Pa­tro­na­to no se dur­mió y le dio un ma­za­zo en el fi­nal a Cen­tral

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Eri­co Ve­ga san­ta­fe@cla­rin.com

En al­gu­nos pun­tos del país, ju­gar un do­min­go a las 13 es in­te­rrum­pir una ru­ti­na sa­gra­da: el al­muer­zo, la so­bre­me­sa y la sies­ta por más que se tra­te de un due­lo de ne­ce­si­ta­dos. Es cier­to, es­to es pro­fe­sio­na­lis­mo y ne­go­cio. Pero a ve­ces a esa com­bi­na­ción le cues­ta arran­car por­que el con­tex­to lo con­di­cio­na. Al­go de eso se tras­la­dó a la can­cha en Pa­ra­ná. Pa­re­cía que ar­mar so­cie­da­des fut­bo­lís­ti­cas era muy com­pli­ca­do. Una ta­rea pa­ra des­pier­tos. Y otro que aso­ma­ba co­mo con­ta­gia­do del am­bien­te pro­pio de la re­gión era el juez La­mo­li­na. No co­bró un cla­ro pe­nal a fa­vor de Pa­tro­na­to al mi­nu­to y lue­go de­bió echar a Ge­mi­ni­ani por un co­da­zo a Ca­rri­zo y só­lo amo­nes­tó. De­ma­sia­da cons­pi­ra­ción pa­ra el es­pec­tácu­lo só­lo po­día ser re­ver­ti­da pro­duc­to de las in­di­vi­dua­li­da­des o desa­cier­tos.

El pri­mer sus­to se lo lle­vó Pa­tro­na­to lue­go de una ge­nia­li­dad de Pa­rot que se sa­có un hom­bre de en­ci­ma y me­tió un ros­ca­zo de de­re­cha (su pier­na in­há­bil) des­de afue­ra que pe­gó en el pa­lo izquierdo de Bér­to­li y lue­go re­co­rrió to­da la lí­nea pa­ra pe­gar en el otro pa­lo. In­creí­ble.

La res­pues­ta no se hi­zo es­pe­rar. Es­ta vez, con­se­cuen­cia de un re­bo­te ines­pe­ra­do, la pe­lo­ta le ca­yó a Bar­ce­ló y de­fi­nió sin de­mo­rar pa­ra abrir el mar­ca­dor. Des­de en­ton­ces fue to­do del lo­cal. Con po­co, Ca­ra­ba­jal ju­gan­do a es­pal­das de Or­ti­go­za y Gil, por afue­ra con Sper­dut­ti y Co­mas, y man­te­nien­do un or­den de­fen­si­vo le com­pli­có el par­ti­do a Bau­za y com­pa­ñía.

Pero cuan­do hay ne­ce­si­da­des en jue­go na­da es­tá de­fi­ni­do. Todas las vir­tu­des del pri­mer tiempo de Pa­tro­na­to se des­mo­ro­na­ron a los 35 se­gun­dos del com­ple­men­to por el gol de He­rre­ra, de ca­be­za, lue­go de un cen­tro pre­ci­so de Bet­ti­ni. En­ton­ces fue otro par­ti­do. Or­ti­go­za empezó a to­mar de­ci­sio­nes con ma­yor pre­ci­sión que en la pri­me­ra par­te, al igual que Gil, y Cen­tral re­cu­pe­ró te­rreno per­di­do en el jue­go y de­fen­dió me­jor los mano a mano por las ban­das.

Y tam­bién des­de allí se ini­ció otro par­ti­do más vis­to­so pa­ra el es­pec­tácu­lo por­que sa­bían que en la re­par­ti­ja de pun­tos am­bos re­sul­ta­ban per­ju­di­ca­dos. El que eje­cu­tó me­jor esa ne­ce­si­dad fue el lo­cal. Se jun­ta­ron las dos fi­gu­ras del par­ti­do: Ca­ra­ba­jal pa­ra Bar­ce­ló y el go­lea­dor in­tra­ta­ble que tu­vo la sies­ta pa­ra­naen­se no per­do­nó. En el des­cuen­to le de­jó tres pun­tos de oro que de­be­rá cui­dar el vier­nes en San­ta Fe an­te Unión. En Cen­tral, Bau­za mi­ra­ba la can­cha in­cré­du­lo, sor­pren­di­do, ano­na­da­do. No que­da­ba tiempo pa­ra na­da en el par­ti­do. Só­lo pa­ra re­cal­cu­lar rá­pi­do en el tor­neo en el ca­so de los ro­sa­ri­nos: ha­ce 6 par­ti­dos que no se lle­van tres pun­tos de una can­cha.

El go­lea­dor. Fa­cun­do Bar­ce­ló.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.