Pue­de más la de­silu­sión que las ga­nas de eli­mi­nar a Mes­si y Cía.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Adrián Ma­la­desky ama­la­desky@cla­rin.com

Aquí, en la muy be­lla Qui­to, ciu­dad en la que Da­niel Pas­sa­re­lla eter­ni­zó la fra­se "la pe­lo­ta no do­bla" el 2 de ju­nio de 1996 (de­rro­ta 2 a 0) no hay se­ña­les de ver­du­gos an­sio­sos ni ven­ga­do­res anó­ni­mos. Más bien, do­mi­na cier­ta in­di­fe­ren­cia ha­cia Ar­gen­ti­na y un sen­ti­mien­to de de­silu­sión y amar­gu­ra ha­cia Ecua­dor. Sin in­ten­tar com­pa­rar­se con las fe­bri­les en­cues­ta­do­ras que tan­to tra­ba­jo tie­nen por es­tos días en nues­tro país, ese se­ría el re­sul­ta­do de una in­for­mal com­pul­sa por las ca­lles de es­ta co­lo­nial or­be. El es­ta­dio Olím­pi­co Atahual­pa es­ta­rá lleno de to­das for­mas el mar­tes, ya que las 35.489 en­tra­das se ago­ta­ron cuan­do la se­lec­ción lo­cal aún te­nía chan­ces de pe­lear un lu­gar en Ru­sia.

Pe­ro la de­cep­ción ha­cia un equi­po que ga­nó los pri­me­ros cua­tro par­ti­dos de es­ta edi­ción (2-0 a Ar­gen­ti­na y Bo­li­via; 2-1 a Uru­guay y 3-1 a Ve­ne­zue­la) y que en 2017 no su­mó nin­guno de los 15 pun­tos que tu­vo en jue­go es vi­si­ble. La gente de a pie di­ce, se­gún el "tra­ba­jo de cam­po" rea­li­za­do por es­te enviado, que Gus­ta­vo Quin­te­ros no su­po re­no­var el plan­tel a tiem­po, cri­ti­can al To­ño Va­len­cia que bri­lla en el Man­ches­ter Uni­ted co­mo ca­pi­tán y no re­pi­te en la Tri­co­lor (¿les sue­na co­no­ci­do?), sos­tie­nen que si les dan a ele­gir pre­fie­ren que Co­lom­bia se que­de afue­ra y que Ar­gen­ti­na les gus­ta en los Mun­dia­les.

Gente lin­da, en sín­te­sis. Sin áni­mo de en­trar en la his­to­ria por una ven­ta­na. En ri­gor el cli­ma se­mi be­li­co­so lo fo­go­neó un po­co el in­te­ri­no téc­ni­co ar­gen­tino Jorge Cé­li­co "ame­na­zan­do" con una victoria de des­pe­di­da y el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción lo­cal, Car­los Vi­lla­cís, quien des­pi­dió a Quin­te­ros y tam­bién de­cla­ró "Es­tá prohi­bi­do per­der con Ar­gen­ti­na". Los dia­rios di­cen "Tri­co­lor de­ci­di­ría des­tino de Ar­gen­ti­na" o "Ar­gen­ti­na al bor­de de un pre­ci­pi­cio de 2.850 me­tros de al­tu­ra". Y re­pro­du­cen cual­quier de­cla­ra­ción con tin­te dra­má­ti­co, co­mo las de An­gel Cappa. Na­da gra­ve, cla­ro.

Lo cier­to es que hay un mar­ca­do desinterés por el par­ti­do. Sin ir más le­jos, en la puer­ta del es­ta­dio, tres re­ven­de­do­res ofre­cían po­pu­la­res (30 dó­la­res), pla­teas (80) y pal­cos (200), pre­cio si­mi­la­res a los ofi­cia­les. Que­rían sa­car­se los tic­kets de en­ci­ma. Tam­po­co hay mu­cha de­man­da ar­gen­ti­na. De los 4 mil lu­ga­res dis­po­ni­bles en la tri­bu­na vi­si­tan­te, ape­nas se ven­die­ron 500. To­do un sín­to­ma de la in­cer­ti­dum­bre y des­con­fian­za que hay res­pec­to al equi­po nacional que di­ri­ge Jorge Sam­pao­li..

La se­lec­ción de Ecua­dor que re­ci­bi­rá a Mes­si y com­pa­ñía po­co tie­ne que ver con la de los úl­ti­mos me­ses. El ca­pi­tán An­to­nio Va­len­cia es­tá sus­pen­di­do y ade­más hay fuer­tes ru­mo­res de re­nun­cia. Fe­li­pe Cai­ce­do (se­gun­do goleador del ac­tual tor­neo de­trás del uru­gua­yo Edin­son Ca­va­ni) se au­to­ex­clu­yó, En­ner Va­len­cia si­gue le­sio­na­do, el re­tor­na­do Arroyo fue ex­pul­sa­do, Ayo­ví, No­boa y Ale­xan­der Do­mín­guez ni si­quie­ra fue­ron con­vo­ca­dos y Cé­li­co apues­ta a un con­jun­to de ju­ga­do­res del fút­bol lo­cal (22 de 30 en la con­vo­ca­to­ria), con mu­chos de ellos ha­bi­tua­dos a ju­gar en la al­tu­ra. No es un de­ta­lle pa­ra ig­no­rar.

Lle­va on­ce me­ses sin vic­to­rias Ecua­dor, des­de el 15 de no­viem­bre cuan­do su­pe­ró 3-0 a Ve­ne­zue­la. Y es la pri­me­ra vez que que­da eli­mi­na­do an­tes de la úl­ti­ma fe­cha des­de que se jue­ga con es­te sis­te­ma, an­tes de Fran­cia ‘98. Tal vez no ten­gan na­da per­so­nal con­tra Ar­gen­ti­na, pe­ro van a que­rer ga­nar. Eso se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.