Ta­lle­res gri­tó en el clá­si­co y em­pu­jó a Bel­grano has­ta la zo­na de des­cen­so

Al fi­nal, an­te mu­chos ru­mo­res de re­nun­cia, el DT ce­les­te, Ber­nar­di, anun­ció que ma­ña­na es­ta­rá en la prác­ti­ca.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Ra­món Gó­mez cor­do­ba@cla­rin.com

Ta­lle­res go­leó en el clá­si­co cor­do­bés y lo me­tió a Bel­grano en una cri­sis te­rri­ble. De los úl­ti­mos cin­co par­ti­dos el Ce­les­te so­lo su­mó dos pun­tos y que­dó en des­cen­so di­rec­to.

El pi­be Nahuel Bus­tos fue el au­daz que ter­mi­nó se­pul­tan­do a Bel­grano, con dos go­les en ape­nas dos mi­nu­tos, jus­to en el arran­que del se­gun­do tiem­po. El pri­me­ro fue un mi­sil, so­ber­bio de­re­cha­zo que lo de­jó a Ce­sar Ri­ga­mon­ti mi­ran­do có­mo la pe­lo­ta se anida­ba en la red. Es­te pi­be, go­lea­dor en di­vi­sio­nes inferiores, tie­ne un fu­tu­ro enor­me, y ya cuen­ta con cua­tro go­les en el tor­neo.

Ta­lle­res se flo­reó an­te un Bel­grano que no tie­ne jue­go y no pa­tea al ar­co. Así el Ce­les­te es­tá me­ti­do en el fon­do y el bar­co pi­ra­ta se hun­de inexo­ra­ble- men­te. Pe­ro Lucas Ber­nar­di re­sis­te y no se va. “No ha­blo y nos ve­mos el mar­tes en el en­tre­na­mien­to”, le di­jo a la pren­sa.

Ta­lle­res tam­po­co lle­ga­ba có­mo­do a es­te clá­si­co. El vier­nes el pre­si­den­te An­drés Fas­si man­tu­vo una lar­ga reunión con Juan Pa­blo Voj­vo­da y su cuer­po téc­ni­co, brin­dán­do­le to­do el apo­yo, Y el téc­ni­co acu­so re­ci­bo. Voj­vo­da re­nun­ció al do­ble cin­co y co­lo­có a Gon­za­lo Ma­ro­ni co­mo en­la­ce y Ta­lle­res cam­bió de ac­ti­tud. Y ade­más ju­gó más suel­to Juan Ra­mi­rez y Bus­tos por de­re­cha lo tu­vo a mal­traer al Mono Qui­ro­ga. Pe­ro en el pri­mer tiem­po se ju­gó po­co y na­da. Aque­lla fra­se “del mie­do es­cé­ni­co” fue irre­fu­ta­ble pa­ra los dos pro­ta­go­nis­tas. Los ar­cos que­da­ban muy le­jos y los ar­que­ros eran es­pec­ta­do­res de lu­jo, En el fi­nal de la eta­pa a una pe­lo­ta que pa­re­cía per­di­da la fue a bus­car Ra­mí­rez e im­pru­den­te­men­te Ri­ga­mon­ti lo ba­rrió. El pe­nal lo eje­cu­tó Ra­mi­rez sin pie­dad: fu­si­ló. Gol cla­ve.

¿Qué le pa­sa a Bel­grano? Las re­des so­cia­les ex­plo­ta­ron con­tra los ju­ga­do­res, cuer­po téc­ni­co y di­ri­gen­tes. Y avi­so­ran que el des­cen­so es una gran ame­na­za. Bel­grano ha­bía per­di­do con Al­do­si­vi y Hu­ra­cán, y aho­ra es go­lea­do por Ta­lle­res. Lo peor es la fal­ta de reac­ción, no crea si­tua­cio­nes de gol y ca­si siem­pre ga­na el ar­que­ro ri­val. Gui­do He­rre­ra de­mos­tró que es uno de los me­jo­res de la Superliga. Por al­go lo ci­tó Sca­lo­ni pa­ra re­em­pla­zar al le­sio­na­do Ar­ma­ni.

Bel­grano tie­ne di­fi­cul­ta­des de tras­la­do o de­pen­de de una ge­nia­li­dad de Ma­tías Suá­rez, pe­ro no apa­re­ce con su des­equi­li­brio. Y pa­ra col­mo se hi­zo ex­pul­sar Federico Ler­to­ra. Bel­grano, así, na­ve­ga a la de­ri­va y sin ti­món.

El pi­be Bus­tos no dor­mi­rá en to­da la se­ma­na. Es de la can­te­ra de Ta­lle­res y ha­cer dos go­les en un clá­si­co es co­mo via­jar a la lu­na. El pri­me­ro de­be ser uno de los me­jo­res go­les del cam- peo­na­to. Bus­tos re­co­rrió co­mo trein­ta me­tros, na­die le sa­lió a cor­tar. Ahí el chi­co de 20 años y 1.76 de estatura sa­có un za­pa­ta­zo cla­van­do la pe­lo­ta en un ángulo. En el otro, en­tró co­mo nue­ve y lo ajus­ti­ció a Ri­ga­mon­ti.

Ta­lle­res se flo­reó con un mon­ton de to­ques y oles de la tri­bu­na. Ra­mí­rez se dio el lu­jo de me­ter un dis­pa­ro en el pa­lo. To­do lo que ha­bía soñado pa­ra es­te clá­si­co Ta­lle­res lo con­si­guió. Ahí que­dó Bel­grano, al bor­de de un ata­que de ner­vios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.