La his­to­ria de­trás de la re­su­rrec­ción de Cris­tal­do, el go­lea­dor del pun­te­ro

El Churry ba­jó 8 ki­los, se reacon­di­cio­nó con el PF de Pao­lo Gue­rre­ro y le ga­nó el pues­to a un re­fe­ren­te co­mo Bou.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel Ave­lla­ne­da da­ve­lla­ne­da@cla­rin.com

La ima­gen de Jo­na­tan Cris­tal­do, fe­liz, con la bo­ca lle­na de gol, tie­ne una his­to­ria que po­cos co­no­cen de­trás. La de la su­pera­ción per­so­nal, el es­fuer­zo por re­cu­pe­rar­se fí­si­ca y aními­ca­men­te. Por­que es cier­to, co­mo con­fe­só ha­ce un mes, que su vi­da pu­do ter­mi­nar abrup­ta­men­te pro­duc­to de la de­pre­sión. Pe­ro hi­zo un click en di­ciem­bre, cuan­do los pro­ble­mas fa­mi­lia­res lo abru­ma­ban y pe­sa­ba 8 ki­los más. En­ton­ces, Mar­tín Guas­ta­di­segno, ami­go y re­pre­sen­tan­te, lo con­vo­có a su ofi­ci­na de Pa­ler­mo. Jun­to a Lobo, uno de sus más cer­ca­nos afec­tos, le pre­pa­ra­ron un vi­deo con sus me­jo­res go­les. Los que ha­bía he­cho en Vé­lez, Me­ta­list, Bo­log­na, Pal­mei­ras, Cruz Azul y Mon­te­rrey, esos gri­tos que im­pul­sa­ron su ca­rre­ra.

Y de­rra­mó un mar de lá­gri­mas el Churry. “Quie­ro vol­ver a ser”, les di­jo a sus ami­gos. Y ju­ró de­lan­te de ellos que iba a co­men­zar con su re­su­rrec­ción. Lo que si­guió fue una die­ta es­tric­ta, a car­go de una nu­tri­cio­nis­ta; el ase­so­ra­mien­to de una psi­có­lo­ga y un tra­ba­jo de reacon­di­cio­na­mien­to fí­si­co a car­go de Er­nes­to Col­man, un pro­fe que ha­bía tra­ba­ja­do con Eduar­do Cou­det en Cen­tral y Ti­jua­na , el mis­mo que pre­pa­ró al pe­ruano Pao­lo Gue­rre­ro pa­ra el Mun­dial de Ru­sia.

Fue Cha­cho el que le pre­gun­tó a Guas­ta­di­segno, en una char­la ca­sual, có­mo es­ta­ba Cris­tal­do. “Sé que es­tá tra­ba­jan­do con un pro­fe que la­bu­ró con­mi­go y es­tá bien”, le di­jo en mar­zo. Y subió la apues­ta: “De­ci­le al Churry que si se po­ne en con­di­cio­nes, le doy una opor­tu­ni­dad en Ra­cing. No le pro­me­to na­da, pe­ro en ju­nio vol­ve­mos a ha­blar”. El de­lan­te­ro te­nía dos ofer­tas de Bra­sil, una del Bahía, otra del Ponte Pre­ta. Re­cha­zó las dos. “Me la jue­go por Ra­cing”, le apos­tó a su re­pre­sen­tan­te. Se en­tre­nó co­mo un león. Y la pan­za de la que Cou­det ha­bló, des­apa­re­ció. Tam­bién, la tris­te­za.

Fir­mó con­tra­to con la Academia, re­sig­nó el di­ne­ro que le pro­po­nía Bra­sil, re­ci­bió la “ben­di­ción” del To­ti Igle- sias, vie­jo ar­ti­lle­ro ce­les­te y blan­co, y se ga­nó el pues­to. Re­le­gó a Gus­ta­vo Bou, el go­lea­dor del cam­peón de 2014. Re­na­ció Cris­tal­do a los 29 años.

“Era im­po­si­ble ima­gi­nar­me es­te mo­men­to unos me­ses atrás. Es­toy muy agra­de­ci­do de po­der es­tar en Ra­cing y ves­tir es­ta ca­mi­se­ta. Lo ten­go que mos­trar día a día”, di­ce aho­ra an­te Cla­rín en La Pa­ter­nal, a bor­do de una son­ri­sa que ha­bía per­di­do el año pa­sa­do, cuan­do en las re­des so­cia­les cir­cu­la­ba una fo­to su­ya con la ca­mi­se­ta de Vé­lez y un ab­do­men pro­mi­nen­te. Mar­có dos go­les esen­cia­les pa­ra el pun­te­ro de la Su­per­li­ga, an­te La­nús y Ar­gen­ti­nos Ju­niors, am­bos de vi­si­tan­te. Y sue­ña que su pri­mer gri­to en Ave­lla­ne­da sea an­te Bo­ca, el do­min­go, el día del clá­si­co.

Cris­tal­do hi­zo dos go­les en sie­te par­ti­dos del cam­peo­na­to. Se en­tien­de de ma­ra­vi­llas con Li­san­dro Ló­pez. Y se ga­nó el res­pe­to de to­dos en el ves­tua­rio. In­clu­so, del pro­pio Bou. “Me acon­se­ja mu­cho, te­ne­mos una gran re­la­ción. Me di­ce có­mo ten­go que gi­rar, có­mo pe­gar­le al ar­co… Es un gran com­pa­ñe­ro y per­so­na”, apun­ta el Churry, a quien to­dos des­ta­can por su bon­ho­mía. In­clu­so, man­tie­ne con­tac­to con Ga­briel Je­sús, ex com­pa­ñe­ro en Pal­mei­ras. “¿Cuán­do va­mos a vol­ver a ju­gar jun­tos?”, le pre­gun­tó el bra­si­le­ño, ha­ce unos días, a tra­vés del What­sApp. “Lle­va­me al City. O me­jor, ve­ni­te a Ra­cing”, le con­tes­tó el de­lan­te­ro na­ci­do en In­ge­nie­ro Bud­ge.

El Cha­cho tu­vo ojo clí­ni­co con Cris­tal­do. Si has­ta con­ven­ció a Die­go Mi­li­to, el ma­na­ger, quien no es­ta­ba to­tal­men­te se­gu­ro de in­cor­po­rar­lo. El pre­si­den­te Víc­tor Blan­co lo ha­bía que­ri­do con­tra­tar ha­ce tres años en pleno apo­geo. El ata­can­te si­gue al pie de la le­tra los li­nea­mien­tos de Cou­det. “Me pi­de que aguan­te la pe­lo­ta, que tra­te de es­ti­rar el equi­po… El Cha­cho es muy in­ten­so. No quie­re que es­te­mos al 99%, nos quie­re al 110%”, con­fie­sa. Hoy, es­te Churry re­loa­ded cum­ple. En­tre las rui­nas emo­cio­na­les en­con­tró la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra su re­cons­truc­ción per­so­nal.

L. THIEBERGER

Son­ri­sas. Cris­tal­do re­cu­pe­ró su fút­bol en Ave­lla­ne­da. Cou­det in­sis­tió mu­cho pa­ra su lle­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.