El empate cas­ti­ga­ba al lí­der, pe­ro Pa­blo Pé­rez pu­so a Bo­ca en su lu­gar

El pun­te­ro tu­vo to­do pa­ra li­qui­dar­lo y ca­si se le es­ca­pa tras la injusta ro­ja a Car­do­na y el go­la­zo de Pon­zio.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Adrián Ma­la­desky ama­la­desky@cla­rin.com

Me­re­cía el Su­per­clá­si­co una pin­ce­la­da co­mo la de Pa­blo Pé­rez, des­pués de dos mi­si­les de­mo­le­do­res y tan­tos ro­ces y po­lé­mi­cas. A la in­ten­si­dad le fal­ta­ba al­go de be­lle­za.

Pa­blo Pé­rez, ca­pi­tán y sím­bo­lo de es­te Bo­ca pun­te­ro que en el Mo­nu­men­tal mos­tró una ca­ra me­nos lu­mi­no­sa y has­ta al­go más mez­qui­na, je­rar­qui­zó el triun­fo del equi­po de Gui­ller­mo con una ha­bi­li­ta­ción de crack pa­ra que el uru­gua­yo Nan­dez de­fi­nie­ra el due­lo. Así, con ese gol a los 27 mi­nu­tos del se­gun­do tiempo, em­pe­zó el ter­cer mi­ni-par­ti­do del Su­per­clá­si­co, el más con­fu­so y el me­nos im­por­tan­te, que du­ró has­ta el fi­nal.

Fue­ron tres los ca­pí­tu­los en que se di­vi­dió es­te Ri­ver-Bo­ca de vo­lan­tes mu­cho más que de de­lan­te­ros, por­que se de­fi­nió en los ar­cos (co­mo siem­pre) pe­ro se re­sol­vió en el cen­tro, don­de vi­vie­ron los me­jo­res.

El pri­me­ro de esos ca­pí­tu­los se ju­gó has­ta los 37 mi­nu­tos de la eta­pa ini­cial, cuan­do es­ta­lló la bom­ba que ti­ró Na­cho Fer­nán­dez so­bre su pro­pio te­rri­to­rio con una pa­ta­da en el pe­cho de Car­do­na que no po­día de­ri­var en otra co­sa que tar­je­ta ro­ja. De es­tu­dio, con ca­ras de ma­los, no ap­to pa­ra de­sen­ten­di­dos. Has­ta allí, Mai­da­na y Pon­zio ha­bían mos­tra­do los dien­tes, que era el me­jor ar­gu­men­to de Ri­ver, y Bo­ca pa­re­cía de­ci­di­do a es­pe­rar que su ri­val se de­san­gra­ra so­lo des­pués del wa­ter­loo de La­nús. Gui­ller­mo plan­tó a Ba­rrios ade­lan­te de la lí­nea de cua­tro y a Pa­vón vo­lan­tean­do por de­re­cha, a la mis­ma al­tu­ra que Car­do­na (en el se­gun­do tiempo in­vir­tie­ron las pun­tas). El 4-1-4-1 de­nun­cia­ba la idea: que se equi­vo­quen ellos. No ha­bía nin­gún apu­ro pa­ra ata­car­los.

Y el error más gro­se­ro y clave lo co­me­tió Na­cho con esa fal­ta que tam­bién fue pro­duc­to de un des­or­den de­fen­si­vo glo­bal: un mal re­cha­zo, na­die en la puer­ta del área pa­ra mi­ni­mi­zar­lo y el foul, que ade­más fue una in­vi­ta­ción. El co­lom­biano Car­do­na la acep­tó con gus­to: se sa­có la mar­ca de ta­po­nes de la ca­mi­se­ta, aga­rró la pe­lo­ta, se to­mó su tiempo y cla­vó el ex­qui­si­to ti­ro libre en el palo de Lux. So­ña­do pa­ra él, has­ta allí.

El se­gun­do mi­ni-par­ti­do arran­có con la sen­sa­ción de que Bo­ca lo po­día li­qui­dar sin gran es­fuer­zo. Ga­llar­do apos­tó con De La Cruz por Ro­jas, un cam­bio ló­gi­co ya que el me­dio­cam­po de Ri­ver es­ta­ba más di­se­ña­do pa­ra equi­li­brar las fuer­zas que pa­ra ju­gar. Y aho­ra no que­da­ba otra que ju­gar. Ac­ti­tud no le fal­tó en nin­gún mo­men­to; lu­ces sí, no sólo en la tar­de de do­min­go. Del otro la­do el pun­te­ro de la Su­per­li­ga olió san­gre pe­ro pre­fi­rió se­guir es­pe­ran­do. El lo­cal tu­vo una cla­ra con Ig­na­cio Scoc­co (y fa­lla de Ma­ga­llán), que sal­vó Ros­si aba­jo. La vi­si­ta ca­si lo de­fi­ne con un arran­que es­pec­ta­cu­lar de Be­ne­det­to que ce­rró En­zo Pé­rez al mis­mo ni­vel. La pa­cien­cia de Bo­ca so­na­ba a ex­ce­si­va. O tal vez a con­fian­za en sus pro­pias fuer­zas.

En­ton­ces lar­gó el ter­cer mi­ni-par­ti­do, a los 16 mi­nu­tos, cuan­do Pitana vio un co­da­zo de Car­do­na so­bre En­zo Pé­rez que no exis­tió y con la se­gun­da ro­ja (que se pa­re­ció de­ma­sia­do a una com­pen­sa­ción) pu­so las co­sas otra vez diez con­tra diez, per­ju­di­can­do a los de Barros Sche­lot­to.

Era la se­ñal que ne­ce­si­ta­ba Ri­ver pa­ra lan­zar­se sin red ha­cia el empate. Ga­llar­do pu­so a Auz­qui por Mai­da­na y de­jó tres en el fon­do. La au­da­cia le sa­lió bien por­que Pon­zio, que de­bía equi­li­brar esa lí­nea de­fen­si­va, es­ca­ló po­si­cio­nes y con un re­ma­te fu­rio­so hi­zo ex­plo­tar el Mo­nu­men­tal. Una es­pe­cie de mi­la­gro. Bo­ca ha­bía ayu­da­do con su es­ca­sa vo­ra­ci­dad.

Pe­ro ese ca­pí­tu­lo du­ró ape­nas cua­tro mi­nu­tos. Ri­ver se em­bo­rra­chó y fue por más, sin pen­sar, sin dar­se cuen­ta que no le so­bra­ba na­da, que tal vez ha­bía lo­gra­do de­ma­sia­do con lo que te­nía. Por­que es­te Bo­ca, aún en es­ta ver­sión de es­ca­sa co­di­cia y con de­lan­te­ros sin el gran pro­ta­go­nis­mo que ve­nían mos­tran­do (Be­ne­det­to no tu­vo mu­chas si­tua­cio­nes y Pa­vón pe­só me­nos de lo ima­gi­na­do), hoy es más que el res­to.

Y lo de­mos­tró cuan­do la pe­lo­ta le lle­gó a Pa­blo Pé­rez de Pa­vón, tras un la­te­ral. Una ac­ción or­di­na­ria, des­an­ge­la­da. Pe­ro el ca­pi­tán hi­zo al­go que lo di­fe­ren­ció del res­to: pen­só.

Le­van­tó la ca­be­za, vio que Nan­dez po­día apa­re­cer a la es­pal­da de Cas­co y di­ri­gió ha­cia allí la pe­lo­ta. Be­lle­za y efi­ca­cia, una com­bi­na­ción que bien va­le un Su­per­clá­si­co.

M. CA­RROLL

Fi­gu­ra es­te­lar. Pa­blo Pé­rez se tre­pa a Goltz pa­ra ce­le­brar el gol que mar­có el des­equi­li­bi­ro en el Mo­nu­men­tal. Dio un pa­se sen­sa­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.