El tri­cam­peón de Eu­ro­pa y Lo­pe­te­gui: lo que empezó mal, ter­mi­na peor

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Fe­de­ri­co Kotlar fkotlar@cla­rin.com

Con la his­to­ria ya con­su­ma­da y los nú­me­ros pues­tos, pa­re­ce men­ti­ra que al­guien pudiera creer que esa his­to­ria que co­men­zó con el anun­cio inopor­tuno de un acuer­do, se­gui­do de un des­pi­do con­mo­cio­nan­te, po­día ter­mi­nar bien. Ju­len Lo­pe­te­gui, un en­tre­na­dor que ha­ce unos po­cos me­ses era va­lo­ra­do de ma­ne­ra ca­si uná­ni­me en el mun­do del fút­bol, es­cri­bió en el Camp Nou el que se­gu­ra­men­te haya si­do el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de una his­to­ria en la que no le que­da­rá na­da pa­ra rescatar.

Cuan­do todas las mi­ra­das apun­ta­ban a la Co­pa del Mun­do de Ru­sia, una no­ti­cia lla­ma­ti­va sa­cu­dió al mun­do del fút­bol: el Real Ma­drid anun­cia­ba el acuer­do pa­ra que Ju­len Lo­pe­te­gui, por en­ton­ces en­tre­na­dor de la Es­pa­ña que era fir­me can­di­da­ta al tí­tu­lo, su­ce­die­ra a Zi­ne­di­ne Zi­da­ne lue­go del Mun­dial.

Al prin­ci­pio no es­ta­ba cla­ro si la si­tua­ción ha­bía si­do acor­da­da con los má­xi­mos di­ri­gen­tes de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, al ca­bo los je­fes de Lo­pe­te­gui has­ta ese mo­men­to. Las du­das ter­mi­na­ron de des­pe­jar­se en­se­gui­da, cuan­do Luis Ru­bia­les, pre­si­den­te de la RFEF, anun­ció el des­pi­do in­me­dia­to del en­tre­na­dor el 13 de ju­nio, a tan so­lo un día del co­mien­zo del Mun­dial.

"Nos he­mos vis­to obli­ga­dos a pres­cin­dir del se­lec­cio­na­dor na­cio­nal. Le desea­mos la ma­yor de las suer­tes. La ne­go­cia­ción con el Real Ma­drid ha ocu­rri­do sin nin­gu­na in­for­ma­ción a la RFEF. Lo su­pi­mos ape­nas cin­co mi­nu­tos an­tes de la no­ta de pren­sa. Hay una for­ma de ac­tuar que hay que cum­plir", ex­pli­có Ru­bia­les.

La si­tua­ción tu­vo un cos­to evi­den­te pa­ra Es­pa­ña, que en el Mun­dial ape­nas le pu­do ga­nar a Irán y que­dó eli­mi­na­da en oc­ta­vos de fi­nal sor­pre­si­va­men­te con­tra Ru­sia. To­do mien­tras el gol­pea­do Lo­pe­te­gui tra­ta­ba de en­de­re­zar su rum­bo en un Ma­drid tri­cam­peón del mun­do que de golpe se ha­bía que­da­do sin su má­xi­ma es­tre­lla, Cris­tiano Ronaldo.

Co­mo mar­ca­do por ese ini­cio trau­má­ti­co, el DT nun­ca ter­mi­nó de ha­cer pie en la Ca­sa Blan­ca. Con po­co po­der ofen­si­vo (lle­gó a 481 mi­nu­tos sin con­ver­tir, ré­cord ne­ga­ti­vo en la his­to­ria del club), ma­los re­sul­ta­dos y un fun­cio­na­mien­to muy dis­tan­te del que se es­pe­ra de un equi­po de es­tre­llas, Lo­pe­te­gui se fue hun­dien­do ca­da vez más en el pan­tano.

En el Camp Nou (con­tra el mis­mo equi­po en el que tu­vo un ol­vi­da­ble pa­so cuan­do era ar­que­ro pro­fe­sio­nal) re­ci­bió un golpe del que muy di­fí­cil­men­te pue­da re­po­ner­se.

Al me­nos le ha­brá que­da­do la en­se­ñan­za: lo que arran­có mal, no pue­de ter­mi­nar me­jor.

No­so­tros so­mos los cul­pa­bles. El 5-1 es re­fle­jo de lo que pa­sa en la tem­po­ra­da. So­mos un desas­tre, es­ta­mos ju­gan­do muy mal todos”. Ca­se­mi­ro, ju­ga­dor del Real Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.