La in­ti­mi­dad del día inol­vi­da­ble de los chi­cos tai­lan­de­ses que vol­vie­ron a vi­vir

Cla­rín com­par­tió la jor­na­da con los ado­les­cen­tes que fue­ron res­ca­ta­dos de una cue­va en su país y que ayer ju­ga­ron al fút­bol en el Mo­nu­men­tal y se en­con­tra­ron con Tho­mas Bach.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Mauricio Co­do­cea mco­do­cea@cla­rin.com

F ue­ron 17 días de an­gus­tia. De in­cer­ti­dum­bre. De si­len­cio­sa desesperación. De os­cu­ri­dad. De ham­bre y de sed, ape­nas en­ga­ña­da por las go­tas que se es­cu­rrían por las grie­tas y po­dían to­mar. Y de la úni­ca cer­te­za: se te­nían los unos a los otros. Do­ce chi­cos y un en­tre­na­dor tai­lan­de­ses vi­vie­ron lo peor cuan­do hi­cie­ron un re­co­rri­do ha­bi­tual a la cue­va Them Huang Nang Non, en un co­rre­dor mon­ta­ño­so al nor­te de su país. Esa cue­va que los rap­tó du­ran­te más de dos se­ma­nas.

Es­ta­ban a 4.000 me­tros de la sa­li­da a la sal­va­ción y el mun­do se man­tu­vo a la ex­pec­ta­ti­va. Del 23 de ju­nio al 10 de ju­lio, día en que sa­lió el úl­ti­mo gru­pi­to, só­lo sus men­tes y sus co­ra­zo­nes sa­ben lo que pa­só por sus cuer­pos. Aho­ra que la vi­da les fue de­vuel­ta, só­lo que­da dis­fru­tar­la. Y eso hi­cie­ron en un do­min­go inol­vi­da­ble, du­ran­te el cual Cla­rín los acom­pa­ñó en el con­tex­to de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud.

Eran las 9.42 cuan­do sus ojos bri­lla­ron al ba­jar del mi­cro que los lle­vó al Mo­nu­men­tal. Los acom­pa­ña­ron sus pa­dres y miem­bros del Co­mi­té Olím­pi­co de su país. En to­tal, una de­le­ga­ción de 37 per­so­nas.

En­tra­ron por la puer­ta del Mu­seo de River y fue­ron re­ci­bi­dos por el pre­si­den­te

Ro­dol­fo D’Ono­frio y por Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y Die­go San­ti­lli, je­fe y vi­ce­je­fe de Go­bierno por­te­ños. Un guía del mu­seo les dio la bien­ve­ni­da en in­glés y ellos son­rie­ron an­te ca­da de­ta­lle, tra­duc­to­ra de por me­dio.

Cla­rín, ade­más del Ca­nal Olím­pi­co, era el úni­co me­dio en la in­ti­mi­dad de la vi­si­ta.

Al pa­sar por al la­do de la lo­co­mo­to­ra que sim­bo­li­za a “La Má­qui­na”, no en­ten­dían qué ha­cía en un mu­seo de un equi­po de fút­bol, pe­ro po­co les im­por­ta­ba. Ellos que­rían ju­gar. Sal­vo uno o dos, no en­tien­den in­glés, pe­ro aque­llos que no lo ha­cen igual le res­pon­dían a es­te dia­rio con el pul­gar pa­ra arri­ba pa­ra de­fi­nir los pri­me­ros mi­nu­tos del pa­seo, al ca­mi­nar por el ani­llo in­terno.

La pri­me­ra gran reac­ción se dio cuan­do en­tra­ron al ves­tua­rio vi­si­tan­te y vie­ron, pro­li­ja­men­te aco­mo­da­dos, los uni­for­mes com­ple­tos al­ter­na­ti­vos de River con sus nom­bres im­pre­sos. Pe­se a que ha­bían traí­do con­si­go las ca­mi­se­tas de su equi­po, los Moo Pa (“Ja­ba­líes Sal­va­jes”, en tai­lan­dés) es­ta­lla­ron en un aplau­so con­jun­to y gri­tos de ale­gría. Ya que­rían sa­lir a ju­gar. Al ca­bo, es lo que ha­cen. Es lo que sue­ñan.

Y ju­ga­ron no­más un par­ti­do con los chi­cos de la es­cue­la de River, que los re­ci­bie­ron con un pa­si­llo y aplau­sos cuan­do, tal co­mo los pro­fe­sio­na­les, sa­lie­ron por la es­ca­li­na­ta al cam­po de jue­go. Pa­ra ellos, era la fi­nal del mun­do.

En el ves­tua­rio, Ek­ka­pol Jan­ta­wong, el en­tre­na­dor de 25 años que pa­re­cen me­nos, ha­bía mos­tra­do que la co­sa iba en se­rio: sa­có una ta­blet y en una can­chi­ta les enseñó a los chi­cos lo que es­pe­ra­ba de ellos. Hi­zo lo pro­pio al fi­na­li­zar el pri­mer tiem­po, cuan­do el par­ti­do iba 1 a 1 con un gol que él mis­mo ha­bía con­ver­ti­do, pe­ro es­ta vez con bo­te­lli­tas de agua so­bre el cés­ped. El par­ti­do ter­mi­nó 3 a 3 y to­dos es­ta­ban fe­li­ces. Los pa­dres de los chi­cos, exul­tan­tes. Des­de la pla­tea Cen­te­na­rio ba­ja, se hi­cie­ron lo­ca­les en River al gri­to de “¡Thai­land, Moo Pa!”.

Ca­da uno lle­vó una re­me­ra ce­les­te con un di­bu­jo de los chi­cos y, en la es­pal­da, arri­ba del sim­bó­li­co nú­me­ro 13, la ins­crip­ción “Thanks to the who­le world” (“Gra­cias a to­do el mun­do”). Que al­guien les va­ya a in­ten­tar ex­pli­car que ese nú­me­ro se aso­cia a la ma­la suer­te…

Los pi­bes se fue­ron a los ves­tua­rios lue­go de sa­lu­dar a la tri­bu­na pa­ra com­par­tir un “ter­cer tiem­po” con sus ri­va­les. Y su día se­gui­ría ba­jo el sol que tan­to ex­tra­ña­ron en la cue­va.

En el Pa­seo de la Cos­ta, don­de se desa­rro­llan las com­pe­ten­cias de BMX Ra­cing y el pa­tín ca­rre­ra, los es­pe­ró na­da me­nos que Tho­mas Bach, el pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, que de­ci­dió cur­sar­les la in­vi­ta­ción a es­tos Jue­gos de la Ju­ven­tud y les hi­zo un es­pe­cial re­co­no­ci­mien­to en la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra del sá­ba­do, en la ave­ni­da 9 de Ju­lio.

Cuan­do se jun­ta­ron con el ti­tu­lar del olim­pis­mo en uno de los pa­si­llos em­pla­za­dos so­bre el pas­to, to­dos ce­rra­ron un pu­ño y apo­ya­ron el ín­di­ce de la otra mano so­bre el mis­mo. Es un ges­to que los de­fi­ne: “Uni­dos co­mo uno”.

Po­sa­ron pa­ra las fo­tos, pe­ro lue­go se me­tie­ron en la car­pa del área de in­vi­ta­dos y ahí la reunión fue su­ma­men­te pri­va­da: los 13 tai­lan­de­ses, tres miem­bros del Co­mi­té Olím­pi­co de su país y Bach, re­par­ti­dos en pe­que­ños si­llo­nes y puffs.

Jan­ta­wong re­ci­bió jus­to en ese mo­men­to una lla­ma­da. O la hi­zo. Es in­dis­tin­to. Pe­ro en su voz, aun­que no se com­pren­da el idio­ma, se dis­tin­guía un so­ni­do que no de­no­ta otra co­sa que ale­gría, sor­pre­sa y emo­ción. Qui­zás le es­ta­ba con­tan­do a al­guien que se en­cuen­tra vi­vien­do un sue­ño. “Bien­ve­ni­dos, gra­cias por ve­nir di­jo el pre­si­den­te del COI-. Es­pe­ro que lo dis­fru­ten mu­cho. ¿Has­ta aho­ra to­do va bien? ¿Es­tán can­sa­dos?”.

“¡No!”, le res­pon­die­ron a co­ro, al tiem­po que ca­da uno re­ci­bía una bol­si­ta con sán­gu­ches de ja­món, que­so y to­ma­te, o po­llo y le­chu­ga. A uno de los más chi­qui­tos, por su ca­ra, es­tá cla­ro que al­go no le gus­tó. Mor­dis­co va, sor­bi­to de agua vie­ne, em­pe­zó el diá­lo­go. -¿ Qué les pa­re­ció la ce­re­mo­nia? -Fue muy im­pre­sio­nan­te y emo­cio­nan­te y nos pu­so muy fe­li­ces. Nun­ca ha­bía­mos ima­gi­na­do al­go así. Que­re­mos ser olím­pi­cos al­gún día. -¿Qué­les­gus­tó­más? -Los ti­pos que se ti­ra­ban del Obe­lis­co. La que ba­jó con la ban­de­ra.

-¿ Se abu­rrie­ron? No va­le de­cir que se abu­rrie­ron con los dis­cur­sos. -(Ri­sas) No, nos gus­tó to­do.

Al­gu­nos de los chi­cos em­pe­za­ron por las ba­na­nas o los bu­di­nes an­tes si­quie­ra de pro­bar al­go sa­la­do. Uno le con­tó a Bach, cam­peón olím­pi­co de esgrima, que prac­ti­ca ese de­por­te. Otro le pre­gun­tó ca­da cuán­to son los Jue­gos de la Ju­ven­tud.

Pe­ro el mo­men­to de ma­yor ca­li­dez lle­gó cuan­do el ale­mán les pre­gun­tó por aque­llos días. Sin in­va­dir, sin bus­car re­cuer­dos do­lo­ro­sos, con­sul­tó bre­ve­men­te. Y el en­tre­na­dor le con­tó: “Lo prin­ci­pal que les di­je fue que te­nía­mos que es­tar tran­qui­los. Los hi­ce me­di­tar pa­ra que sus ca­be­zas no es­tu­vie­ran ocu­pa­das pen­san­do que les po­día pa­sar al­go malo. Y siem­pre tu­vie­ron fe”.

Es el mo­men­to en que las gar­gan­tas se anu­dan, el mo­men­to en que no se pue­de evi­tar pen­sar en esas más de dos se­ma­nas en las que es­tu­vie­ron atra­pa­dos. El mun­do qui­so ayu­dar­los. Has­ta un res­ca­tis­ta -Sa­man Gu­nan, de 38 años- dio la vi­da por ellos: se le ter­mi­nó el oxí­geno y no so­bre­vi­vió en uno de los via­jes por las pro­fun­di­da­des de la cue­va.

“Ima­gino que de­ben es­tar muy agra­de­ci­dos, pe­ro les aseguro que no­so­tros es­ta­mos más agra­de­ci­dos con us­te­des por la mues­tra de co­ra­je y fuer­za que le die­ron al mun­do”, les di­jo Bach.

Pa­ra des­com­pri­mir y vol­ver a las ri­sas, el “1”" del COI vi­ró el ti­món de la char­la. -¿ Es un buen en­tre­na­dor ?, pre­gun­tó con una son­ri­sa cóm­pli­ce mien­tras apun­ta con la ca­be­za a Jan­ta­wong, quien es­ta­ba sen­ta­do a su iz­quier­da. -¡ Sí!-, contestaron to­dos. -Me es­tán di­cien­do la ver­dad ,¿ no? - Bueno, a ve­ces ha­bla mu­cho, res­pon­die­ron va­rios pa­ra cau­sar las ri­sas ge­ne­ra­li­za­das.

Des­pués de que los chi­cos le pi­die­ran a Bach que hi­cie­ra du­pla con el en­tre­na­dor si al­gún día lle­gan a los Jue­gos Olím­pi­cos, los miem­bros del Co­mi­té les di­je­ron a los pi­bes que le en­se­ña­ran al pre­si­den­te su gri­to ca­rac­te­rís­ti­co: “¡Soo!”, así, con “u”. “A lu­char”, sig­ni­fi­ca. Des­pués de pre­gun­tar quié­nes son los ar­que­ros del gru­po y quié­nes los ata­can­tes, le con­ta­ron que uno de los ne­nes hi­zo al­gu­na vez más de 10 go­les. “¡Guau! Yo só­lo lle­gué a 5 en un mis­mo par­ti­do”, res­pon­dió Bach, lo que des­per­tó aplau­sos de los chi­cos. “Pe­ro no po­día lle­gar muy le­jos por­que só­lo ju­ga­ba con la iz­quier­da. Si usa­ba la de­re­cha, me rom­pía to­do”, agre­gó. Y hu­bo más ri­sas, cla­ro. “No­so­tros en­tre­na­mos pa­ra sa­ber pa­tear con las dos”, le res­pon­die­ron. -¿ Y aho­ra qué quie­ren ha­cer? -Quie­ro ver el ci­clis­mo. -Yo quie­ro ir al pa­tín. -¡Yo quie­ro ver a Mes­si! -Uh, en eso me vas a te­ner que per­do­nar, por­que hoy jue­ga en Es­pa­ña, res­pon­dió Bach, de­mos­tran­do es­tar ac­tua­li­za­do, pa­ra pe­sar del pe­que­ño que so­ña­ba ver al crack.

“Ten­go otra co­sa pa­ra us­te­des”, les di­jo el ale­mán. Le pa­sa­ron una ba­te­ría de bol­sas azu­les con los cin­co ani­llos y los chi­cos sa­ca­ron de ellas una go­rra, un #Pan­di de pe­lu­che, pi­nes de los Jue­gos y un re­loj. El úl­ti­mo ob­se­quio cau­só un gran “guaaaaau” de los chi­cos.

“En nom­bre de to­dos los Ja­ba­líes Sal­va­jes, que­re­mos agra­de­cer­le su ge­ne­ro­si­dad y su in­vi­ta­ción. Nun­ca ima­gi­na­mos que nos pa­sa­ría es­to. Es­ta­mos real­men­te muy agra­de­ci­dos”, le co­men­tó el en­tre­na­dor pa­ra fi­na­li­zar el en­cuen­tro, en el que in­ter­cam­bia­ron sa­lu­dos res­pe­tuo­sos y re­ve­ren­cias.

Afue­ra, a los chi­cos los es­pe­ra­ban los pa­dres. Cuan­do Bach los vio, se les acer­có y, des­pués de sa­car­se unas fo­tos, les ha­bló: “De­ben es­tar muy or­gu­llo­sos de sus hi­jos. Y agra­de­ci­dos. Pe­ro es el mun­do el que les agra­de­ce a ellos. Us­te­des tie­nen mu­chas ra­zo­nes pa­ra es­tar or­gu­llo­sos y aho­ra tie­nen mu­chas ra­zo­nes pa­ra dis­fru­tar de es­tos Jue­gos”. Y es así. Ya pa­só el su­fri­mien­to. Aho­ra es la ho­ra de vi­vir.

Pla­cer Mo­nu­men­tal.

FO­TOS: SIL­VA­NA BOEMO

Los “Ja­ba­líes Sal­va­jes” in­gre­san al es­ta­dio en­tre aplau­sos de los ar­gen­ti­nos con­tra los que ju­ga­ron. Lue­go com­par­tie­ron un “ter­cer tiem­po”.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Los pi­bes y el pre­si­den­te. Los tai­lan­de­ses res­ca­ta­dos de la cue­va ha­cen jun­to a Tho­mas Bach, ti­tu­lar del COI, el ges­to de “Uni­dos co­mo uno” que los iden­ti­fi­ca.

G. GAR­CÍA ADRASTI

Cu­rio­sos. Dos pi­bes mi­ran un ce­lu­lar en Vi­cen­te Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.