A Los Pu­mas les sa­lió po­co y na­da en un año que em­pie­za a ser una pe­sa­di­lla

Nue­va Ze­lan­da lo de­fi­nió en el pri­mer tiem­po cuan­do el lo­cal no hi­zo na­da de lo que ha­bía pla­ni­fi­ca­do.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Ma­riano Ryan mr­yan@cla­rin.com

En los en­tre­na­mien­tos de la se­ma­na pre­via al cho­que an­te los All Blacks ha­bía una idea ma­dre, un pri­mer ob­je­ti­vo. El pro­pó­si­to bus­ca­do era se­guir cre­cien­do y, de­jan­do atrás de­ci­di­da­men­te los dos par­ti­dos fren­te a Su­dá­fri­ca en los que se ha­bía ju­ga­do muy mal, ra­ti­fi­car en Vé­lez lo bueno que se ha­bía he­cho en New Ply­mouth y en Can­be­rra al me­nos du­ran­te una par­te de am­bos par­ti­dos. Des­pués, pa­ra em­pe­zar a in­ten­tar ir por la ha­za­ña de de­rro­tar al cam­peón del mun­do, ade­más ha­bía que cum­plir una se­rie de pau­tas: for­ta­le­cer­se en el scrum, man­te­ner la dis­ci­pli­na, de­fen­der con co­ra­je y or­den y te­ner un pri­mer tac­kle fir­me pa­ra fre­nar la vio­len­cia con la que acos­tum­bran arran­car los ball ca­rriers (por­ta­do­res de la pe­lo­ta) ad­ver­sa­rios , ser cer­te­ros en las pe­lo­tas aé­reas y en la pre­sión pos­te­rior a los kicks pro­pios, gas­tar la ener­gía en una zo­na ade­lan­ta­da del cam­po pa­ra po­der mar­car pun­tos y ali­men­tar­se con la re­cu­pe­ra­ción de la pe­lo­ta. ¿Qué hi­cie­ron Los Pu­mas de to­do es­to en una no­che mul­ti­tu­di­na­ria de Vé­lez? Po­co y na­da. Por eso la de­rro­ta por 36 a 10 an­te los All Blacks. Pe­ro, so­bre to­do, por eso la de­cep­ción que em­pe­zó a ma­ni­fes­tar­se ca­si des­de la mi­tad del pri­mer tiem­po cuan­do Nue­va Ze­lan­da sa­có una ven­ta­ja de 26 pun­tos que ter­mi­nó sien­do de­ci­si­va en el de­sa­rro­llo del res­to del par­ti­do.

Los All Blacks sa­lie­ron a ju­gar sa­bien­do que ya eran los cam­peo­nes del Rugby Cham­pions­hip. Y tam­bién sa­lie­ron a dar es­pec­tácu­lo. Prue­ba de ello fue el pri­mer try que con­si­guie­ron a los 6 mi­nu­tos por in­ter­me­dio de Kie­ran Read que co­ro­nó una ju­ga­da for­mi­da­ble en la que Naho­lo em­pe­zó a des­nu­dar las fa­len­cias en el tac­kle de los ar­gen­ti­nos an­tes de ce­der­le la pe­lo­ta al oc­ta­vo pa­ra que apo­ya­ra. El ace­le­ra­dor lo man­tu­vo apre­ta­do el ga­na­dor has­ta el se­gun­do try de Read, que llegó tras una ge­nia­li­dad de Beau­den Ba­rrett, quien le ce­dió la pe­lo­ta a McKen­zie pa­ra que rom­pie­ra la de­fen­sa y ha­bi­li­ta­ra a su ca­pi­tán. A par­tir de ese momento dio la sen­sa­ción de que Nue­va Ze­lan­da co­men­zó a pen­sar en otra co­sa. O me­jor di­cho: pa­re­ció que Nue­va Ze­lan­da se de­ci­dió a es­pe­rar que pa­sa­ran los mi­nu­tos pa­ra ce­le­brar sa­bien­do siem­pre que, cuan­do lo dis­pu­sie­ra, Los Pu­mas ter­mi­na­rían dan­do ven­ta­jas en su de­fen­sa vul­ne­ra­ble.

Pa­ra el se­lec­cio­na­do fue un pri­mer tiem­po muy ma­lo. Sin tac­kle (se fa­lla­ron 31 en to­do el par­ti­do) y con in­dis­ci­pli­na (13 pe­na­les en contra). Na­da sa­lió. Mu­chos en­tra­ron ner­vio­sos. Y los lí­de­res no apa­re­cie­ron pa­ra cal­mar los áni­mos más ca­lien­tes co­mo el de La­va­ni­ni, que vol­vió a ser amo­nes­ta­do tras un vio­len­to gol­pe (car­gó sin el uso de los bra­zos) a Wi­lliams. Pa­ra col­mo muy pron­to tu­vo que de­jar la can­cha Cu­be­lli, a quien Da­niel Hour­ca­de le ha­bía da­do la res­pon­sa­bi­li­dad de la ti­tu­la­ri­dad en la con­duc­ción del equi­po jun­to a Sán­chez. El me­dio scrum se le­sio­nó (Lan­da­jo, su re­em­pla­zan­te, no fue la so­lu­ción) y el tucumano, sal­vo un par de kicks al touch bien eje­cu­ta­dos, no pu­do ha­cer ju­gar al equi­po las po­cas ve­ces que tu­vo la pe­lo­ta.

Ya en la se­gun­da mi­tad, con más amor pro­pio que rugby, Los Pu­mas se ani­ma­ron. Y lle­ga­ron con sus­pen­so al try de Juan Ma­nuel Le­gui­za­món. Pe­ro, co­mo en el pri­mer tiem­po, siem­pre los All Blacks tu­vie­ron el con­trol. Y así se llegó a la di­fe­ren­cia fi­nal de 26 pun­tos, la más am­plia en Ar­gen­ti­na an­te ese ri­val des­de el debut en el Rugby Cham­pions­hip, un tor­neo que pa­só del sue­ño a la pe­sa­di­lla. Por acier­tos aje­nos pe­ro por (mu­chos) erro­res pro­pios tam­bién.

GUI­LLER­MO RO­DRI­GUEZ ADA­MI

Só­lo el co­ra­je. En­tre Ioa­ne y McKen­zie de­tie­nen el ata­que de Matías Or­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.