Unión ra­ti­fi­có que de lo­cal edi­fi­ca una for­ta­le­za

Se des­hi­zo de Gim­na­sia que ve­nía en­to­na­do por ha­ber eli­mi­na­do a Bo­ca en la Co­pa Ar­gen­ti­na. El úni­co gol, Za­ba­la.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - SAN­TA FE. CO­RRES­PON­SAL Eri­co Vega san­tafe@cla­rin.com

A me­di­da que pa­san las fe­chas y se re­pi­ten los re­sul­ta­dos, co­mo des­de ha­ce 17 par­ti­dos en San­ta Fe, es­te Unión agi­gan­ta su fi­gu­ra de lo­cal. Ayer ga­nán­do­le al en­va­len­to­na­do Gim­na­sia, que no pu­do re­pe­tir su bue­na ima­gen fren­te a Bo­ca por Co­pa Ar­gen­ti­na.

El par­ti­do de­mo­ró 40 mi­nu­tos en pren­der­se. Lo mis­mo que tar­dó Unión pa­ra abrir el mar­ca­dor, en los pies de Die­go Za­ba­la pe­ro en la ca­be­za pen­san­te de Fran­co Fra­ga­pa­ne, fino pa­sa­dor pa­ra el gol del uru­gua­yo. An­tes no ha­bía ocu­rri­do na­da: to­das las in­ten­cio­nes eran de­vo­ra­das por la su­pre­ma­cía fí­si­ca y tác­ti­ca de quie­nes se en­car­ga­ban de de­fen­der de am­bos la­dos.

Pa­ra Unión fue la ma­ne­ra de ex­pre­sar que el fút­bol es tam­bién pre­ci­sión, con­tun­den­cia y aten­ción. La com­bi­na­ción de es­tos fac­to­res hi­cie­ron el gol que ma­te­ria­li­zó Za­ba­la. No hu­bo más que eso en la pri­me­ra par­te. Fue lo más des­ta­ca­do y lo más de­ci­si­vo. Es más, Gim­na­sia pa­re­cía es­tar más có­mo­do en su pos­tu­ra de con­tra­ata­que, in­clu­so sa­can­do a re­lu­cir ese plus aními­co de ha­ber eli­mi­na­do a Bo­ca, pe­ro el fuer­te que con­so­li­dó el lo­cal en es­ta can­cha ya tie­ne po­de­res pro­pios, cuan­do los “sol­da­dos” no es­tán a la al­tu­ra. Dio esa sen­sa­ción: que el pe­so que lo­gró in­cli­nar la ba­lan­za fue ese en­vión lo­ca­lis­ta de Unión. Fa­bri­ca un pro­ble­ma tác­ti­co de di­fí­cil so­lu­ción pa­ra los ri­va­les que vie­nen a San­ta Fe. Lí­neas jun­tas, pre­sión y efec­ti­vi­dad.

Ya en el com­ple­men­to, co­mo he­ri­do en su or­gu­llo, Ti­ja­no­vich se las re­bus­có pa­ra des­equi­li­brar en ata­que y de una ju­ga­da ais­la­da ca­si con­si­gue em­pa­tar tras un gro­se­ro error de Ne­reo Fer­nán­dez. Sin em­bar­go, eso de Gim­na­sia fue una reac­ción ti­bia ayu­da­da por erro­res aje­nos. In­me­dia­ta­men­te, Ro­dri­go Gó­mez so­lo fren­te al ar­co des­per­di­ció una chan­ce in­me­jo­ra­ble. Tam­bién so­bre el cie­rre Hur­ta­do, el hé­roe fren­te a Bo­ca, ca­si con­vier­te de ca­be­za pe­ro el pa­lo le aho­gó el em­pa­te al ve­ne­zo­lano.

La gran par­te de los se­gun­dos 45 mi­nu­tos es­tu­vo de­más. Por­que uno no lo po­día de­fi­nir (Unión) y por­que el otro no te­nía he­rra­mien­tas pa­ra em­pa­tar­lo (Gim­na­sia).

JO­SÉ ALMEIDA

Fes­te­jó a lo Di Ma­ría. El uru­gua­yo Za­ba­la ar­mó el co­ra­zon­ci­to des­pués de con­ver­tir su gol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.