Los All Blacks, la ma­yor mues­tra de po­der co­lec­ti­vo y ca­li­dad in­di­vi­dual

Son he­re­de­ros de una enor­me tra­di­ción. Y des­de ha­ce seis años do­mi­nan la es­ce­na del rugby mun­dial.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Ma­riano Ryan mr­yan@cla­rin.com

En el fa­bu­lo­so li­bro “Le­ga­do”, Ja­mes Kerr se me­tió en las tri­pas de los All Blacks pa­ra en­ten­der por què son lo que son. O, di­cho de otra ma­ne­ra, pa­ra des­ci­frar por qué se trans­for­ma­ron en uno de los me­jo­res ex­po­nen­tes del de­por­te de to­dos los tiem­pos (acla­ra­ción im­por­tan­te: no só­lo del rugby). Pa­ra em­pe­zar con su te­sis, Kerr, un pre­mia­do director crea­ti­vo y con­sul­tor de mar­cas ade­más de exi­to­so es­cri­tor, hi­zo re­fe­ren­cia en esas pá­gi­nas al ini­cio de to­do: una de­rro­ta aplas­tan­te contra Su­dá­fri­ca por el vie­jo Tres Na­cio­nes. Pa­ra un equi­po que vi­viió ca­si to­da su historia en sin­to­nía con el éxi­to y con el ma­yor ín­di­ce de vic­to­rias del de­por­te mun­dial -só­lo com­pa­ra­ble al Dream Team-, aque­llo fue un de­sas­tre. En­ton­ces Graham Henry, el crea­dor de es­ta ver­sión fan­tás­ti­ca del se­lec­cio­na­do neo­ce­la­nés que su­po me­jo­rar su su­ce­sor, Ste­ve Han­sen, pu­so ma­nos a la obra en­se­gui­da y ape­ló a una pro­pues­ta con­tun­den­te pa­ra sus ju­ga­do­res re­su­mi­da en una má­xi­ma: “Me­jo­res per­so­nas ha­cen me­jo­res All Blacks”. Es que nun­ca na­die se pu­so esa mí­ti­ca ca­mi­se­ta ne­gra só­lo por ser un muy buen rug­bier. Só­lo el ta­len­to no ha­ce a un All Black; por eso el se­cre­to del equi­po con­sis­te en mez­clar un gran ta­len­to con una gran per­so­na­li­dad y lue­go, con el tiem­po, esa com­bi­na­ción con­ver­ti­rá a un muy buen ju­ga­dor en un me­jor ju­ga­dor. Pa­re­ce sim­ple. No lo es.

Henry es con­si­de­ra­do el pa­dre de la re­cons­truc­ción neo­ce­lan­de­sa. El, jun­to a Ri­chie McCaw, el ca­pi­tán que se re­ti­ró con to­da la glo­ria tras le­van­tar la Co­pa Wi­lliam Webb Ellis en el Mun­dial 2015, for­ma­ron una du­pla exi­to­sí­si­ma des­pués del fra­ca­so de Fran­cia 2007. Am­bos se de­ci­die­ron a for­ta­le­cer la iden­ti­dad de los All Blacks ha­cien­do pri­me­ro una gran au­to­crí­ti­ca. El ca­mino ha­cia la con­quis­ta del tí­tu­lo de 2011 fue siem­pre pa­ra arri­ba y prác­ti­ca­men­te una de­can­ta­ción de aque­lla ac­ti­tud.

Li­be­ra­dos del pe­so de la mo­chi­la que sig­ni­fi­ca­ron esos 24 años sin tí­tu­los, Han­sen se hi­zo car­go del equi­po el 15 de di­ciem­bre de 2011. Y to­do fue pa­ra me­jor. El era la pie­za cla­ve que ne­ce­si­ta­ban los All Blacks en ese momento. Les su­mó cal­ma e in­te­li­gen­cia y ade­más con­tó con ju­ga­do­res pri­me­ra cla­se co­mo Kie­ran Read, Bro­die Re­ta­llick, Ben y Aa­ron Smith, Ju­lian Sa­vea y el pro­pio McCaw. En­ton­ces Nue­va Ze­lan­da se con­vir­tió en el con­jun­to com­ple­to que es hoy, en la sín­te­sis más aca­ba­da de la per­fec­ción. En lo tác­ti­co, Han­sen só­lo hi­zo al­gu­nos pe­que­ños ajus­tes co­mo el me­jor uso del kick pa­ra abrir las de­fen­sas más ce­rra­das. Sin la po­ten­cia de los for­wards sud­afri­ca­nos o la ver­sa­ti­li­dad de los backs aus­tra­lia­nos, el res­to lo ha­cen los in­tér­pre­tes. Mar­cos Ayer­za, uno de los me­jo­res pi­la­res ar­gen­ti­nos de to­dos los tiem­pos, con­tó al­gu­na vez que Henry, cuan­do co­la­bo­ró con el staff de San­tia­go Phe­lan de ca­ra al Mun­dial 2011, les di­jo a los ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos que “cuan­do al­guien eli­ge a un All Black lo ha­ce por­que es el que to­ma las me­jo­res de­ci­sio­nes en un par­ti­do. Y jus­ta­men­te el he­cho de to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes es lo que di­fe­ren­cia a un ju­ga­dor de eli­te”.

Más allá de cues­tio­nes fi­lo­só­fi­cas y de­por­ti­cas, hay que des­ta­car có­mo se for­ma un All Black. El re­co­rri­do de un rug­bier neo­ce­lan­dés pa­ra lle­gar a su se­lec­cio­na­do co­mien­za en­ton­ces en el club, pe­ro en el co­le­gio se­cun­da­rio arran­ca la bús­que­da de ta­len­tos con un sis­te­ma de be­cas al es­ti­lo de las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. De allí sa­lió, por ejem­plo, Rie­ko Ioa­ne, la úl­ti­ma jo­ya. “El fí­si­co es im­por­tan­te, por su­pues­to. En Nue­va Ze­lan­da to­dos los jó­ve­nes que jue­gan al rugby van al gim­na­sio en su eta­pa de de­sa­rro­llo pe­ro lo más im­por­tan­te son las des­tre­zas”, ase­gu­ra cual­quier for­ma­dor neo­ce­lan­dés de cual­quier club neo­ce­lan­dés. Y allí ya apa­re­ce uno de los pri­me­ros se­cre­tos del rugby de es­te país: cual­quie­ra, sea pi­lar o aper­tu­ra, ma­ne­ja a la per­fec­ción el ABC del rugby en lo que a con­cep­tos bá­si­cos se re­fie­re. Y esa cua­li­dad vie­ne, ca­si, des­de que los chi­cos to­can una pe­lo­ta ova­la­da por pri­me­ra vez.

La sín­te­sis de to­da esa historia enor­me del rugby de un país dio otra mues­tra de su cla­se en Vé­lez. Los Pu­mas lo pa­de­cie­ron una vez más. Los hin­chas ar­gen­ti­nos lo dis­fru­ta­ron. Co­mo siem­pre.

Ser All Black es un pri­vi­le­gio y, a ve­ces, un pe­so. Es sa­ber que na­die es más gran­de que el equi­po”. Ri­chie McCaw ex ca­pi­tán de Nue­va Ze­lan­da

GUI­LLER­MO RO­DRÍ­GUEZ

Ka­pa o Pan­go. TJ Pe­re­na­ra, len­gua afue­ra, gran­des ta­tua­jes y ojos bien abier­tos, li­de­ró el ha­ka, el tra­di­cio­nal gri­to de gue­rra mao­rí, ape­nas con­clui­dos los him­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.