las se ha­bía ins­ta­la­do en la eli­te del tenis tres años an­tes, en una épo­ca de ple­na re­no­va­ción, don­de los hom­bres que ha­bían lu­cha­do pa­ra con­ver­tir a es­te de­por­te al pro­fe­sio­na­lis­mo (La­ver, Ro­se­well en­tre ellos) iban de­cli­nan­do. Y apa­re­cían Jimmy Con­nors y el aún más jo­ven Borg co­mo má­xi­mas fi­gu­ras, con Nas­ta­se to­da­vía vi­gen­te, irre­ve­ren­te, di­ver­ti­do, his­trió­ni­co. La con­sa­gra­ción de Vi­las se pro­du­jo al con­quis­tar el Mas­ters del 74 en el cés­ped aus­tra­liano. Pe­ro de allí al salto de­fi­ni­ti­vo, a pe­lear mano a mano con Jim­bo y Borg fal­ta­ban un tre­cho, ne­ce­si­ta­ba un Grand Slam, que se le fue ne­gan­do. So­bre to­do en el US Open, que por esos años se desa­rro­lla­ba en las can­chas de “clay” o ar­ci­lla del tra­di­cio­nal re­cin­to de Fo­rest Hills. Una de­rro­ta ca­si in­creí­ble con Oran­tes y otra im­pla­ca­ble con Jimmy Con­nors al año si­guien­te lo fre­na­ron en el Open, mien­tras que Ro­land Ga­rros pa­re­cía pro­pie­dad de Borg, tan im­ba­ti­ble en esa épo­ca so­bre can­chas len­tas co­mo Na­dal en nues­tros días.

El cam­bio esen­cial de Vi­las se dio cuan­do se co­lo­có ba­jo la guía téc­ni­ca y es­pi­ri­tual de Ion Ti­riac (con quien tam­bién com­par­tía al­gu­nas an­dan­zas en do­bles ). La se­ve­ri­dad dis­ci­pli­na­ria del ru­mano y so­bre­to­do, su sa­bi­du­ría téc­ni­ca-no hu­bo en el mun­do otro igual, sal­vo HarryHop man trans­for­ma­ron a Vi las y le re­no­va­ron su es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo. En reali­dad, aquel 77 no ha­bía arran­ca­do tan bien, so­bre to­do por caí­das co­mo la su­fri­da an­te el yu­gos­la­vo Fra­nu­lo­vic en los co­mien­zos del Abier­to de Ita­lia, siem­pre un test ha­cia Ro­land Ga­rros. Pe­ro el Vi­las que apa­re­ció en el Abier­to fran­cés fue im­ba­ti­ble, se lle­vó su an­sia­do y pri­mer Grand Slam ce­dien­do ape­nas un set en se­gun­da vuel­ta con el chi­leno Be­lus Bra­joux y li­qui­dan­do a Brian Gott­fried en una de las fi­na­les más rá­pi­das de la his­to­ria. En­tre sus ven­ci­dos tam­bién es­ta­ban el ci­ta­do Fra­nu­lo­vic y otros bue­nos es­pe­cia­lis­tas en can­chas len­tas co­mo el po­la­co Fi­bak y el me­xi­cano Raúl Ra­mí­rez. Borg re­cién re­apa­re­ció pa­ra lle­var­se Wim­ble­don, don­de Vi­las su­frió otra frus­tra­ción an­te Billy Mar­tin. Se­ría la úl­ti­ma. De in­me­dia­to ga­nó seis tor­neos pa­ra co­lo­car­se co­mo fa­vo­ri­to don­de apos­ta­ba to­dos sus bo­le­tos, Fo­rest Hills.

La his­to­ria es bien co­no­ci­da, se ju­ga­ba el nú­me­ro 1 del mun­do por to­da la co­se­cha de aquel 77 y lo ha­cía an­te uno de los ma­yo­res ri­va­les a los que po­día en­fren­tar. El ver­da­de­ro “pa­trón” del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos, el que lo se­ría -ga­nan­do o per­dien­do, siem­pre ído­lo de mul­ti­tu­des has­ta prin­ci­pios de los 90- Ja­mes Scott Con­nors. Borg, el otro con­ten­dien­te, se ha­bía que­dan­do al mar­gen, tras re­ti­rar­se por mo­les­tias en el hom­bre en su par­ti­do an­te un ta­len­to co­mo Dick Stock­ton. Aquel 11 de sep­tiem­bre de 1977, Guillermo Vi­las fue más gran­de que nun­ca y se co­ro­nó co­mo el me­jor ju­ga­dor de la tem­po­ra­da tras su vic­to­ria en el US Open: 2-6, 6-3, 7-6 y 6-0 so­bre Jim­bo. So­la­men­te un sis­te­ma ab­sur­do que ca­li­fi­ca­ción de tor­neos, que de in­me­dia­to tu­vo que rec­ti­fi­car la ATP, im­pi­dió que el nom­bre del ar­gen­tino apa­re­cie­ra al to­pe del rán­king mun­dial en aquel 1977.

A sus 25 años, Guillermo Vi­las ha­bía al­can­za­do el pi­co de su ren­di­mien­to fí­si­co y téc­ni­co, una men­ta­li­dad ga­na­do­ra y, so­bre to­do, una entrega que no aban­do­na­ría ja­más en una can­cha de tenis. Ven­drían otros ha­la­gos (in­clu­yen­do dos Open aus­tra­lia­nos so­bre el cés­ped), una pro­fun­da frus­tra­ción en la Da­vis (so­bre to­do en el 80) y otra gran cam­pa­ña a los 30 Na­da se­ría igual a aquel 77 de los milagros, el de un Vi­las que le abrió ca­mi­nos a las ge­ne­ra­cio­nes do­ra­das, que tan­to enor­gu­lle­cen a nues­tro tenis, a nues­tro de­por­te.

Ro­land Ga­rros. Su pri­mer tí­tu­lo de Grand Slam. Ce­dió ape­nas un set.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.