Es­tu­dian­tes mos­tró una efi­ca­cia le­tal y apa­bu­lló a Tem­per­ley

El “Pin­cha” co­men­zó el ci­clo de Ber­nar­di con un pri­mer tiem­po de­mo­le­dor. La reac­ción lo­cal no al­can­zó.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Wal­ter Da­niel Rai­ño wraino@cla­rin.com

Lo ha­brá leí­do y es­cu­cha­do cien­tos de ve­ces, con ese fer­vor im­pues­to por el siem­pre li­bre­pen­sa­dor fut­bo­le­ro que lo avi­zo­ra to­do en su há­bi­tat tri­bu­ne­ro jun­to con el va­lor agre­ga­do de una sen­ten­cia irre­fu­ta­ble: téc­ni­co

que de­bu­ta, ga­na. Y sí, se dio otra vez. Lo sa­bo­reó ayer Lu­cas Ber­nar­di, con un co­mien­zo ideal de ci­clo en Es­tu­dian­tes, que ela­bo­ró una con­clu­yen­te vic­to­ria por 3-0 an­te un Tem­per­ley des­di­bu­ja­do y al que le cos­tó más de un tiem­po es­bo­zar una reac­ción.

El re­sul­ta­do, por sí mis­mo, es elo­cuen­te. Más si se en­tien­de que los dos pri­me­ros go­les se con­vir­tie­ron en ape­nas tres mi­nu­tos de jue­go. Un re-

me­do de aque­lla pu­bli­ci­dad de los años ‘70 del ca­lo­ven­tor que ex­pli­ci­ta­ba “en tres mi­nu­tos ca­len­ta­mos el am­bien­te”. Va­ya que se cor­po­ri­zó en Tur­de­ra, por­que fue el en­vión per­fec­to pa­ra un equi­po que en­gra­nó sus pie­zas des­de el va­mos y ca­len­tó mo­to­res al pun­to jus­to pa­ra con­cre­tar otro gol cuan­do las agu­jas del re­loj ape­nas lle­ga­ban a mar­car 16 mi­nu­tos. A esa al­tu­ra, par­ti­do li­qui­da­do.

Cu­rio­sa­men­te, el pri­mer gol se ini­ció al fra­ca­sar el pri­mer avan­ce de Tem­per­ley. Pe­lo­ta re­cu­pe­ra­da por Fa­cun­do Sán­chez del fa­lli­do in­ten­to de Emi­li­ano Ozu­na pa­ra un con­tra­ata­que le­tal, con un des­plie­gue in­men­so de Juan Fer­ney Ote­ro pa­ra su­pe­rar la mar­ca de Wi­lliams Riveros, me­ter­le un ca­ño a Gas­tón Agui­rre y cul­mi­nar la ju­ga­da con una de­fi­ni­ción im­pe­ca­ble al pi­car la pe­lo­ta en el mano a mano an­te Jo­sué Aya­la.

El se­gun­do gol co­men­zó con un pe­lo­ta­zo lar­go y fron­tal de Lean­dro de­sá­ba­to, amor­ti­guó la pe­lo­ta Juan Fer­ney Ote­ro -ga­nán­do­le la po­si­ción al pa­ra­gua­yo Riveros- y Pa­blo Lu­güer­cio tu­vo la pa­cien­cia pa­ra pa­rar­la y co­lo­car­la jun­to al pa­lo iz­quier­do.

En el ter­ce­ro has­ta la for­tu­na ayu­dó tras la do­ble pi­fia de Lu­güer­cio y Zu­qui por­que an­te una de­fen­sa des­orien­ta­da

apa­re­ció bien ubi­ca­do Gas­tón Fer­nán­dez pa­ra sa­car un re­ma­te cru­za­do ha­cia el pa­lo iz­quier­do.

Mé­ri­to de los ju­ga­do­res, que in­ter­pre­ta­ron el men­sa­je que les dio el fla­man­te en­tre­na­dor, que so­lo tu­vo dos en­tre­na­mien­tos pa­ra cam­biar­le la men­ta­li­dad a un equi­po que ve­nía en ba­ja por la eli­mi­na­ción de la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na y un co­mien­zo de tor­neo du­bi­ta­ti­vo. Mé­ri­to tam­bién del DT, por­que se ani­mó a ajus­tar de­ta­lles y mo­di­fi­car el tri­den­te ofen­si­vo, con la in­clu­sión de Gas­tón Fer­nán­dez (suel­to, con li­ber­tad pa­ra mo­ver­se co­mo un fal­so nue­ve) jun­to con el co­lom­biano Ote­ro y Lu­güer­cio, en re­em­pla­zo de Ma­riano Pa­vo­ne (au­tor del gol en la de­rro­ta 3-1 an­te San Lorenzo), re­le­ga­do al ban­co y sin ser la op­ción via­ble en los tres cam­bios. Una efi­ca­cia apa­bu­llan­te. Esa di­fe­ren­cia le dio a Es­tu­dian­tes la tran­qui­li­dad pa­ra agru­par­se, or­de­nar­se y mo­ver la pe­lo­ta. Fue­ron tres go­les,

pu­die­ron ser más. En el cie­rre de la eta­pa, Jo­sué Aya­la se lu­ció pri­me­ro al ta­par­le un en­vío de Gas­tón Fer­nán­dez -tu­vo tiem­po y es­pa­cio pa­ra fre­nar, aco­mo­dar­se y re­ma­tar- y lue­go con­te­ner aba­jo, so­bre el pa­lo iz­quier­do, el tiro li­bre de Fer­nan­do Zu­qui.

Tem­per­ley acu­só el im­pac­to de no­caut, mo­di­fi­có su plan­teo tác­ti­co (los dos cen­tra­les se que­da­ron en el fon­do con De Cian­cio re­tra­sa­do, el res­to se ade­lan­tó) y con el in­gre­so de Mar­cos Fi­gue­roa se pro­pu­so ser más au­daz y agre­si­vo. No clau­di­có en su bús­que­da, pe­ro ca­re­ció de pro­fun­di­dad.

Tu­vo el lo­cal sus chan­ces: Lean­dro De­sá­ba­to des­pe­jó en la lí­nea tras el ca­be­za­zo de Ra­mi­ro Cos­ta; otro ca­be­za­zo de Sán­chez So­te­lo se fue cer­qui­ta; el re­ma­te de Fi­gue­roa se es­tre­lló en la ba­se del pa­lo iz­quier­do y An­dú­jar, con su mano de­re­cha, abor­tó el ca­be­za­zo al gol de Sán­chez So­te­lo.

Sin el pro­ta­go­nis­mo ini­cial, Es­tu­dian­tes con­tro­ló la si­tua­ción, de­jó co­rrer los mi­nu­tos y, al ca­bo, fes­te­jó.

FOTOBAIRES

To­da la bo­ca lle­na de gol. El “Pa­ya­so” Pa­blo Lu­güer­cio gri­ta bien fuer­te jun­to a otro de los ar­ti­lle­ros: el co­lom­biano Juan Fer­ney Ote­ro. Es­tu­dian­tes fes­te­jó por tri­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.