La sub­cam­peo­na mun­dial ju­ve­nil que quie­re una me­da­lla olím­pi­ca

“Se­rá bue­ní­si­mo com­pe­tir en mi país”, di­ce la hi­ja de los ex olím­pi­cos Da­mián Ordas y Do­lo­res Ama­ya.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Juan Mar­tín Prez­zo­li jm­prez­zo­li@cla­rin.com

Ha­bían trans­cu­rri­do sie­te mi­nu­tos y ca­si 1.500 me­tros de la regata en la fi­nal del Mun­dial Ju­nior de Ra­ci­ce, Re­pú­bli­ca Che­ca, cuan­do Ma­ría Sol Or- das su­peró a la es­pa­ño­la Est­her Briz Za­mo­rano e ini­ció su ata­que a quien es­ta­ba pun­te­ra, la ru­ma­na Ta­bi­ta Maf­tei. A la na­ci­da en San Ni­co­lás, quien mar­ca­ba el rit­mo a más de 16 ki­ló­me­tros por ho­ra, no le al­can­zó el sprint fi­nal y se que­dó a me­nos de un se­gun­do del tí­tu­lo mun­dial ju­ve­nil en el sin­gle scull de remo.

El de­por­te da re­van­cha. Y Ordas la quie­re ya. Por eso no ve la ho­ra de que em­pie­cen los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud. Por­que la remera es una de las má­xi­mas es­pe­ran­zas ar­gen­ti­nas pa­ra ga­nar una me­da­lla do­ra­da en Bue­nos Ai­res 2018.

La jo­ven vi­vi­rá en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en una Vi­lla Olím­pi­ca, pe­ro no se­rá la pri­me­ra vez pa­ra ese ape­lli­do. En Syd­ney 2000, pa­pá Da­mián ha­bía re­pre­sen­ta­do al remo ar­gen­tino y ma­má Do­lo­res Ama­ya no ha­bía po­di­do ir por­que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de Sol, aun­que ya ha­bía si­do olím­pi­ca en Atlan­ta 1996 en el mis­mo de­por­te. -¿Ha­blás con tus pa­dres so­bre lo que es­tás por vi­vir?

-Ha­blo con ellos y con Mar­tín Cam­ba­re­ri, mi en­tre­na­dor. Pe­ro no me ha­blan des­de la ex­pe­rien­cia, sino que es más des­de el en­ten­di­mien­to. Sa­ben, por­que lo vi­vie­ron, que si es­toy con un hu­mor di­fe­ren­te es por es­to. -Te han pa­sa­do de­ma­sia­das co­sas im­por­tan­tes en po­co tiem­po, ¿no? -En el Mun­dial ya no pien­so. Ya pa­só. Por su­pues­to que es­toy con­ten­ta con el re­sul­ta­do y es un plus lle­gar así, pe­ro pien­so só­lo en los Jue­gos. Y no cai­go de que no fal­ta na­da pa­ra com­pe­tir. Es­tá bueno co­no­cer a las ri­va­les con­tra las que voy a lu­char, pe­ro lo que voy a vi­vir en los Jue­gos de la Ju­ven­tud es al­go to­tal­men­te dis­tin­to. A ni­vel mun­dial, co­rre­mos en pis­tas de 2.000 me­tros, mien­tras que acá se­rán pis­tas de 500. Cam­bió to­do pa­ra mí.

La ob­ser­va­ción de Ordas no de­be to­mar­se a la li­ge­ra. Su re­sis­ten­cia ten­drá que mu­tar en ex­plo­si­vi­dad pa­ra po­der ser pro­fe­ta en su tie­rra. -¿Có­mo te sen­tís con el cam­bio de dis­tan­cia?

-Los 500 me­tros no son mi fuer­te, pe­ro me sien­to bien y mis tiem­pos son bue­nos. Me tu­ve que readap­tar y cam­biar mi for­ma de en­tre­nar. An­tes to­dos mis tra­ba­jos eran de más de cua­tro mi­nu­tos (en la fi­nal mun­dial, su tiem­po fue de 7m33s11, lo cual im­pli­ca mu­cho tra­ba­jo car­día­co pa­ra man­te­ner el rit­mo) y hoy co­mo má­xi­mo ha­go tra­ba­jos de dos mi­nu­tos. Quie­ro co­rrer lo me­jor po­si­ble, pe­ro tam­bién quie­ro pa­sar­la bien du­ran­te los Jue­gos y di­ver­tir­me.

-¿Se pue­de dis­fru­tar una ci­ta olím­pi­ca que se dispu­ta en tu país y don­de te til­dan de can­di­da­ta?

-Creo que se pue­de dis­fru­tar. Ob­via­men­te, lo voy a dis­fru­tar más cuan­do ya ha­ya com­pe­ti­do. Gra­cias a Dios, en remo so­mos de los pri­me­ros que abri­mos los Jue­gos y con­clui­mos rá­pi­do la com­pe­ten­cia. En­ton­ces ha­brá bas­tan­tes días pa­ra ver otros de­por­tes más re­la­ja­da. Es­tá bue­ní­si­mo que cuan­do com­pi­ta me es­ta­rá mi­ran­do to­da Ar­gen­ti­na. Se­rá al­go úni­co y lo ten­go que dis­fru­tar a pe­sar de los ner­vios. No sien­to más pre­sión por­que los Jue­gos sean en Ar­gen­ti­na. -Es­tás ha­bi­tua­da a com­pe­tir en pis­tas abier­tas y en los Jue­gos de­be­rás ha­cer­lo en un di­que de Puer­to Ma­de­ro, con puen­tes y mu­chí­si­ma gen­te mi­rán­do­te. ¿Vi­vis­te al­go así?

-Me en­tre­né en el di­que de Puer­to Ma­de­ro en 2016, du­ran­te un cam­pus de los Jue­gos, pe­ro des­pués nun­ca más. Te pue­do de­cir que es un di­que co­mún y co­rrien­te, don­de va a ser di­fí­cil que en­tre vien­to. Y eso es­tá bueno por­que no te per­ju­di­ca el plan de ca­rre­ra. Ob­via­men­te, los ner­vios van a es­tar, pe­ro quie­ro sa­car­le el me­jor pro­ve­cho.

-¿Có­mo ima­gi­nás tu pri­me­ra regata en el di­que y con el pú­bli­co ani­mán­do­te por una me­da­lla?

-La pri­me­ra regata es la que rom­pe el hie­lo en las com­pe­ten­cias y creo que me va a ayu­dar a na­tu­ra­li­zar tan­to pú­bli­co que va a es­tar mi­ran­do a los cos­ta­dos. Es­pe­ro que sal­ga to­do bien. Si lo to­mo bien, va a ser una ex­pe­rien­cia linda por­que Ar­gen­ti­na es­ta­rá mi­ran­do.

CONS­TAN­ZA NIS­CO­VO­LOS

A re­mar­la. En Nor­del­ta, Ordas se en­tre­nó es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra las re­ga­tas de 500 me­tros que ha­brá en Puer­to Ma­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.