DE­LE­GAR Y PAR­TI­CI­PAR

Clarin - Extras - - SOLUCIONES -

El rol de la ma­dre en otros mo­men­tos his­tó­ri­cos se ca­rac­te­ri­za­ba por el con­trol di­rec­to de va­ria­bles pa­ra ga­ran­ti­zar el equi­li­brio y las ne­ce­si­da­des de la fa­mi­lia. De es­ta ma­ne­ra, se te­nía que ocu­par di­rec­ta­men­te de pro­te­ger, ali­men­tar, edu­car, for­mar, di­ver­tir y cui­dar la sa­lud de sus hi­jos. Las ma­dres han te­ni­do que mo­di­fi­car su rol de con­trol di­rec­to ha­cia un rol de coor­di­na­ción de ser­vi­cios que an­tes pres­ta­ban de ma­ne­ra di­rec­ta. A me­di­da que fue evo­lu­cio­nan­do la so­cie­dad de con­su­mo, mu­chas fa­mi­lias han de­ci­di­do ter­ce­ri­zar par­te de es­tos ser­vi­cios en otros. Ejem­plos hay va­rios: la con­ten­ción en ma­nos de pro­fe­sio­na­les de la psi­co­lo­gía; la edu­ca­ción en la es­co­la­ri­za­ción for­mal; los ser­vi­cios de sa­lud en pre­pa­gas y obras so­cia­les. Es­to ge­ne­ró un cam­bio de fo­co de res­pon­sa­bi­li­da­des, don­de los res­pon­sa­bles de la fa­mi­lia pa­san gran par­te de su tiem­po y ener­gía en la ge­ne­ra­ción de re­cur­sos pa­ra sos­te­ner el cos­to de esos ser­vi­cios ter­ce­ri­za­dos. Con lo cual, con­su­men gran par­te del tiem­po en la bús­que­da de esos re­cur­sos, lle­gan­do en los ca­sos más ex­tre­mos a per­der con­cien­cia de que ellos tam­bién son res­pon­sa­bles de esas va­ria­bles. Fren­te a es­ta si­tua­ción mu­chas ma­dres su­fren un pro­fun­do ma­les­tar, ya que sien­ten que no van a po­der con­tro­lar esas va­ria­bles y el “de­le­gar” par­te de esa ac­ti­vi­dad a otro lo sien­ten co­mo una de­le­ga­ción de res­pon­sa­bi­li­dad. La cla­ve es po­der di­fe­ren­ciar esos con­cep­tos. La de­le­ga­ción no es de res­pon­sa­bi­li­dad y sí de la ac­ti­vi­dad en sí mis­ma. La ta­rea, jus­ta­men­te, es­tá en sos­te­ner un equi­li­brio en­tre po­der de­le­gar y po­der sos­te­ner par­te del es­pa­cio, a tra­vés de una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y com­pro­me­ti­da con aque­lla ac­ti­vi­dad que de­le­gue. Es la úni­ca ma­ne­ra de po­der de­tec­tar el mo­men­to don­de aque­lla ac­ti­vi­dad, que se tu­vo que ter­ce­ri­zar, ya no cum­ple su ob­je­ti­vo y nos da la po­si­bi­li­dad de re­to­mar el con­trol di­rec­to, que fa­vo­re­ce a ge­ne­rar ma­yor em­pa­tía y co­ne­xión con los miem­bros del gru­po fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.