“Las co­sas no pue­den ha­cer­se de gol­pe; se ne­ce­si­ta or­ga­ni­za­ción”

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

El do­min­go de Ro­dol­fo D’Ono­frio re­sul­tó in­ten­so. Es que tem­prano es­tu­vo pre­sen­te en la Vi­lla 31, dan­do una char­la en el mar­co de un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo. Ba­jó el mis­mo men­sa­je que a la no­che por te­le­vi­sión. “En­ten­da­mos to­dos, es un jue­go. Don­de una va a ga­nar y el otro va a per­der, uno va a es­tar ale­gre y el otro va a es­tar tris­te, pe­ro na­da más. En­ten­dás­mos­lo. Paz, mu­cha paz”, di­jo el pre­si­den­te de Ri­ver. Y de­jó un se­ñal fuer­te en ese mis­mo sen­ti­do: abra­zó a un hin­cha de Bo­ca.

Des­pués, ya por te­le­vi­sión, tam­bién D’Ono­frio de­cla­ró: “Pa­ra Ri­ver no tie­ne que ha­ber pú­bli­co vi­si­tan­te. Las co­sas no se pue­den ha­cer tan de gol­pe; se ne­ce­si­ta or­ga­ni­za­ción. Cuan­do nos to­có ju­gar la se­mi­fi­nal con La­nús, el año pa­sa­do, nos pu­si­mos de acuer­do los pre­si­den­tes y nos di­je­ron que no. Sa­que­mos a los ex­tran­je­ros. En es­ta Co­pa ju­ga­mos con Ra­cing e In­de­pen­dien­te y na­da. Mi­ro Ro­sa­rio-Ne­well’s, sin pú­bli­co. Y de gol­pe, paf (sic), ju­ga­mos Ri­ver y Bo­ca con vi­si­tan­tes”, iro­ni­zó.

Y fue al­go más pi­can­te que An­ge­li­ci res­pec­to a los di­chos de Ma­cri. “El tuit fue un error del Pre­si­den­te”, apun­tó.

El pre­si­den­te de Ri­ver fue más es­pe­cí­fi­co res­pec­to al tra­ba­jo de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad. “El día que no­so­tros quera­mos te­ner vi­si­tan­tes, te­ne­mos que ha­cer un tra­ba­jo con el Fan ID co­mo en Ru­sia. ¿Qué cam­bió en el úl­ti­mo año pa­ra de­cir que es po­si­ble?”, en­fa­ti­zó.

Tam­bién D’Ono­frio brin­dó un ejem­plo: “Cuan­do iba con mi fa­mi­lia a la can­cha, de­ja­ba el au­to a 15 cua­dras. Yo veía que la ba­rra lle­ga­ba cus­to­dia­da has­ta el cam­po de jue­go. Me da­ba bron­ca”. Da­niel An­ge­li­ci y Ro­dol­fo D’Ono­frio man­tie­nen una re­la­ción de cor­dial ti­ran­tez. Cer­ca­nos en al­gu­nas oca­sio­nes (las me­nos), co­mo en las úl­ti­mas ho­ras en las que en­fren­ta­ron la in­ten­ción pre­si­den­cial de ju­gar con vi­si­tan­tes; se­pa­ra­dos en mu­chas de las otras, co­mo su­ce­dió des­de la no­che del “gas pi­mien­ta” en la que el pre­si­den­te de Ri­ver sa­lió al cam­po de jue­go, al­go que hi­zo ar­der de bron­ca al de Bo­ca. Los je­rar­cas de Bo­ca y Ri­ver jue­gan tam­bién sus pro­pios par­ti­dos en la pre­via a la fi­nal de la Co­pa Libertadores. “Lo he­mos ha­bla­do con An­ge­li­ci y coin­ci­di­mos en que no es mo­men­to pa­ra ha­cer es­to”, di­jo D’Ono­frio, pa­ra­do en la mis­ma ve­re­da que su “ar­chi­rri­val” a la ho­ra del de­ba­te por la pre­sen­cia o no de los hin­chas vi­si­tan­tes. An­tes -pe­se a que tam­bién re­ci­bió men­sa­jes al res­pec­to- no se ha­bía me­ti­do del to­do en el re­cla­mo que in­ten­tó lle­var ade­lan­te An­ge­li­ci so­bre la po­si­bli­dad de cam­biar la fe­cha “por la co­lec­ti­vi­dad ju­día”. En los úl­ti­mos tiem­pos in­ten­ta­ron de­mos­trar a tra­vés de dis­tin­tos ges­tos un acer­ca­mien­to, co­mo en la pre­via del Su­per­clá­si­co de la Su­per­li­ga, cuan­do hi­cie­ron con­jun­ta­men­te una “con­fe­ren­cia de pren­sa” que no ad­mi­tió pre­gun­tas.

D’Ono­frio. Con un hin­cha ri­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.