LA EX­PE­RIEN­CIA ES MáS FUER­TE

Clarin - Extras - - IDEASPARA CELEBRAR -

Las ex­pe­rien­cias que te­ne­mos en nues­tras vi­das sue­len ser más efi­ca­ces pa­ra ge­ne­rar bienestar emo­cio­nal que los ob­je­tos que com­pra­mos. Lo ase­gu­ran neu­ro­cien­tí­fi­cos y es­pe­cia­lis­tas de la “eco­no­mía de la fe­li­ci­dad”, quie­nes acon­se­jan in­ver­tir en va­ca­cio­nes, en tiem­po li­bre, an­tes que en un pro­duc­to. Por el sim­ple he­cho de que al pro­duc­to rá­pi­da­men­te te ha­bi­tuás, e in­clu­so le en­con­trás de­fec­tos si lo com­pa­rás con pro­duc­tos si­mi­la­res no ele­gi­dos. En cam­bio, con las ex­pe­rien­cias pa­sa al re­vés: no só­lo las re­cor­dás con más apre­cio con el tiem­po, sino que ade­más has­ta ten­dés a bo­rrar los as­pec­tos ne­ga­ti­vos y pri­vi­le­giar los po­si­ti­vos, co­mo lo ex­pli­can con maes­tría Sebastián Cam­pa­na­rio y Martín Lous­teau, en su li­bro “Otra vuel­ta de la eco­no­mía”. Raí­ces si­mi­la­res tie­ne el lla­ma­do “mar­ke­ting ex­pe­ri­men­tal”, que ubi­ca a Star­bucks co­mo su má­xi­mo ex­po­nen­te. Los crea­do­res de esa ca­de­na de ca­fe­te­rías siem­pre tu­vie­ron en cla­ro que lo que es­ta­ban ven­dien­do no era ca­fé sino ese “ter­cer lu­gar” ( ni el tra­ba­jo ni el ho­gar) en el que las per­so­nas pu­die­ran vi­vir una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te. Por di­fe­ren­tes mo­ti­vos la gen­te lle­na Star­bucks en todo el mun­do, pe­ro to­dos bus­can pa­sar un mo­men­to agra­da­ble, que los lla­men por sus nom­bres. El ca­fé es ape­nas una ex­cu­sa. Es­te se­gun­do es­pe­cial del Día de la Ma­dre ( el pri­me­ro sa­lió el jue­ves pa­sa­do) fue pen­sa­do con es­te es­pí­ri­tu. El do­min­go las ma­más re­ci­bi­rán sus re­ga­los. Pe­ro se­gu­ra­men­te lo que más que­da­rá se­rá el mo­men­to vi­vi­do. Aquí ofre­ce­mos una com­ple­ta guía con di­ver­sas pro­pues­tas ori­gi­na­les y di­ver­ti­das. Pa­ra pa­sar un Día de la Ma­dre a pu­ra fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.