“Soy ar­gen­tino has­ta la mé­du­la, pe­ro quie­ro ale­grar al pue­blo ecua­to­riano”

No du­da el ex téc­ni­co de Hu­ra­cán: “In­ten­ta­re­mos ser un equi­po arro­lla­dor con el úni­co ob­je­ti­vo de ga­nar”.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Adrián Ma­la­desky ama­la­desky@cla­rin.com

"Hoy soy el pri­mer ecua­to­riano, ol­vi­da­te de mi na­cio­na­li­dad. La vi­da hi­zo que yo na­cie­ra en Buenos Aires, que sea por­te­ño, no re­nie­go de eso pe­ro hoy mi co­ra­zón y mi ener­gía es­tán pues­tos só­lo en Ecua­dor. Amo a mi país, soy ar­gen­tino has­ta la mé­du­la, pe­ro quie­ro dar­le una ale­gría al pue­blo ecua­to­riano". Así lo sien­te Jorge Cé­li­co, el téc­ni­co de la se­lec­ción que le pue­de dar el último em­pu­jón a Ar­gen­ti­na pa­ra caer­se del bar­co que lle­va a 32 equi­pos al Mun­dial de Ru­sia.

En con­fe­ren­cia de pren­sa ex­pli­có lo que pien­sa del cho­que con Ar­gen­ti­na: "Es un par­ti­do de fút­bol, pe­ro no­so­tros que­re­mos de­jar es­ta­ble­ci­da la ho­nes­ti­dad del de­por­tis­ta en ge­ne­ral y del fut­bo­lis­ta ecua­to­riano en par­ti­cu­lar. Es ade­más una po­si­bi­li­dad de reivin­di­car­nos con la gente, que es­tá muy gol­pea­da por la eli­mi­na­ción".

Se lo es­cu­cha con­ven­ci­do a es­te hom­bre na­ci­do en Par­que Pa­tri­cios ha­ce 53 años que hi­zo to­das las in­fe­rio­res en Hu­ra­cán co­mo ar­que­ro y que lle­gó a la Pri­me­ra en 1982. Es­tu­vo un par­ti­do en el ban­co y no lle­gó a de­bu­tar, si­guien­do su ca­rre­ra en el As­cen­so. Lue­go vol­vió al Glo­bo pa­ra tra­ba­jar co­mo en­tre­na­dor en to­das las ca­te­go­rías y lle­gar a di­ri­gir un par­ti­do co­mo in­te­ri­no en 2002, con un re­so­nan­te triun­fo por 2 a 1 con­tra Ri­ver en el Mo­nu­men­tal (go­les de Ra­món Or­tiz y Juan Pa­dra).

Hoy el pa­no­ra­ma es otro. El nue­vo pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, Car­los Vi­lla­cís, apos­tó por él pa­ra re­em­pla­zar a Gus­ta­vo Quin­te­ros con el equi­po al bor­de de la eli­mi­na­ción. Cé­li­co de­bu­tó la fe­cha pa­sa­da en la de­rro­ta an­te Chi­le y allí se que­dó sin chan­ces, pe­ro as­pi­ra a de­jar de ser in­te­ri­no.

"Acá de lo­cal he­mos si­do muy fuer­tes. In­ten­ta­re­mos es­tar mu­cho más tiem­po en cam­po ri­val que en el pro­pio, apro­ve­char la ve­lo­ci­dad y la po­ten­cia de nues­tros fut­bo­lis­tas y la al­tu­ra, que jue­ga a nues­tro fa­vor".

Del pre­sen­te de Ar­gen­ti­na di­ce: "Es una de las gran­des se­lec­cio­nes del mun­do, que ade­más tie­ne al me­jor ju­ga­dor del mun­do. Es di­fí­cil en­ten­der que en­tre­na­do­res con tan­ta ca­pa­ci­dad co­mo Mar­tino o Bau­za se ha­yan ido tan rá­pi­do. Ahí es don­de se pro­du­cen los des­equi­li­brios que su­fre aho­ra. En cuan­to a su fal­ta de gol, creo que se de­be a la an­sie­dad, por­que ge­ne­ra mu­chas si­tua­cio­nes. Hay que te­ner cui­da­do por­que es­tas se­lec­cio­nes se des­ta­pan en cual­quier mo­men­to. No­so­tros tra­ta­re­mos de apro­ve­char el apo­yo del pú­bli­co y el em­pu­je y la ve­lo­ci­dad que ge­ne­ran nues­tros fut­bo­lis­tas en el Atahual­pa, in­ten­ta­re­mos ser un equi­po arro­lla­dor con el úni­co ob­je­ti­vo de ga­nar".

Los 2.850 me­tros de al­tu­ra, que aho­ra tam­bién es­tán cues­tio­na­dos, son pa­ra Cé­li­co una ven­ta­ja. "Siem­pre va a ser una alia­da pa­ra el Ecua­dor la al­tu­ra. El ju­ga­dor ecua­to­riano tie­ne no sé si lla­mar­lo me­mo­ria de al­tu­ra, que es el tér­mino que ellos uti­li­zan, pe­ro yo di­ría que tie­ne una adap­ta­ción y un me­nor te­mor a la al­tu­ra que otras se­lec­cio­nes".

Cé­li­co tam­bién ha­bla de Sam­pao­li: "Cuan­do en­fren­ta­mos a ese Eme­lec (en 2010) ya es­tá­ba­mos des­cen­di­dos (di­ri­gía a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de aquí) des­de la fe­cha an­te­rior. De cual­quier ma­ne­ra, no me pro­vo­ca na­da. No ten­go nin­gu­na co­sa ra­ra con­tra na­die y me­nos con Sam­pao­li, que es un gran en­tre­na­dor".

De to­das for­mas, sa­be en dón­de es­tá me­ti­do. Po­dría con­ver­tir­se en el se­gun­do téc­ni­co en la his­to­ria que de­ja a Ar­gen­ti­na fue­ra de un Mun­dial, el an­te­rior fue el bra­si­le­ño Di­dí con Pe­rú, en 1969. "Es una si­tua­ción me­dio ex­tra­ña, pe­ro si Ecua­dor ga­na el no in­gre­so de Ar­gen­ti­na al Mun­dial se­ría pro­duc­to de re­sul­ta­dos que no se con­si­guie­ron en otro mo­men­to. So­mos pro­fe­sio­na­les y nos de­be­mos a Ecua­dor. Soy un hom­bre agra­de­ci­do con es­te país, don­de lle­vo 14 años tra­ba­jan­do. Me abrie­ron las puer­tas y me han tra­ta­do de pri­me­ra".

De puer­tas, jus­ta­men­te, se tra­ta es­ta his­to­ria: pa­ra en­trar o pa­ra sa­lir.

Ca­tor­ce años. Ha­ce mu­cho tiem­po que Jorge Cé­li­co tra­ba­ja en Ecua­dor: “Soy un hom­bre agra­de­ci­do”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.