Mes­si, Dy­ba­la, Hi­guaín y Agüe­ro ha­cen en Eu­ro­pa to­dos los go­les que se les nie­gan en la Se­lec­ción

Des­pués de la do­ble fe­cha de Eli­mi­na­to­rias, tri­ple­te de Leo; ré­cord del Kun y gri­tos de Pau­lo y de Pi­pi­ta...

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Wal­de­mar Igle­sias wi­gle­sias@cla­rin.com

To­da­vía la­te ese 1-1 con sen­sa­ción de de­rro­ta fren­te a Ve­ne­zue­la, en el aho­ra cues­tio­na­do Mo­nu­men­tal. Por un la­do, por­que per­ma­ne­ce la sen­sa­ción de que la Ar­gen­ti­na se pue­de que­dar afue­ra del Mun­dial de Ru­sia 2018. Por otro, por­que los fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos - cracks sin ob­je­cio­nes en las gran­des Li­gas de Eu­ro­pa- in­vi­tan al asom­bro con ac­tua­cio­nes no­ta­bles, que na­da tie­nen que ver con esos ren­di­mien­tos in­su­fi­cien­tes que ofre­cen ves­ti­dos de ce­les­te y blan­co. Su­ce­dió otra vez: 1) Lio­nel Mes­si fue amo y se­ñor en el Camp Nou. Hi­zo un nue­vo hat­trick en el gi­gan­te ca­ta­lán (el nú­me­ro 38), en es­ta oca­sión en el clá­si­co fren­te al Es­pan­yol. El Bar­ce­lo­na, que go­leó 50, es lí­der con pun­ta­je ideal en la Li­ga. “Mes­si, el se­ñor del der­bi”, ti­tu­lar el dia­rio Mun­do De­por­ti­vo des­de el lu­gar de los he­chos.

2) Gon­za­lo Hi­guaín, ro­dea­do de pa­cien­cia y afec­to, vol­vió a con­ver­tir pa­ra la Ju­ven­tus. Cuan­do el par­ti­do se com­pli­ca­ba fren­te a Chie­vo Ve­ro­na, el 9 cla­vó un de­re­cha­zo im­pla­ca­ble.

Ele­gi­do co­mo el me­jor fut­bo­lis­ta del cam­peón de la Se­rie A en la úl­ti­ma tem­po­ra­da, en es­ta cam­pa­ña 17/18 con­ti­núa aque­lla es­te­la. Co­rres­pon­de re­cor­dar­lo: no fue in­clui­do en la úl­ti­ma con­voc­ta­roia de Sam­pao­li. 3) En ese mis­mo con­tex­to, Pau­lo Dy­ba­la in­gre­só en los úl­ti­mos 36 mi­nu­tos. Le al­can­zó pa­ra ser fi­gu­ra. La rom­pió. Y tam­bién con­vir­tió un go­la­zo. Es el quin­to que con­vier­te. Así, es el ca­po­can­no­nie­re. De­ta­lle que su­ma a la cues­tión: en esa ta­bla de go­lea­do­res lo si­gue, con cua­tro, Mau­ro Icar­di, ca­pi­tán del In­ter, que hoy en­fren­ta­rá al SPAL. “Só­lo Ney­mar pue­de ju­gar co­mo Pau­lo”, ex­pre­só el en­tre­na­dor de la Vec­chia Sig­no­ra, Massimiliano Alle­gri. En Tu­rín, es­tán con­ven­ci­dos de que me­re­ce com­pe­tir por el Ba­lón de Oro y/o el The Best.

4) En Man­ches­ter, Ser­gio Agüe­ro hi­zo un gol pro­pio de su con­di­ción de crack del área. Un gri­to con his­to­ria: con esa de­fi­ni­ción an­te Li­ver­pool se con­vir­tió en el fut­bo­lis­ta no eu­ro­peo con más go­les en la his­to­ria de la Premier Lea­gue. Más: que­dó a tres del po­dio en­tre to­dos los ex­tran­je­ros y a seis de con­ver­tir­se en el má­xi­mo ano­ta­dor de los 137 años del club.

La pre­gun­ta se re­pi­te: ¿por qué allá sí y acá no? Y la res­pues­ta, pa­re­ce, que­da ca­da vez más le­jos. Por­que la si­tua­ción ya no es oca­sio­nal, tam­po­co fre­cuen­te. Se tra­ta, a es­ta al­tu­ra, de una cons­tan­te. Re­sul­ta tam­bién una suer­te de sín­to­ma de que pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas no hay ca­mi­se­ta más pe­sa­da que la de la Se­lec­ción.

Al­gu­nas apro­xi­ma­cio­nes pa­ra en­ten­der la pre­sión: ¿Se­rá la he­ren­cia de tan­tos años sin tí­tu­los? Ar­gen­ti­na no es cam­peón del mun­do des­de ha­ce 31 años ni ga­na la Co­pa Amé­ri­ca des­de ha­ce 24 años.

Las dos me­da­llas de oro (2004 y 2008) aso­man co­mo lo­gros (in­jus­ta­men­te) es­ca­sos en la mi­ra­da ge­ne­ral. ¿Se­rá el sín­dro­me de las fi­na­les

per­di­das? Es­ta ge­ne­ra­ción lle­gó a las fi­na­les del úl­ti­mo Mun­dial y de las úl­ti­mas dos Co­pas Amé­ri­ca. Gran­des cam­pa­ñas. Dos de­rro­tas por pe­na­les y una en el alar­gue en el día de­ci­si­vo. No al­can­zó pa­ra el re­co­no­ci­mien­to. Sí, pa­ra que en el am­bien­te que ro­dea a la Se­lec­ción -des­de los hin­chas y la pren­sa has­ta los más ín­ti­mos alle­ga­dos­se ge­ne­ra­ra una suer­te de es­tig­ma, que per­ma­ne­ce, que si­gue cre­cien­do. Re­sul­ta in­só­li­to o ri­dícu­lo, pe­ro su­ce­de: Gon­za­lo Hi­guaín -go­lea­dor ré­cord del cal­cio, fút­bol de de­fen­sas bra­ví­si­mas- es tra­ta­do en nues­tro país co­mo un pa­ra­dig­ma de la im­pre­ci­sión. Es lí­der de las car­ga­das en el pa­ra­le­lo mun­do de los me­mes. ¿Se­rá que la Se­lec­ción no es ca­paz de co­bi­jar tan­to fút­bol jun­to? Ape­nas con Mar­tino; ja­más con Bau­za; nun­ca aún con Sam­pao­li el equi­po na­cio­nal lo­gró te­ner un pa­trón de jue­go ca­paz de fa­ci­li­tar tan­tas ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les. Sin so­por­te co­lec­ti­vo no hay pa­raí­so. ¿ Se­rá cier­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar ad­ver­si­da­des? Los cracks de los clu­bes no son cracks cuan­do se cam­bian de ca­mi­se­ta y jue­gan pa­ra la Se­lec­ción. Lucen ata­dos, in­có­mo­dos, preo­cu­pa­dos. Co­mo si el con­tex­to y las cir­cuns­tan­cias los de­vo­ra­ran. Hay se­lec­cio­na­dos que se agran­dan en las ma­las (co­mo Ita­lia cam­peón en 1982 y 2006, con plan­te­les de­nos­ta­dos por to­dos) y otros que tro­pie­zan. La Se­lec­ción de es­tos días pa­re­ce pre­sa de es­ta se­gun­da op­ción. ¿Se­rán to­das es­tas ra­zo­nes jun­tas? Tal vez...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.