Có­mo ge­ne­rar in­gre­sos lue­go del adiós de Del Po­tro a la Co­pa Da­vis

La AAT diagrama una es­tra­te­gia de mar­ke­ting y co­mer­cial para lo­grar un pre­su­pues­to anual de 4 mi­llo­nes de dó­la­res.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

Ar­gen­ti­na, na­da me­nos que el cam­peón vi­gen­te de la Co­pa Da­vis, tie­ne un te­nis que es “muy fuer­te en lo de­por­ti­vo pe­ro no en lo eco­nó­mi­co”. Al me­nos así lo afir­mó Die­go Gu­tié­rrez, vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Te­nis (AAT), an­te Cla­rín. Lla­ma la aten­ción tam­bién que es­te in­te­gran­te de la “me­sa chi­ca” del Con­se­jo Di­rec­ti­vo que con­du­ce Ar­man­do Cer­vo­ne, jun­to al vi­ce pri­me­ro Da­niel Fi­dal­go, di­ga que la Aso­cia­ción es “aus­te­ra”. ¿Por qué? Por­que la en­ti­dad tie­ne un pre­su­pues­to anual de 1.500.000 dó­la­res, que le lle­ga a tra­vés del Es­ta­do na­cio­nal y de la Ciudad de Bue­nos Ai­res, y tam­bién gra­cias a un gru­po de diez em­pre­sas pri­va­das que apor­tan apro­xi­ma­da­men­te en­tre un 70 y un 75 por cien­to de ese di­ne­ro. Un mon­to que, di­cen, pre­ten­de au­men­tar­se al me­nos has­ta lle­gar a los 4 mi­llo­nes.

Siem­pre se sos­tu­vo que la Da­vis es el ter­mó­me­tro de la salud eco­nó­mi­ca de la AAT y que cuan­tas más se­ries jue­gue Ar­gen­ti­na como lo­cal, el be­ne­fi­cio para su te­so­re­ría se­ría ma­yor por la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar aus- pi­cian­tes na­cio­na­les y por la ven­ta de entradas. Sin em­bar­go, la di­ri­gen­cia pre­ten­de en­te­rrar esa afir­ma­ción, pro­po­nien­do que el di­ne­ro sal­ga de pro­yec­tos in­te­gra­les que trabaja en con­jun­to con Play Pa­ta­go­nia.

¿Qué es Play Pa­ta­go­nia? Una agen­cia de co­mer­cia­li­za­ción y de mar­ke­ting de­por­ti­vo que con­du­cen Ro­dri­go Ron­ce­ro y Pe­dro Ledesma y que des­em­bar­có en el te­nis en di­ciem­bre de 2016. Ron­ce­ro y Ledesma ju­ga­ron al rugby y los dos coin­ci­die­ron en el pues­to de pi­lar. El pri­me­ro es el más re­co­no­ci­do, por­que fue uno de los Pu­mas de bron­ce del Mun­dial de Fran­cia 2007 y por aque­llos años fue con­si­de­ra­do como uno de los me­jo­res primera lí­neas del mun­do. El se­gun­do es el her­mano de Ma­rio, un hoo­ker de ex­cep­ción en aquel se­lec­cio­na­do que hi­zo historia gran­de.

Play Pa­ta­go­nia, que tie­ne ba­jo su ór­bi­ta la co­mer­cia­li­za­ción de los ac­ti­vos de la AAT (Co­pas Da­vis y Fed, interclubes y com­pe­ten­cias de me­no­res, en­tre otros), lle­gó para ocu­par el lu­gar de Ha­vas, la agen­cia que te­nía un con­ve­nio fir­ma­do has­ta fi­nes de 2018 y que la pro­pia AAT de­ci­dió rom­per de ma­ne­ra uni­la­te­ral, pa­gan­do las con­se­cuen­cias de esa de­ci­sión con una fuer­te in­dem­ni­za­ción.

De todos mo­dos, pa­sa­do el “dul­ce” 2016, la AAT y Play Pa­ta­go­nia es­tán an­te un contexto di­fe­ren­te des­pués de la his­tó­ri­ca co­ro­na­ción en Za­greb, por­que más allá de lo que su­ce­da hoy en As­ta­na, Juan Mar­tín Del Po­tro ya no ju­ga­rá la Da­vis. Por eso el ob­je­ti­vo es dia­gra­mar una es­tra­te­gia co­mer­cial y de mar­ke­ting sin la po­ten­te pre­sen­cia del tan­di­len­se.

Se di­ce, de todos mo­dos, que hay bue­nas se­ña­les en lo que es­tá por ve­nir. Si Ar­gen­ti­na per­ma­ne­ce en el Gru­po Mun­dial en 2018 y jue­ga de lo­cal en la primera ron­da, exis­ten pla­zas en el In­te­rior que es­tán in­tere­sa­das en re­ci­bir esa hi­po­té­ti­ca se­rie. No ocu­rrió lo mis­mo es­te año con­tra Ita­lia, cuan­do el Par­que Sarmiento fue la primera y úni­ca op­ción que tu­vie­bli­cos, ron los di­ri­gen­tes para co­men­zar la de­fen­sa del tí­tu­lo.

El di­ne­ro es­ta­tal, en es­te ca­so de par­te de una pro­vin­cia, y, como con­se­cuen­cia di­rec­ta, el ré­di­to po­lí­ti­co que esa lo­ca­lía pue­de re­pre­sen­tar para el go­ber­na­dor de turno fue un co­mún de­no­mi­na­dor de la Da­vis tal vez desde que se pro­du­jo el ti­ro­neo en­tre Bue­nos Ai­res (Da­niel Scio­li) y Cór­do­ba (Juan Schia­ret­ti) para la inol­vi­da­ble fi­nal de 2008 per­di­da con Es­pa­ña.

Más allá de Del Po­tro, otro pun­to en el que tra­ba­jan ac­ti­va­men­te am­bos so­cios es tra­tar de re­sol­ver la deu­da que el Es­ta­do na­cio­nal tie­ne desde 2015 con la AAT por 7.500.000 pe­sos. O, para ser más exac­tos, desde los tiem­pos del kirch­ne­ris­mo (ju­lio de ese año), que fue cuan­do se ju­gó en Tec­nó­po­lis la se­rie con­tra Ser­bia por los cuar­tos de fi­nal.

Los di­ri­gen­tes con­fían en el com­pro­mi­so que al­gu­na vez les hi­zo Her­nán Lom­bar­di, el ti­tu­lar del Sis­te­ma Fe­de­ral de Me­dios y Con­te­ni­dos Pú- para re­cu­pe­rar ese di­ne­ro y ase­gu­ran que todo se com­pli­có por­que fue di­fí­cil documentar aque­llas ne­go­cia­cio­nes.

Con ese di­ne­ro se po­drían en­ca­rar los dos pro­yec­tos más im­por­tan­tes que tie­ne por de­lan­te la AAT: re­for­mu­lar los sis­te­mas de com­pe­ten­cia de los me­no­res, ins­ta­lan­do el es­pí­ri­tu de gru­po que se des­pren­de de la “ba­ja­da de lí­nea” pre­go­na­da por el pro­pio equi­po de la Co­pa Da­vis, y lle­var a la ma­yor ex­pre­sión los interclubes, con la crea­ción de una liga que se lla­ma­rá Su­per Te­nis.

El te­nis ar­gen­tino es­tá fren­te a un mo­men­to de cam­bios. Sin Del Po­tro y con una re­no­va­ción ne­ce­sa­ria, con di­ne­ro que no so­bra y con un plan de re­cu­pe­ra­ción que in­clu­ye el uso del mar­ke­ting para la co­mer­cia­li­za­ción de un pro­duc­to exi­to­so pe­ro tam­bién en­de­ble al mis­mo tiem­po. An­te todo es­to, mu­cho de lo que su­ce­da en As­ta­na po­drá mar­car la tendencia de los meses que ven­drán.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Se lo ex­tra­ña­rá. Juan Mar­tín Del Po­tro era un imán para la gen­te y para los spon­sors.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.