Ra­cing de­jó reac­cio­nar a Bo­ca y su no­che so­ña­da se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla

Con dos go­les de ven­ta­ja no su­po re­ma­tar el par­ti­do y per­mi­tió que el ri­val se le fue­ra en­ci­ma y le em­pa­ta­ra so­bre el fi­nal un clá­si­co vi­bran­te, lleno de po­lé­mi­cas.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel Ave­lla­ne­da da­ve­lla­ne­da@cla­rin.com

La pun­ta hol­ga­da, otro par­ti­do con­sa­gra­to­rio de Li­san­dro Ló­pez, el ré­cord del ar­co in­vic­to, la gen­te ex­ta­sia­da can­tan­do por el sue­ño de cam­peón… Ra­cing vi­ve en una nu­be que de gol­pe se ha­ce ne­gra. Por ese mano a mano que Ma­tías Za­ra­cho fa­lla an­te Agus­tín Rossi. Por ese gol de Ra- món Abi­la que lle­ga acom­pa­ña­do de la ex­pul­sión del pro­pio Za­ra­cho. Por esos mi­nu­tos que lo atur­den de du­das, que lo en­cie­rran con­tra su ar­co, que lo de­jan sin el triun­fo por­que Wan­cho­pe pi­vo­tea, sa­ca a pa­sear a los cen­tra­les y abre pa­ra Se­bas­tián Vi­lla. Por ese ti­ro cru­za­do que en­cuen­tra otra flo­ja res­pues­ta de Ga­briel Arias. Y Bo­ca res­pi­ra ali­via­do. Por­que es­tu­vo a pun­to de ir­se aba­ti­do del Ci­lin­dro, por­que se ha­bía sen­ti­do des­po­ja­do por el ár­bi­tro, por­que el equi­po vol­vía a en­tre­gar una ima­gen opa­ca. Lo em­pa­tó por los cam­bios de Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to, es­ta vez más lú­ci­do que Eduar­do Cou­det. Y por­que el lí­der del cam­peo­na­to no lo su­po li­qui­dar, no lo re­ma­tó. De­jó con vi­da a su ri­val. Y otra vez, Bo­ca mos­tró ca­rác­ter, co­mo en Be­lo Ho­ri­zon­te, pa­ra res­ca­tar un re­sul­ta­do que tem­pla­rá su áni­mo pa­ra la Li­ber­ta­do­res.

La mar­cha de Ra­cing se de­tu­vo en seis triun­fos en­ca­de­na­dos sin go­les en con­tra. Del 2 a 2 en Tu­cu­mán an­te Atlé­ti­co a es­te em­pa­te con Bo­ca, el equi­po evo­lu­cio­nó. Pe­ro le fal­ta­ba una vic­to­ria re­so­nan­te. Bo­ca era el ad­ver­sa­rio a de­rro­tar. Ca­si lo con­si­gue en el pri­mer tiem­po, cuan­do fue su­pe­rior has­ta la me­dia ho­ra de jue­go. En­ton­ces, la Aca­de­mia mos­tró te­na­ci­dad pa­ra pe­lear ca­da pe­lo­ta, in­ten­si­dad pa­ra ata­car y ex­plo­tó las de­bi­li­da­des que ha­bía por el sec­tor de Em­ma­nuel Mas. Por ahí, flu­yó Au­gus­to So­la­ri, un fut­bo­lis­ta que cre­ció de la mano del Cha­cho, que es de­ci­si­vo en la pro­yec­ción, que ha­ce an­cha la can­cha y, cuan­do el jue­go lo dis­po­ne, tam­bién pue­de ce­rrar­se, par­ti­ci­par del cir­cui­to in­terno y li­be­rar la ban­da de­re­cha pa­ra las tre­pa­das de Ren­zo Sa­ra­via.

Por So­la­ri, jus­ta­men­te, Ra­cing en­con­tró el ca­mino del gol. Fue pro­fun­do por la de­re­cha, ri­di­cu­li­zó a Mas, se sa­có de en­ci­ma a Car­los Iz­quier­doz y me­tió el cen­tro atrás. Pol Fer­nán­dez re­ma­tó a la ca­rre­ra, Paolo Goltz in­ter­cep­tó el dis­pa­ro y Li­san­dro pe­gó un gri­to de go­lea­dor. Pes­có el re­bo­te, con ol­fa­to, y ven­ció a Agus­tín Rossi. Es­ta­ba un pa­si­to ade­lan­ta­do el ca­pi­tán. No lo ad­vir­tió el asis­ten­te Clau­dio Rossi. Y la tri­bu­na ex­plo­tó de felicidad. Se ve­nía aba­jo el es­ta­dio.

Bo­ca es­ta­ba atur­di­do. Con un me­dio­cam­po len­to. Fer­nan­do Ga­go con­ser­va to­das las lu­ces que lo im­pul­sa­ron en su ca­rre­ra, pe­ro su­fre el des­gas­te fí­si­co. Y los pi­bes Ju­lián Chic­co y Agus­tín Al­men­dra tie­nen más duc­ti­li­dad que re­cu­pe­ra­ción. En­ton­ces, pe­sa­ba Mar­ce­lo Díaz. Y la pre­sión ce­les­te y blan­ca se im­po­nía. Pe­ro Ra­cing no po­día au­men­tar. Hu­bo un ti­ro de Za­ra­cho que se per­dió muy cer­ca del ar­co de Rossi. Un con­tra­gol­pe que ar­ma­ron Jo­na­tan Cris­tal­do y Au­gus­to So­la­ri que no ter­mi­nó en gol del Churry por­que Paolo Goltz sal­vó en la lí­nea de sen­ten­cia.

De un desa­rro­llo en el que da­ba la sen­sa­ción de que el re­sul­ta­do que­da­ba de­ma­sia­do cor­to a ese fi­nal que pu­do ha­ber ter­mi­na­do en em­pa­te. Con po­lé­mi­cas a flor de piel. Con al­ta ten­sión. Con fric­cio­nes. Bo­ca em­pu­jó sin cla­ri­dad a par­tir del úl­ti­mo cuar­to de ho­ra. Hu­bo una infracción de Sa­ra­via so­bre Pa­vón, que se iba mano a mano con Arias. Lo sol­tó afue­ra del área, el cor­do­bés ca­yó aden­tro. De mí­ni­ma, era fal­ta. El ár---

bi­tro po­dría ha­ber ex­pul­sa­do al la­te­ral si hu­bie­ra con­si­de­ra­do que no qui­so dispu­tar la pe­lo­ta con el de­lan­te­ro. Otro error gra­ve de He­rre­ra.

El pri­mer tiem­po ter­mi­nó con Arias ta­pan­do un re­ma­te de Ga­go y el se­gun­do arran­có con Bo­ca vol­ca­do ha­cia el área de Ra­cing, que to­mó la pos­tu­ra de con­tra­gol­pear. Ma­ne­ja­ba el jue­go Ga­go. Cre­cía Al­men­dra por la iz­quier­da. Y cuan­do em­pe­za­ba a do­mi­nar, se equi­vo­có Ga­go. Me­tió una pe­lo­ta lar­ga que que­dó en el ca­mino y la ré­pli­ca fue le­tal. En cua­tro to­ques, la Aca­de­mia lle­gó al área de Rossi y Li­san­dro mar­có el se­gun­do con una de­fi­ni­ción ex­qui­si­ta. Al fi­nal del par­ti­do Gui­ller­mo tam­bién re­cla­mó offside pre­vio. Era ju­ga­da de VAR.

Pa­re­cía re­suel­to el par­ti­do. Gui­ller­mo ape­ló al ban­co. Man­dó a la can­cha a Vi­lla y pres­cin­dió de Chic­co. Cou­det es­pe­ró has­ta los 28 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po pa­ra ha­cer va­rian­tes. Cre­yó que po­día li­qui­dar­lo con la ve­lo­ci­dad de Ri­car­do Cen­tu­rión. Y sa­có a Li­san­dro, el me­jor, el que ha­bía ges­tio­na­do el jue­go. ¿Por qué no sa­cri­fi­có a Za­ra­cho, que es­ta­ba amo­nes­ta­do y ha­bía per­di­do la brú­ju­la? La pe­lo­ta que fa­lló an­te Rossi fue su cruz. El Me­lli­zo con­tes­tó con Mau­ro Zá­ra­te por el inex­pre­si­vo Car­los Te­vez. Bo­ca me­jo­ró. Des­pués, en­tró Gus­ta­vo Bou por Cris­tal­do, que pi­vo­teó muy bien y com­pro­me­tió a los cen­tra­les vi­si­tan­tes. Otra mo­di­fi­ca­ción sus­tan­cial. Y se le vino la no­che a la Aca­de­mia. Le per­do­nó la vi­da a un ri­val muy pe­sa­do, su ma­yor pe­ca­do. Y Bo­ca lo apro­ve­chó.

MA­XI FAILLA

Wan­cho­pe Abi­la acor­ta. Bien ubi­ca­do, in­tu­yó lo que ocu­rrió: Arias dio re­bo­te a una pe­lo­ta que le pi­có dos ve­ces y ahí es­ta­ba el go­lea­dor pa­ra po­ner el 1-2 par­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.