Un ape­lli­do a pu­ro ce­les­te y blan­co

Ro­mán Bu­rru­cha­ga. El hi­jo de Jor­ge fue ter­ce­ro en la Co­pa Da­vis ju­nior y ha­bía si­do spa­rring en San Juan.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Sa­bri­na Fai­ja sfai­ja@cla­rin.com

Su ape­lli­do es si­nó­ni­mo de fút­bol. De­cir Bu­rru­cha­ga es re­mon­tar­se al Mun­dial de Mé­xi­co de ha­ce 32 años. Es re­me­mo­rar aquel día en el que Jor­ge se­lló el 3-2 con el que Ar­gen­ti­na ven­ció a Ale­ma­nia pa­ra que­dar­se con su se­gun­da Co­pa del Mun­do. Pe­ro Ro­mán, aun­que el man­da­to po­pu­lar pa­re­cía obli­gar­lo a imi­tar a su pa­dre, eli­gió otro des­tino. Dio sus pri­me­ros pa­sos en la es­cue­li­ta de fút­bol de Ri­ver, co­mo su her­mano Mau­ro, quien sí se trans­for­mó en fut­bo­lis­ta y aho­ra jue­ga en Chie­vo Ve­ro­na. “De chi­qui­to ju­ga­ba al fút­bol y al te­nis has­ta que en un mo­men­to me tu­ve que de­ci­dir... Y me de­ci­dí por

el te­nis”, cuen­ta Ro­mán a los 16 años, co­mo uno de los in­te­gran­tes del equi­po ar­gen­tino que fue ter­ce­ro en la Co­pa Da­vis Ju­nior en Bu­da­pest, la que en­tre los chi­cos lla­man el Mun­dial.

No es cu­rio­so que ha­ya si­do el club Ti­ro Fe­de­ral, a es­ca­sos 500 me­tros del Mo­nu­men­tal, el pri­mer lu­gar en el que Ro­mán pu­so a prue­ba su ha­bi­li­dad con la ra­que­ta. Al­ter­na­ba así sus en­tre­na­mien­tos de fút­bol con los de te­nis. Y cuan­do se in­cli­nó por el pol­vo de la­dri­llo, a los 6 años, lo acom­pa­ñó Mar­ce­lo Mi­guez, el en­tre­na­dor que lo for­mó.

“Fue fá­cil ele­gir el te­nis por­que era mi de­ci­sión”, le di­ce a Cla­rín sin ti­tu­bear. “Y me de­ci­dí por el te­nis por­que me lla­ma­ba más, me ha­ce sen­tir me­jor. No es que el fút­bol no me gus­te; me gus­ta, pe­ro el te­nis me atrae más”, agre­ga.

El tiem­po li­bre es ca­da vez me­nos fre­cuen­te en la vi­da del Bu­rru­cha­ga te­nis­ta, que des­de ha­ce un tiem­po se en­tre­na en la es­cue­la de Ma­riano Hood y Ma­riano Mo­na­che­si. “An­tes iba al co­le­gio de do­ble es­co­la­ri­dad (Co­le­gio Cris­tó­fo­ro Co­lom­bo de Bel­grano) y des­pués me tu­ve que cam­biar a uno de sim­ple es­co­la­ri­dad (Es­cue­la del Ca­mi­nan­te). Pe­ro aho­ra, co­mo em­pe­cé a via­jar bas­tan­te, es­toy ha­cien­do el co­le­gio a dis­tan­cia”, ex­pli­ca quien ter­mi­na­rá el se­cun­da­rio en el Sis­te­ma de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia del Ejér­ci­to Ar­gen­tino, co­mo hi­zo Juan Mar­tín Del Potro.

“Mis com­pa­ñe­ros sa­ben có­mo es es­to y me es­cri­ben pa­ra ver en qué es­toy y cuan­do vuel­vo a Bue­nos Ai­res los veo. Es muy lin­do eso tam­bién. Me in­vi­tan a ju­gar a la pe­lo­ta pe­ro nun­ca pue­do por­que me en­treno a full”, suel­ta con al­go de nos­tal­gia.

Su en­tre­na­mien­to in­clu­yó ha­ce unos días ser

spa­rring de Die­go Sch­war­tz­man, Gui­do Pe­lla, Ho­ra­cio Ze­ba­llos y Ma­chi Gon­zá­lez en la se­rie de la Co­pa Da­vis an­te Co­lom­bia, en San Juan. Ade­más, esa se­ma­na in­clu­yó días y no­ches de char­las con Gas­tón Gau­dio, Gui­ller­mo Co­ria y Gui­ller­mo Ca­ñas, los ca­pi­ta­nes del equi­po.

“Fue­ron tan gran­des ju­ga­do­res que hay que es­cu­char­los y apren­der de lo que di­cen. Cuan­do nos de­cían al­go, siem­pre les pres­tá­ba­mos aten­ción por­que sa­ben mu­cho de es­to. Dis­fru­ta­mos. Es muy lin­do ha­ber es­ta­do co­mo spa­rring a los 16 años. Una muy linda ex­pe­rien­cia jus­to pre­vio al Mun­dial”, re­mar­ca Ro­mán.

La ca­be­za le re­cuer­da lo que pa­só ha­ce dos se­ma­nas en San Juan. Tan­to él co­mo Bau­tis­ta To­rres y San­tia­go De La Fuen­te su­frie­ron la fie­re­za de la ma­qui­ni­ta eléc­tri­ca con la que el ma­sa­jis­ta Wal­ter Al­fon­so les cor­tó el pe­lo co­mo un re­cuer­do im­bo­rra­ble de su pa­so por la Co­pa Da­vis. “Me ma­ta­ron”, re­me­mo­ra so­bre aquel en­cuen­tro noc­turno en el ho­tel Del Bono Park.

En ese mis­mo bún­ker, los ca­pi­ta­nes les die­ron la opor­tu­ni­dad de ha­cer­les pre­gun­tas. ¿Cuá­les? Ro­mán las cuen­ta: “Le pre­gun­ta­mos có­mo es es­to del te­nis. Cuán du­ro es. Y có­mo se pre­pa­ran pa­ra los par­ti­dos. Co­sas que nos in­tere­san a no­so­tros. To­do fue una ex­pe­rien­cia muy linda. Al­go úni­co tan­to pa­ra mí co­mo pa­ra los chi­cos y por eso la apro­ve­cha­mos al má­xi­mo. Era muy lin­do ver­los des­de afue­ra tam­bién”. San Juan fue un ape­ri­ti­vo de lo que se ven­dría en Bu­da­pest, don­de los equi­pos mas­cu­lino y fe­me­nino con­vi­vie­ron con na­cio­nes de to­do el mun­do en la Co­pa Da­vis Ju­nior. El equi­po ca­pi­ta­nea­do por Gas­tón Etlis con­si­guió su­bir­se al ter­cer lu­gar del po­dio al ven­cer 2-1 a Ita­lia. En el pun­to de­ci­si­vo, Bu­rru­cha­ga y San­tia­go De La Fuen­te ven­cie­ron en el do­bles a Lo­ren­zo Mu­set­ti y Luca Nar­di por 4-6, 6-4 y 10-1. El otro in­te­gran­te del equi­po fue Bau­tis­ta To­rres. En la Co­pa Fed Ju­nior, en tan­to, las chi­cas ter­mi­na­ron dé­ci­mas, tras per­der 3-0 con Ja­pón.

En Hun­gría, Ro­mán Bu­rru­cha­ga ga­nó 6 par­ti­dos y ca­yó en otros dos. “Me sien­to muy bien ju­gan­do pa­ra Ar­gen­ti­na, me gus­ta mu­cho y es una linda ex­pe­rien­cia”, re­sal­ta quien ha­ce dos años, en Re­pú­bli­ca Che­ca, ha­bía si­do cam­peón ju­nior en el Mun­dial Sub 14, tam­bién con la ca­mi­se­ta ar­gen­ti­na. Por­que eso sí pa­re­ce que se lle­va en la san­gre de los Bu­rru­cha­ga, sin im­por­tar qué de­por­te prac­ti­quen. Sin im­por­tar si Jor­ge hi­zo el gol que va­lió un Mun­dial o si Ro­mán de­fien­de los co­lo­res a pu­ro dri­ve.

FOTOREPORTER

Sue­ño cum­pli­do. “Fue muy lin­do ha­ber si­do spa­rring de los ju­ga­do­res en la se­rie de la Da­vis en San Juan”, di­ce Bu­rru­cha­ga.

AAT

Po­dio. Los va­ro­nes fue­ron ter­ce­ros en la Da­vis ju­nior y las da­mas, dé­ci­mas en la Fed.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.