To­dos con­tra to­dos en Las Ve­gas

Nur­ma­go­me­dov-McG­re­gor. Bo­chor­no­so fi­nal del com­ba­te de ar­tes mar­cia­les mix­tas (MMA).

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Fa­bri­cio So­za fso­za@cla­rin.com

Hay un cam­peón que no se sa­be si se­gui­rá sien­do cam­peón, que tie­ne una bol­sa mi­llo­na­ria re­te­ni­da por los or­ga­ni­za­do­res y pue­de ser sus­pen­di­do al me­nos por un año. Hay un go­ber­na­dor de Es­ta­do que se sal­vó de mi­la­gro de que­dar en me­dio de la gol­pi­za. Hay un en­fren­ta­mien­to la­ten­te de dos co­mu­ni­da­des. To­do eso que­dó del com­ba­te por el tí­tu­lo mun­dial li­viano en la ve­la­da de UFC 226, com­pa­ñía más afa­ma­da de ar­tes mar­cia­les mix­tas (MMA por las si­glas en in­glés), en­tre el ru­so Kha­bib Nur­ma­go­me­dov y el ir­lan­dés Co­nor McG­re­gor, ce­le­bra­da en el es­ta­dio T-Mo­bi­le de Las Ve­gas el sá­ba­do.

La pe­lea la ga­nó Nur­ma­go­me­dov por su­mi­sión (uti­li­zó un ahor­que al cue­llo lla­ma­do “ma­ta­león” y su ri­val se rin­dió) en el cuar­to asal­to y así el ru­so man­tu­vo su in­vic­to en 27 pre­sen­ta­cio­nes. McG­re­gor vol­vía al cir­cui­to a com­pe­tir den­tro de una jau­la des­pués de ha­ber in­cur­sio­na­do en el boxeo con su re­cor­da­do en­fren­ta­mien­to con­tra Floyd May­weat­her.

Ape­nas con­clu­yó el com­ba­te so­bre­vino el caos. Mien­tras McG­re­gor ca­mi­na­ba por el oc­tó­gono re­cu­pe­ran­do el ai­re per­di­do du­ran­te en el es­tran­gu­la­mien­to que mar­có su de­rro­ta, Kha­bib se sa­có el pro­tec­tor bu­cal, lo arro­jó fue­ra del en­re­ja­do y co­men­zó a in­sul­tar al equi­po de su ri­val. Los guar­dias de se­gu­ri­dad no pu­die­ron de­te­ner­lo. Nur­ma­go­me­dov sal­tó ha­cia la pri­me­ra fi­la y en­con­tró res­pues­ta. Fue una ba­ta­lla cam­pal. El go­ber­na­dor del es­ta­do de Ne­va­da, Brian San­do­val, fue cu­bier­to por los guar­daes­pal­das y re­ti­ra­do del lu­gar.

En si­mul­tá­neo, cer­ca­nos al ru­so sal­ta­ron de las tri­bu­nas a la are­na y ata­ca­ron a McG­re­gor, quien tam­bién res­pon­dió a los gol­pes. Uno de los agre­so­res fue Abu­ba­kar Nur­ma­go­me­dov, pri­mo del cam­peón ru­so que su­frió un cor­te en el pó­mu­lo. Otro, el pe­lea­dor Zu­bai­ra Tuk­hu­gov, quien te­nía pac­ta­da una pe­lea pa­ra el 27 de oc­tu­bre an­te Ar­tem Lo­bov (del team McG­re­gor) se que­dó sin pe­lea y sin UFC, tal co­mo lo sen­ten­ció el CEO de la com­pa­ñía Da­na Whi­te. Tam­bién con­fir­mó tres de­te­ni­dos, pe­ro que lue­go fue­ron li­be­ra­dos.

En un mo­men­to hu­bo cer­ca de 30 per­so­nas so­bre el oc­tó­gono. Unos a pe­lear, otros a se­pa­rar. Afue­ra, en el pa­si­llo, el pa­no­ra­ma era si­mi­lar. Cuan­do lle­gó la cal­ma, McG­re­gor fue re­ti­ra­do al ca­ma­rín mien­tras Whi­te le ex­pli­ca­ba so­bre el ta­miz a Kha­bib que “es me­jor que no te de el cin­tu­rón aquí, no sé qué pue­de pa­sar con la gen­te”. En las tri­bu­nas y des­de tem­prano, ya ha­bían ha­bi­do en­fren­ta­mien­tos en­tre ir­lan­de­ses y ru­sos. Cuan­do Kha­bib fue lle­va­do a los ca­ma­ri­nes, los se­gui­do­res de McG­re­gor le ti­ra­ron de to­do. Lue­go, a la sa­li­da, tam­bién hu­bo pe­leas en­tre am­bos ban­dos que fue­ron di­suel­tas por la po­li­cía de Las Ve­gas.

“Lo pri­me­ro es que quie­ro dis­cul­par­me an­te la Co­mi­sión de Ne­va­da y an­te la ciu­dad de Las Ve­gas. Sé que es­tá no es mi me­jor ca­ra, pe­ro soy un ser hu­mano. McG­re­gor ha­bló so­bre mi re­li­gión, so­bre mi pa­dre y so­bre mi país. No en­tien­do có­mo al­gu­nos só­lo ha­blan de lo que hi­ce al fi­nal de la pe­lea” di­jo ayer Kha­bib en una rue­da de pren­sa. Se re­fe­ría a vie­jas bron­cas en­tre am­bos y, so­bre to­do, a los epi­so­dios de la se­ma­na pre­via al com­ba­te con de­cla­ra­cio­nes cru­za­das. En el pe­sa­je, los dos ca­si se fue- ron a las ma­nos. En su cuen­ta de Ins­ta­gram, Nur­ma­go­me­dov es­cri­bió que “es­to cier­ta­men­te no es lo que mi pa­dre me enseñó, pe­ro fue una cues­tión de ho­nor. La vic­to­ria es nues­tra, te­ne­mos el cin­tu­rón. Cuan­do Alá es­tá con­ti­go, na­da pue­de rom­per­te”.

Whi­te di­jo que “pue­de ha­ber san­cio­nes, mul­tas, sus­pen­sio­nes” y aun­que des­car­tó que el ru­so sea des­po­ja­do del tí­tu­lo, ayer cir­cu­la­ban ver­sio­nes acer­ca de una san­ción de ese ti­po y una sus­pen­sión de un año pa­ra el cam­peón. La Co­mi­sión Atlé­ti­ca de Ne­va­da ana­li­za­rá los vi­deos pa­ra to­mar de­ter­mi­na­cio­nes. En prin­ci­pio, es­tá re­te­ni­da la bol­sa de 2 mi­llo­nes de dó­la­res de Kha­bib. En tan­to, “The No­to­rious”, co­mo se lo co­no­ce a McG­re­gor, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter “Buen gol­pe. Es­pe­ro que ha­ya una re­van­cha”, sin dar más de­ta­lles.

Tam­bién se su­po que el ir­lan­dés no pre­sen­tó car­gos con­tra quie­nes lo gol­pea­ron. Co­nor sa­be de pro­ble­mas. An­tes de la ve­la­da de UFC 223 en abril de es­te año, el ir­lan­dés pro­ta­go­ni­zó otro es­cán­da­lo en la pre­via de Nue­va York. Jun­to a par­te de su equi­po gol­peó con un ob­je­to con­tun­den­te un mi­cro con otros pe­lea­do­res, en­tre ellos The Ea­gle (co­mo le di­cen a Nur­ma­go­me­dov), a quien le apun­ta­ba. Por el he­cho fue de­te­ni­do, liberado tras pa­gar fian­za, con­de­na­do a rea­li­zar tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio y has­ta apren­der a ma­ne­jar su ira. En ju­lio se de­cla­ró cul­pa­ble de per­tur­ba­ción del or­den pú­bli­co pa­ra vol­ver a la ac­ti­vi­dad. “No pue­do es­tar más de­cep­cio­na­do de có­mo ter­mi­nó la me­jor no­che de nues­tra his­to­ria”, di­jo Da­na Whi­te. Un re­su­men per­fec­to tam­bién pa­ra los aman­tes de las MMA.

El desas­tre. Nur­ma­go­me­dov sal­ta del oc­tó­gono pa­ra pe­lear­se con el staff téc­ni­co de McG­re­gor. Pe­lea ca­lle­je­ra en Las Ve­gas.

Caos. Se­gui­do­res del ru­so agre­den a McG­re­gor en la jau­la.

Sin cin­tu­rón. Kha­bib se va cus­to­dia­do a los ca­ma­ri­nes.

Ma­ta­león. La to­ma con la que ga­nó Nur­ma­go­me­dov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.