Los ingleses de la ca­mi­se­ta re­pu­bli­ca­na

Clap­ton CFC. El equi­po ama­teur de Lon­dres es un fe­nó­meno de ven­tas con su in­du­men­ta­ria.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

Pa­ra con­se­guir­la hay que en­trar a la web del club, po­ner el nú­me­ro de tar­je­ta de cré­di­to, pa­gar 32 dó­la­res de la pren­da más 16 del en­vío y es­pe­rar la en­co­mien­da. La ca­mi­se­ta que el Clap­ton Com­mu­nity Foot­ball Club usa de vi­si­tan­te du­ran­te es­ta tem­po­ra­da es fu­ror en­tre los hin­chas eu­ro­peos, un no­ve­do­so golpe de mar­ke­ting y un cla­ro men­sa­je po­lí­ti­co.

In­gla­te­rra ce­le­bra­ba el ju­bi­leo de la Rei­na Vic­to­ria y los clu­bes de fút­bol na­cían ca­si a dia­rio. En 1887, en el es­te de Lon­dres, tra­ba­ja­do­res me­ta­lúr­gi­cos y de los cer­ca­nos as­ti­lle­ros fun­da­ron el pro­pio, al que bau­ti­za­ron con el nom­bre del ba­rrio. Eran los días del Do­min­go San­grien­to y to­da­vía no se ha­bía crea­do el au­to­mó­vil, ni la ra­dio ni Ale­xan­der Fle­ming ha­bía des­cu­bier­to la pe­ni­ci­li­na. En1890, el Clap­ton fue el pri­mer equi­po in­glés en ju­gar en el con­ti­nen­te: per­dió 7-0 con el Am­be­res bel­ga,

Me­dias blan­cas, pan­ta­lón azul y ca­mi­se­ta a ra­yas verticales rojas y blan­cas. Muy clá­si­co, muy bri­tish. Des­pués de 140 años, al­gu­nas co­sas han cam­bia­do. En 2014, el due­ño del Clap­ton ce­rró la par­ti­ci­pa­ción de los so­cios en las asam­bleas y pu­so en ven­ta el te­rreno de la can­cha, Old Spot­ted Dog, al­go así co­mo Vie­jo Pe­rro Man­cha­do. La pro­tes­ta de los hin­chas no de­mo­ró: las reunio­nes en el pub Cau­li­flo­wer de­ri­va­ron en la re­fun­da­ción co­mo Clap­ton CFC con un for­ma­to de ad­mi­nis­tra­ción coope­ra­ti­va y una cuo­ta de 13 dó­la­res que pue­de re­du­cir­se a la mi­tad si el pos­tu­lan­te de­mues­tra que no pue­de lle­gar a esa ci­fra. El nue­vo Clap­ton tie­ne unos 600 so­cios. Na­ció pa­ra re­cu­pe­rar su orí­ge­nes y se de­cla­ra opo­si­tor al fas­cis­mo, la se­gre­ga­ción, la ho­mo­fo­bia y el se­xis­mo. “Nues­tro pasado es

nues­tro fu­tu­ro”, di­ce el le­ma y los hin­chas sue­len can­tar con la me­lo­día de “we are the chil­dren” unos ver­sos que di­cen “we are an­ti­ra­cist, we are an­ti­fas­cist, we are the Clap­ton”.

Los hin­chas del Clap­ton son una cla­ra voz con­tra las no­to­rias grie­tas del sis­te­ma. Cuan­do la in­mi­gra­ción es un gra­ve pro­ble­ma, re­cha­zan las fron­te­ras. Ha­blan de in­clu­sión so­cial, pro­mue­ven fuer­te­men­te el fút­bol fe­me­nino y pro­po­nen que el fút­bol no sea una gue­rra de hoo­li­gans tar­díos ni un ne­go­cio per­ma­nen­te de los gran­des clu­bes y las mar­cas de­por­ti­vas. En ese con­tex­to, en el ve­rano eu­ro­peo, na­ció “la

ca­mi­se­ta lo­ca” de es­tos nue­vos “ingleses lo­cos”. Clap­ton jue­ga aho­ra en un te­rreno al­qui­la­do, el Wed­ham Lod­ge Sta­dium, de Kirt­che­ner Bu­le­vard, al que re­bau­ti­zan Old Spot­ted en ho­nor al vie­jo pre­dio per­di­do. El sá­ba­do ga­nó 3-1 al Ep­pin Town en una la úl­ti­ma fe­cha de la Midd­les­sex Coun­ties Lea­gue, una di­vi­sión re­gio­nal de 12 equi­pos en la que es­tán en quinto lu­gar. En Wed­ham vis­ten la vie­ja ca­mi­se­ta y al co­men­zar la tem­po­ra­da decidieron bus­car un ves­tua­rio di­fe­ren­te pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes de vi­si­tan­te. Abrie­ron un con­cur­so en­tre los so­cios, se pre­sen­ta­ron 16 pro­pues­tas de ca­mi­se­tas, en­tre ellas al­gu­nas ins­pi­ra­das en las de Samp­do­ria, Pe­rú y Du­kla Pra­ga pero fi­nal­men­te ga­nó la de Thom, un di­se­ña­dor grá­fi­co que vi­ve en el ba­rrio. Fue un bom­ba­zo.

Thom ho­me­na­jeó a las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les que com­ba­tie­ron con­tra los na­cio­na­lis­tas de Fran­cis­co Fran­co en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, cuan­do se con­me­mo­ran los 80 años del fin de la con­tien­da. La ca­mi­se­ta al­ter­na­ti­va del Clap­ton es mo­ra­da, ro­ja y ama­ri­lla co­mo la ban­de­ra de la Re­pú­bli­ca, en el pe­cho tie­ne va­rias es­tre­llas de tres pun­tas co­mo el sím­bo­lo de aque­llas tropas y en la es­pal­da la le­yen­da “No

pa­sa­rán”, el cé­le­bre slo­gan de quie­nes de­fen­dían Ma­drid del avan­ce fran­quis­ta. No fue ca­sual, en el es­te de Lon­dres, cer­ca de Clap­ton, es­tá el Me­mo­rial Bri­ga­das Trust que agru­pa a los des­cen­dien­tes de los ca­si 2500 bri­tá­ni­cos en­ro­la­dos pa­ra de­fen­der la cau­sa re­pu­bli­ca­na.

Hi­cie­ron 400 ca­mi­se­tas que vo­la­ron. La web del club y las re­des so­cia­les hi­cie­ron el res­to. A fi­nes de se­tiem­bre ha­bían ven­di­do cer­ca de 5000, la mi­tad de ellas pe­di­das des­de Es­pa­ña y ca­si 150 des­de Es­ta­dos Uni­dos. En ju­nio, los gas­tos ope­ra­ti­vos del Clap­ton de­man­da­ron 5600 dó­la­res, la ven­ta de ca­mi­se­tas ya les per­mi­tió

re­cau­dar 190.000. “Soy un gran de­fen­sor del fút­bol desa­rro­lla­do por los afi­cio­na­dos. Han

hecho una ac­ción bri­llan­te”, di­jo Je­remy Corbyn, lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta. El pre­si­den­te del club, Mark North se des­preo­cu­pó del pi­ro­po y mien­tras tra­ta de sa­tis­fa­cer los pe­di­dos de la re­me­ra mo­ra­da, ro­ja y ama­ri­lla.

Los fa­bri­can­tes de la ca­mi­se­ta tri­co­lor sin­to­ni­zan la mis­ma cuer­da po­lí­ti­ca del Clap­ton, más radicalizados to­da­vía. Se tra­ta de Ra­ge Sport, una fá­bri­ca coope­ra­ti­va ita­lia­na con se­de en Ca­ser­ta, en la re­gión de Cam­pa­nia.

La Ra­ge só­lo fa­bri­ca ma­te­rial de­por­ti­vo a clu­bes que com­par­tan sus “idea­les an­ti­fas­cis­tas”. co­mo di­cen en su web. El con­cep­to “fas­cis­ta” en círcu­los ac­ti­vis­tas eu­ro­peos es más am­plio que la re­fe­ren­cia es­tric­ta al idea­rio de Mus­so­li­ni. Lo con­ser­va­dor, re­tró­gra­do y re­pre­si­vo ca­be en esa de­fi­ni­ción. La Ra­ge di­ce que uti­li­za “ma­te­ria­les éti­cos” y que sus tra­ba­ja­do­res “es­tán co­rrec­ta­men­te pa­gos”. El men­sa­je a Ni­ke, Adi­das, Puma y las otras mar­cas de pun­ta es fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble. An­ti sis­te­ma alla ita­lia­na

Ra­ge su­mi­nis­tra la ro­pa de­por­ti­va a clu­bes co­mo Uni­ted Glas­gow FC, Afro-Na­po­li Uni­ted, el ro­mano Atlé­ti­co San Lo­ren­zo, Lions Ska Ca­ser­ta y el All Red Bas­quet Ro­ma. Tam­bién al St Am­broeus, for­ma­do por in­mi­gran­tes afri­ca­nos de Mi­lan. En el Nor­te ita­liano el ra­cis­mo es fuer­te. Co­mo Ra­ge usa su ac­ti­vi­dad co­mo de­nun­cia pero tam­bién co­mo vehícu­lo in­te­gra­dor, la ca­mi­se­ta del St Am­broeus es blan­ca con una gran cruz ro­ja. Se tra­ta de la cruz de San Jor­ge, do­mi­nan­te en el es­cu­do de la ciu­dad de Mi­lan. w

Ho­me­na­je. El plan­tel del Clap­ton CFC el día que es­tre­na­ron la ca­mi­se­ta con los colores mo­ra­do, ama­ri­llo y ro­jo de la Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la.

Fes­te­jo. De uno de los go­les del Clap­ton en la di­vi­sión Midd­les­sex de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.