Apren­der a ser ma­dre e hi­ja, lue­go de una vi­da se­pa­ra­das

Úr­su­la Oleksy se re­en­con­tró con su ma­má des­pués de 17 años sin ver­la. Aquí cuen­ta có­mo lo­gra­ron re­cons­truir el víncu­lo y sa­nar las he­ri­das.

Clarin - Extras - - HISTORIADEVIDA - Ve­ró­ni­ca Po­des­tá

fun­die­ra en un mar de com­pa­sión. ¡ Mi her­mano! Y ha­bía ve­ni­do a co­no­cer­me!”, re­la­ta Úr­su­la con in­con­te­ni­ble emo­ción. “Ale se que­dó esa no­che a dor­mir, pa­pá lo re­ci­bió muy afec­tuo­sa­men­te y al día si­guien­te, me ofre­cí a lle­var­lo has­ta su casa en Vi­cen­te Ló­pez. Ni bien lle­ga­mos, él ba­jó del au­to co­rrien­do y gri­tan­do: ‘¡ Chi­cos, chi­cos es­tá Ur­su­la!’. Yo tem­bla­ba co­mo una ho­ja en ple­na tormenta ( creo que es­ta vez la que tar­ta­mu­dea­ba era yo) y ahí apa­re­cie­ron mis otros tres her­ma­nos: Car­men, Pa­tri­cia y Nés­tor, de 14, 13 y 11 años. ¡ Y sí! Me ba­jé del au­to, me abra­za­ban y en esos bra­ci­tos sen­tí nue­va­men­te lo mis­mo que sen­tí cuan­do me im­pac­tó el en­cuen­tro con mi her­mano. Todo ve­nía bien has­ta que de pron­to apa­re­ce ella, mi ma­dre, a la cual no veía des­de ha­cía 17 años. Ella llo­ra­ba y me abra­za­ba, yo un tém­pano.”

No fue fá­cil pa­ra nin­gu­na de las dos apren­der a ser ma­dre e hi­ja. “Al prin­ci­pio yo no sa­bía có­mo lla­mar­la, ‘ ma­má’ no me sa­lía, ‘ se­ño­ra’ tam­po­co, no la po­día tu­tear ni de­cir­le de us­ted. Fue du­ro re­con­ci­liar nues­tras vi­das, tan dis­tan­tes, tan dis­tin­tas. Pe­ro po­co a po­co, pa­si­to a pa­si­to, todo el pa­sa­do se fue di­sol­vien­do, ella sa­nan­do cul­pas y yo sa­nan­do el per­dón. Creo que pu­di­mos re­en­con­trar­nos cuan­do ca­da una pu­do po­ner­se en el lu­gar de la otra, yo ha­bía cre­ci­do sin ma­má pe­ro ella tu­vo que se­guir su vi­da sin sus dos hi­jas. Con el co­rrer del tiem­po lo­gra­mos en­ta­blar un víncu­lo ma­ra­vi­llo­so, lleno de char­las, ri­sas, co­mi­das com­par­ti­das, via­jes, ma­tes y al­gu­na que otra aven­tu­ra. Des­cu­brí a una gran mu­jer, me sen­tí or­gu­llo­sa de te­ner­la tan cer­ca, fue mi gran maes­tra, siem­pre dis­pues­ta a dar una mano, un abra­zo. Fue tam­bién una abue­la pre­sen­te.”

El úni­co gran sue­ño de Ba­siu era te­ner cer­ca y jun­tos a sus seis hi­jos. En­fer­mó de cán­cer y el día de su par­ti­da, sin ha­ber­lo acor­da­do pre­via­men­te, allí es­ta­ban to­dos sus hi­jos, uni­dos, ro­dean­do su ca­ma, des­pi­dién­do­la con todo el amor.

Des­de en­ton­ces, ca­da 2 de ma­yo, fe­cha del na­ci­mien­to de Ba­siu, los seis her­ma­nos se reúnen pa­ra hon­rar la vi­da, ce­le­brar y agra­de­cer: “Co­me­mos co­mi­da po­la­ca, le can­ta­mos el Sto Lat, Sto Lat, que es el Fe­liz Cum­ple en po­la­co, y nos to­ma­mos un vod­ka en su re­cuer­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.