Biag­gio que­dó otra vez en la mi­ra por los cam­bios an­tes que por el re­sul­ta­do

“Pue­do acer­tar y me pue­do equi­vo­car”, di­jo. El DT guar­dó ju­ga­do­res pa­ra el miér­co­les, por la Co­pa Ar­gen­ti­na.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Nahuel Lan­zi­llot­ta nlan­zi­llot­ta@cla­rin.com

Es un ca­so ra­ro el de Clau­dio Biag­gio en San Lo­ren­zo. Los nú­me­ros fríos ava­lan su ci­clo, que se ini­ció en un in­te­ri­na­to y fue ra­ti­fi­ca­do a fin de 2017 en su pues­to por el pre­si­den­te Ma­tías Lam­mens y el vi­ce Mar­ce­lo Ti­ne­lli. El Pam­pa tie­ne ca­si un 60 por

cien­to de efec­ti­vi­dad. Lo­gró me­ter al equi­po en la pró­xi­ma Co­pa Li­ber­ta­do­res. Y el miér­co­les ju­ga­rá los cuar­tos de fi­nal de la Co­pa Ar­gen­ti­na, tí­tu­lo que le fal­ta al Ci­clón, con­tra Tem­per­ley en la can­cha de La­nús. Pero que­dó eli­mi­na­do de la Su­da­me­ri­ca­na con­tra Na­cio­nal en Mon­ten­vi­deo ha­bien­do ga­na­do en el Nue­vo Ga­só­me­tro por 3 a 1. Y es­tá muy le­jos en la Su­per­li­ga.

Des­de las es­ta­dís­ti­cas has­ta pa­re­ce una cam­pa­ña más que ra­zo­na­ble te­nien­do en cuen­ta la es­ca­sez de re­fuer­zos pro­duc­to de la po­lí­ti­ca di­ri­gen­cial de ba­jar el pre­su­pues­to del fút­bol pa­ra en­friar al­gu­nos nú­me­ros de la eco­no­mía del club. Biag­gio se

arre­gla con lo que tie­ne más los ju­ve­ni­les que co­no­ce de su tra­ba­jo pre­vio en la Re­ser­va (ya hi­zo de­bu­tar a nue­ve chi­cos de las In­fe­rio­res), por es­to tam­bién es que Lam­mens y Ti­ne­lli op­ta­ron por de­jar­le el bu­zo de DT azul­gra­na pues­to. Sin em­bar­go, lo

que le re­pro­cha una gran ma­yo­ría de hin­chas que ha­ce tiempo lo mi­ra de reojo y pi­de por su ca­be­za es la fal­ta de una iden­ti­dad de jue­go y la to­ma

de de­ci­sio­nes desa­cer­ta­das, co­mo al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes en los par­ti­dos. En Ave­lla­ne­da, que­dó nue­va­men­te en el ojo de la tor­men­ta.

Es cier­to. El San Lo­ren­zo del Pam­pa no se re­cor­da­rá por te­ner una ma­ne­ra de­fi­ni­da de ju­gar al fút­bol. Es di­fí­cil re­co­no­cer el ADN de es­te equi­po que fue mu­tan­do sus di­bu­jos de acuer­do al ma­te­rial dis­po­ni­ble. Una co­sa era con Eze­quiel Ce­rut­ti, con el chi­leno Pau­lo Díaz, con Fer­nan­do Be­llus­chi

sano. De eso se sos­tie­ne Biag­gio con to­tal ra­zón pa­ra jus­ti­fi­car los ma­la­ba­res en el dia­gra­ma de for­ma­cio­nes y tác­ti­cas. Pero el en­tre­na­dor de 51 años a ve­ces tam­bién to­ma de­ter­mi­na­cio­nes equi­vo­ca­das que no en­cuen­tran to­le­ran­cia en­tre los sim­pa­ti­zan­tes que, más allá del afec­to que le tie­nen por su pasado de go­lea­dor, ya no le per­do­nan una. Los cam­bios del Pam­pa son exa­mi­na­dos con lu­pa. An­te Ra­cing eli­gió sa­car a Pa­blo Mou­che, con ve­lo­ci­dad pa­ra con­tra­gol­pear, pa­ra in­cluir a Fer­nan­do Be­llus­chi a los 14 mi­nu­tos del se­gun­do tiempo. El re­sul­ta­do ya es­ta­ba 1-1 y a la si­guien­te ju­ga­da lle­gó el se­gun­do del lo­cal. Y San Lo­ren­zo, que de­bió sa­cri­fi­car las otras va­rian­tes por le­sio­nes, se que­dó con un so­lo de­lan­te­ro pa­ra re­ver­tir la his­to­ria. Po­dría ha­ber­se in­cli­na­do por pres­cin­dir de Ale­xis Cas­tro o de Fran­co Mo­yano, am­bos de flo­ja la­bor...

“Lo que ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do sa­lió a la per­fec­ción en el pri­mer tiempo. Ten­dría­mos que ha­ber hecho más go­les. Le di­mos vi­da a un equi­po que es­ta­ba muer­to. Me voy ca­lien­te, amar­ga­do y fas­ti­dio­so con­mi­go mis­mo. Me­re­ci­mos más. Los cam­bios de Re­nie­ro y de Pe­rey­ra fue­ron por le­sión. El de Mou­che fue tác­ti­co. Uno pien­sa una co­sa, me pa­re­ció y, co­mo pue­do acer­tar, me pue­do equi­vo­car”, ex­pli­có el téc­ni­co, que guar­dó al­gu­nos ju­ga­do­res pa­ra el par­ti­do cla­ve del miér­co­les. El ci­clo de Biag­gio tie­ne fe­cha de

ven­ci­mien­to. No irá más allá de di­ciem­bre, cuan­do ter­mi­na su con­tra­to. Ha­brá que ver qué ocu­rri­ría en ca­so de que­dar eli­mi­na­do de la Co­pa Ar­gen­ti­na, el úni­co ob­je­ti­vo que le que­da. La di­ri­gen­cia bus­ca cum­plir­le el víncu­lo has­ta el fi­nal. Sue­na ló­gi­co, ma­les­tar de la gen­te al mar­gen. Se­ría in­sen­sa­to echar a quien asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad en épo­cas de va­cas fla­cas. ¿Po­dría to­mar él la de­ci­sión de ir­se an­tes? El Pam­pa no pien­sa en esa po­si­bi­li­dad aho­ra. Ga­nar­le a Tem­per­ley pa­ra me­ter­se en se­mi­fi­na­les es lo in­me­dia­to. En eso ocu­pa su ener­gía, en me­dio de las crí­ti­cas y el dis­con­for­mis­mo de los hin­chas. w

Hi­ci­mos un pri­mer tiempo bár­ba­ro y nos dor­mi­mos en el se­gun­do. No nos pue­de pa­sar es­to en un equi­po gran­de. Hay que ha­cer un mea cul­pa en­tre todos” Fran­co Mus­sis Ju­ga­dor de San Lo­ren­zo

JUAN MA­NUEL FOGLIA

Gri­ses. La cara de Biag­gio di­ce to­do. Su­frió dos le­sio­nes y el equi­po ba­jó en la eta­pa fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.