Li­san­dro no es un Ló­pez cual­quie­ra y levanta la ban­de­ra del Ra­cing pun­te­ro

Fue cla­ve en la vic­to­ria an­te San Lo­ren­zo. Lo em­pa­tó con una lin­da de­fi­ni­ción que le sir­vió pa­ra igua­lar la can­ti­dad de go­les de Die­go Mi­li­to en el club. Des­pués, con­ta­gió en ca­da pe­lo­ta.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel Ave­lla­ne­da da­ve­lla­ne­da@cla­rin.com

Li­san­dro es un em­ble­ma, aun­que pre­fie­ra pa­sar inad­ver­ti­do fue­ra de los már­ge­nes del Ci­lin­dro. Nun­ca lo se­du­jo el rol de lí­der y ja­más lo ocul­tó pú­bli­ca­men­te. Es más, siem­pre acla­ra que su de­seo, una vez ter­mi­na­da su ca­rre­ra, es ir­se al cam­po y ser un Ló­pez más. Pe­rro ver­de en un fút­bol de di­vas, Li­cha le es­ca­pa a las lu­ces de la fa­ma, pero se car­ga a Ra­cing al hom­bro. Se en­tre­ga de ma­ne­ra des­co­mu­nal. Con­ta­gia. Y ge­ne­ra una sim­bio­sis con los hin­chas, un sen­ties­ta­ba mien­to de per­te­nen­cia tan es­pe­cial, que todos se en­co­lum­nan de­trás de él. Cou­det, que le dio la cin­ta y un pro­ta­go­nis­mo esen­cial. Sus com­pa­ñe­ros, que lo siguen en la can­cha y en el ves­tua­rio. La gen­te, que lo ova­cio­na an­tes, du­ran­te y des­pués del par­ti­do.

Y Li­san­dro res­pon­de des­pués de un pri­mer tiempo des­an­ge­la­do. Con un gol que mues­tra su ol­fa­to. Por­que aten­to a la se­gun­da ju­ga­da cuan­do el pe­lo­ta­zo de Mar­cos Se­ne­si re­bo­tó en Gus­ta­vo Bou. La de­fi­ni­ción, cara a cara con Ni­co­lás Navarro, fue ex­qui­si­ta. Y el ti­ro del em­pa­te se cor­po­ri­zó en su gri­to 59 con la ca­mi­se­ta ce­les­te y blan­ca, el sép­ti­mo en la Su­per­li­ga. Al­can­zó a Die­go Mi­li­to, ni más ni me­nos. El ído­lo que vol­vió de Eu­ro­pa pa­ra ser cam­peón. El re­fe­ren­te que le tras­pa­só el man­do, muy a pe­sar del pro­pio Li­cha. Y en­tró en la his­to­ria de la Aca­de­mia por­que jun­to al Prín­ci­pe es el má­xi­mo go­lea­dor del club en los últimos cua­ren­ta años. Le que­da una cuen­ta pen­dien­te, esa que se pro­pu­so cuan­do vol­vió en 2016: dar una vuel­ta olím­pi­ca con el club que lo im­pul­só en el fút­bol.

“El gol fue fun­da­men­tal pa­ra que lo­grá­ra­mos con­ven­cer­nos de que po­día­mos dar vuel­ta el par­ti­do. Em­pa­tar en el pri­mer mi­nu­to del se­gun­do tiempo fue un en­vión im­por­tan­te. Oja­lá que el equi­po si­ga en ra­cha”, di­ce Li­san­dro con el co­ro de pal­mas en­dul­zan­do sus oí­dos. Cla­ro que fue cla­ve esa re­so­lu­ción a los 16 se­gun­dos, cuan­do ama­ne­cía el com­ple­men­to. Tam­bién, có­mo en­ca­ró el par­ti­do Ra­cing. “En el pri­mer tiempo nos fal­tó hu­mil­dad pa­ra re­cor­dar lo que nos tra­jo has­ta acá: sa­cri­fi­cio y so­li­da­ri­dad, so­bre to­do. Tam­bién, jue­go. Erra­mos mu­cho. El Cha­cho es­ta­ba fu­rio­so y con ra­zón. En el en­tre­tiem­po pu­di­mos re­sol­ver­lo. Sa­li­mos con otra cara, con otra ac­ti­tud y le­van­ta­mos un par­ti­do chi­vo”, ad­mi­te Li­cha. Y no fal­ta a la ver­dad: la Aca­de­mia es­tu­vo le­jos de la bri­llan­tez y via­jó al en­tre­tiem­po con una de­rro­ta preo­cu­pan­te.

Li­san­dro no só­lo mar­có el gol del em­pa­te. Lue­go, co­rrió, más allá de sus 35 años. Y co­la­bo­ró en la re­cu­pe­ra­ción. Y co­nec­tó. Fue el com­bus­ti­ble es­pi­ri­tual del equi­po. Y ya na­die du­da que con­ti­nua­rá des­pués de di­ciem­bre. Lo re­ve­ló el Cha­cho en la con­fe­ren­cia de pren­sa: “No ten­go du­das de que Li­san­dro va a se­guir. Hi­zo un

JOR­GE SÁN­CHEZ

De­lan­te­ro di­fe­ren­te. Li­san­dro Ló­pez pri­me­ro es­tu­vo aten­to pa­ra ca­zar el re­bo­te, tras la ma­la sa­li­da de Mar­cos Se­ne­si, y lue­go la pi­có así, con cla­se, an­te Ni­co­lás Navarro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.