Chis­tes, ri­sas y bro­mas en el fes­te­jo ín­ti­mo por los 30 años del Kun Agüero

Hu­bo fies­ta en la prác­ti­ca y des­pués so­pló las ve­li­tas jun­to al plan­tel, su ma­dre y dos de sus her­ma­nos.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Nahuel Lan­zi­llot­ta nlan­zi­llot­ta@cla­rin.com

Hu­bo ce­le­bra­ción en la ca­sa ce­les­te y blan­ca de Bar­ce­lo­na. Hu­bo al­ga­ra­bía, abra­zos, can­tos y aplau­sos. La Selección se dis­ten­dió en ple­na pre­pa­ra­ción pa­ra el Mun­dial de Ru­sia. El mo­ti­vo no es me­nor, se tra­ta del cum­plea­ños de uno de los hom­bres más im­por­tan­tes del equi­po. Ser­gio Agüero cum­plió 30 años de vi­da y 15 de ca­rre­ra co­mo jugador pro­fe­sio­nal. Y se fes­te­jó co­mo se de­be .

La ima­gen lo mues­tra siem­pre con la sonrisa co­mo es­tan­dar­te al de­lan­te­ro que Jor­ge Sam­pao­li ima­gi­na co­mo el nue­ve ti­tu­lar en el de­but an­te Is­lan­dia. Y en su día es­pe­cial, no hu­bo ex­cep­ción. Des­de el de­sa­yuno, los sa­lu­dos co­men­za­ron a lle­gar­le por par­te de sus com­pa­ñe­ros. En su te­lé­fono le iban ca­yen­do los men­sa­jes de su gen­te cer­ca­na ya des­de la no­che del vier­nes. Ami­gos, alle­ga­dos, fa­mi­lia­res. Es que el día -y por en­de el cum­plea­ños del Kun-, aquí en Eu­ro­pa co­men­zó cin­co ho­ras an­tes que en la Ar­gen­ti­na. Por eso, no ha­bía apo­ya­do la ca­be­za en la al­moha­da cuan­do tu­vo las pri­me­ras mues­tras de ca­ri­ño de los su­yos.

El sol no apa­re­ció es­ta vez por la ciu­dad de Gau­dí, pe­ro el ca­lor de la pri­ma­ve­ra eu­ro­pea si­guió en au­men­to du­ran­te to­da la jor­na­da. No im­por­tó mu­cho cuan­do los re­ga­do­res de la can­cha 7 de la Ciu­dad De­por­ti­va del Bar­ce­lo­na se ac­ti­va­ran en ple­na prác­ti­ca ma­tu­ti­na. Agüero fue uno de los que fue al­can­za­do por uno de los po­ten­tes cho­rros de agua que en­se­gui­da se apa­ga­ron pa­ra dar pa­so a la si­guien­te eta­pa lue­go de la en­tra­da en ca­lor, con las ri­sas y bro­mas co­mo pro­ta­go­nis­tas.

En el fút­bol re­du­ci­do, ya a puer­tas ce­rra­das, la co­sa se pu­so más se­ria pa­ra tra­ba­jar pen­san­do en Ru­sia. Pe­ro fue so­la­men­te por un ra­to. Des­pués, ya en el al­muer­zo, to­do vol­vió a ser un fes­ti­val de car­ca­ja­das. Si hay al­guien que siem­pre an­da de bue­na on­da y re­ga­lan­do bro­mas, es el Kun. No po­día fa­llar el día de su cum­plea­ños. En la in­ti­mi­dad de un sa­lón es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do del lu­jo­so Ho­tel So­fía don­de se hos­pe­da la de­le­ga­ción al­bi­ce­les­te, el Kun dis­fru­tó de su mo­men­to sen­ta­do a la mis­ma me­sa que Lio­nel Mes­si, Ja­vier Mas­che­rano, Lu­cas Bi­glia, Ni­co­lás Ota­men­di y Nahuel Guz­mán.

Hu­bo un show de hu­mor a car­go de Pi­chu Stra­neo (de Pe­li­gro Sin Co­di­fi­car). Y des­pués sí, lle­gó una tor­ta gi­gan­te, el can­to de fe­liz cum­plea­ños, las fotos y los de­seos al mo­men­to de las ve­li­tas. Uno de los tres que pi­dió se­gu­ra­men­te sea com­par­ti­do por 40 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos.

An­te la mi­ra­da de to­dos, tam­bién de los spa­rring que fue­ron in­vi­ta­dos al fes­te­jo, Clau­dio Ta­pia, pre­si­den­te de la AFA, le re­ga­ló un cua­dro con una ima­gen ac­tual del go­lea­dor ves­ti­do de Selección y otra de cuan­do era un chi­co con sue­ños de gi­gan­te y dis­fru­ta­ba de las pri­me­ras con­vo­ca­to­rias en el Ju­ve­nil. Tí­mi­do, a pe­sar de su cons­tan­te buen hu­mor, Agüero agra­de­ció, mi­cró­fono en mano, an­te su au­dien­cia el ca­ri­ño brin­da­do.

La tar­de eli­gió pa­sar­la con su ma­má Adria­na, una de sus her­ma­nas y otro de sus her­ma­nos que es­tán en Bar­ce­lo­na, y un par de ami­gos que lle­ga­ron des­de Bue­nos Ai­res..

Tie­ne mo­ti­vos pa­ra es­tar con­ten­to el Kun. Es­tá a pun­to de vi­vir su ter­cer Mun­dial de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va. Vie­ne de sa­lir cam­peón de la Pre­mier Lea­gue con el Man­ches­ter City, club en el que ya es le­yen­da al trans­for­mar­se en el má­xi­mo ar­ti­lle­ro de su his­to­ria. To­do in­di­ca que arran­ca­rá co­mo ti­tu­lar en Moscú. Y, tal vez lo más im­por­tan­te, arries­gó y ga­nó al so­me­ter­se ha­ce po­co a la ar­tros­co­pia en su ro­di­lla iz­quier­da que lo te­nía a mal traer ha­cía un lar­go tiem­po.

To­do sa­lió se­gún lo pla­nea­do y hoy, ya re­cu­pe­ra­do y en for­ma, se sien­te pleno, esperando ha­cer de Ru­sia su Mun­dial. Esperando tam­bién al fin po­der rom­per el ma­le­fi­cio de no ha­ber po­di­do con­ver­tir en la com­pe­ten­cia más im­por­tan­te del fút­bol: ju­gó ocho par­ti­dos en­tre Su­dá­fri­ca 2010 y Bra­sil 2014, sin ano­tar.

El 2 de ju­nio de 1988, en el Hos­pi­tal Pi­ñe­ro y des­pués de un par­to com­pli­ca­do, Ser­gio Agüero lle­gó al mun­do con 4,400 ki­los y 59 cen­tí­me­tros. Se­gún re­la­ta en su li­bro “Mi his­to­ria”, el mé­di­co le di­jo a su ma­má Adria­na: “Es­te chi­co vie­ne con un pan de­ba­jo del bra­zo”. De se­gu­ro, el par­te­ro te­nía po­de­res de vi­den­te.

Ape­nas 15 años más tar­de, en la no­che del 5 de ju­lio de 2003, de­bu­tó en la Pri­me­ra de In­de­pen­dien­te en un clá­si­co con­tra San Lo­ren­zo. Os­car Rug­ge­ri, cam­peón mun­dial ‘86 hoy pa­ne­lis­ta de TV, era el téc­ni­co Ro­jo y quien pue­de col­gar­se la me­da­lla de ha­ber­le da­do la al­ter­na­ti­va. Ese pi­be ado­les­cen­te, fla­qui­to, al que le que­da­ba gran­de la pil­cha ro­ja, ini­cia­ba un ca­mino as­cen­den­te sin te­cho a la vis­ta. Le fal­ta se­guir su­bien­do al hom­bre que ya con 30 oto­ños vi­vi­dos quie­re vol­ver­se de Ru­sia con el pan más sa­bro­so de to­dos ba­jo el bra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.