In­de­pen­dien­te jus­ti­fi­có ese triun­fo que tan­to ne­ce­si­ta­ba re­en­con­trar

El gol lo con­vir­tió Ma­xi­mi­li­ano Me­za, tras un cór­ner. La fi­gu­ra fue Jo­nás Gu­tié­rrez, ju­gan­do co­mo la­te­ral.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel Ave­lla­ne­da da­ve­lla­ne­da@cla­rin.com

Esa re­cons­truc­ción que acom­pa­ña Ariel Ho­lan ne­ce­si­ta afir­mar los ci­mien­tos a tra­vés de los éxi­tos. Lo di­jo el en­tre­na­dor, ar­qui­tec­to del fút­bol rojo, ha­ce ape­nas unos días, cuan­do Al­si­na y Bo­chi­ni em­pe­za­ba a ser una au­tén­ti­ca su­cur­sal del in­fierno y se avi­va­ba el fue­go de la im­pa­cien­cia. “Si no lo­gra­mos un tí­tu­lo es­te se­mes­tre no nos te­ne­mos que frus­trar. In­de­pen­dien­te se es­tá po­nien­do de pie, hon­ra sus deu­das y las afron­ta. No­so­tros so­mos muy com­pe­ti­ti­vos y, de a po­co, va­mos a ir con­si­guien­do los lo­gros de­por­ti­vos que to­dos que­re­mos. Pe­ro no nos te­ne­mos que apre­su­rar”.

El men­sa­je ba­jó des­pués de tres de­rro­tas en sie­te días, eli­mi­na­ción de la Co­pa Ar­gen­ti­na in­clui­da. Fue la peor se­ma­na del ci­clo del téc­ni­co que lle­gó en di­ciem­bre con la me­ta de res­ca­tar la vie­ja esen­cia de In­de­pen­dien­te. Si has­ta le pi­dió a sus fut­bo­lis­tas que al­za­ran los bra­zos, con el ca­pi­tán por de­lan­te del res­to, un re­vi­val del em­ble­má­ti­co sa­lu­do de las dé­ca­das del se­sen­ta y se­ten­ta, cuan­do em­pe­zó a cor­po­ri­zar­se en el Rey de Co­pas.

Pe­ro ha­ce tres lus­tros que In­de­pen­dien­te no da una vuel­ta olím­pi­ca a ni­vel lo­cal -la ex­cep­ción in­ter­na­cio­nal es la Sudamericana 2010-, tu­vo que su­frir un des­cen­so, y al hin­cha le cues­ta su­bir­se al dis­cur­so de Ho­lan. En­ton­ces, ne­ce­si­ta­ba re­en­con­trar­se con el triun­fo en el atar­de­cer de Ave­lla­ne­da. Y con el gol. Por­que an­te La­nús y Go­doy Cruz ha­bía fal­ta­do con­tun­den­cia. Lo con­si­guió an­te Vé­lez, un equi­po car­ga­do de pi­bes, al­gu­nos de ellos muy ta­len­to­sos, co­mo Ma­tías Var­gas y Ma­xi­mi­li­ano Ro­me­ro, pe­ro adic­to al pe­lo­ta­zo. Y que­dó cor­to el re­sul­ta­do. Si no hu­bie­ra si­do por Alan Ague­rre y los pa­los, el triun­fo rojo ha­bría si­do más hol­ga­do.

In­de­pen­dien­te ge­ne­ró pe­li­gro, más allá de esos pri­me­ros vein­te mi­nu­tos en los que le cos­tó pe­ne­trar en el área de Vé­lez. Con dos vo­lan­tes cen­tra­les que con­tie­nen, la vía de lle­ga­da es­tá en las ban­das. Con la­te­ra­les pun­zan­tes y tres me­dia­pun­ta que ro­tan po­si­cio­nes. No obs­tan­te, fue Jo­nás, fun­da­men­tal­men­te, el que con­du­jo al equi­po, des­equi­li­bran­do per­ma­nen­te­men­te por de­re­cha, de­jan­do ex­pues­tos a Brian Cu­fré y Faus­to Gri­llo. Co­mo el Gal­go que su­po ser en sus tiem­pos de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na, Gu­tié­rrez ga­nó ca­da vez que en­ca­ró. Y des­nu­dó la len­ti­tud y li­mi­ta­ción de los men­cio­na­dos de­fen­so­res vi­si­tan­tes. Chi­cos de 20 y 24 años, res­pec­ti­va­men­te, que no pu­die­ron fre­nar al ve­te­rano de 34 cum­pli­dos en ju­lio.

Ne­ce­si­ta­ba ayu­da Jo­nás. Por eso Ma­xi­mi­li­ano Me­za se vol­có de la izquierda a la de­re­cha. Mar­tín Be­ní­tez se mu­dó de ca­rril. En el me­dio, Eze­quiel Bar­co fue Bar­qui­to. No gra­vi­tó. Por afue­ra, con Gu­tié­rrez y Me­za, ge­ne­ró dos cla­ras. Sin em­bar­go, Ague­rre le aho­gó el gri­to a Ni­co­lás Ta­glia­fi­co. El tra­ve­sa­ño tam­bién le ne­gó el gol al ca­pi­tán. En el re­bo­te, el ar­que­ro vol­vió a res­pon­der an­te Lean­dro Fer­nán­dez, la re­fe­ren­cia del área que le­jos es­tu­vo de ser un ju­ga­dor es­tá­ti­co.

Vé­lez, que só­lo ha­bía mos­tra­do al­gu­na pin­ce­la­da de Var­gas, res­pi­ró en el me­dio de la tor­men­ta. Pe­ro esas nu­bes ne­gras que cu­brie­ron el Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca fue­ron to­do un pre­sa­gio de su des­tino en el se­gun­do tiem­po. Ape­nas arran­có , Gas­tón Sil­va re­ma­tó un ti­ro de es­qui­na que no se trans­for­mó en un gol olím­pi­co por­que se es­tre­lló en el pa­lo. Y en el si­guen­te ti­ro de es­qui­na, Bar­co me­tió la pe­lo­ta en el co­ra­zón del área, Me­za an­ti­ci­pó a Gri­llo y fu­si­ló a Ague­rre.

Omar De Fe­lip­pe, vie­jo co­no­ci­do en Ave­lla­ne­da, des­ar­mó el do­ble cin­co tras el gri­to rojo. Pe­ro Del­ga­di­llo no in­flu­yó. Tam­po­co, An­dra­da, sus­ti­tu­to de Ber­ges­sio, run­di­men­ta­rio, ajeno a su pa­sa­do de gran­des li­gas, sin pre­sen­cia pa­ra im­po­ner­se en los re­bo­tes. Y se afir­mó ca­da vez más la de­fen­sa lo­cal, sos­te­ni­da por la­te­ra­les con ida y vuel­ta y cen­tra­les fir­mes. Ca­si no tu­vo ta­rea Mar­tín Cam­pa­ña.

In­de­pen­dien­te de­bió ce­rrar an­tes el par­ti­do. Por el cre­ci­mien­to de Be­ní­tez -lue­go re­em­pla­za­do por Sán­chez Mi­ño- y por­que pi­só el área mu­cho más que Vé­lez. Hu­bie­ra si­do in­jus­to que se le es­ca­pa­ra el triun­fo -al me­nos ayer- en el me­dio de es­ta res­tau­ra­ción ro­ja que in­ten­ta Ho­lan.

JUAN FOGLIA

En­tre el do­lor y la ale­gría. En la ju­ga­da pre­via a su gol, Ma­xi Me­za su­frió un gol­pe y pen­só que te­nía una le­sión. Alan Fran­co lo abra­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.