Clarin - Extras - - HISTORIADEVIDA -

Yo des­cu­brí que siem­pre es po­si­ble re­pa­rar y que en un víncu­lo tan po­de­ro­so co­mo el de ma­dre e hi­ja, el amor es más fuer­te y pue­de sa­nar cual­quier he­ri­da”, cuen­ta Úr­su­la Oleksy ( 62). Aquí, su his­to­ria.

Los pa­pás de Úr­su­la, To­masz y Czes­la­wa ( Ba­siu), na­cie­ron en Po­lo­nia, país su­fri­do por las con­ti­nuas in­va­sio­nes de las dos gran­des po­ten­cias Ru­sia y Ale­ma­nia, en el seno de fa­mi­lias que ya ha­bían atra­ve­sa­do el ho­rror de la 1° Gue­rra Mun­dial.

Ba­siu te­nía 15 años cuan­do se ini­ció la 2° Gue­rra. Pri­sio­ne­ra de los ale­ma­nes, fue lle­va­da jun­to a su fa­mi­lia a un cam­po de con­cen­tra­ción, del cual lo­gró huir con una ami­ga. Atra­ve­sa­ron va­rios paí­ses es­qui­van­do bom­bar­deos has­ta lle­gar a Ita­lia, don­de Ba­siu se in­cor­po­ró a la Cruz Roja pa­ra aten­der a los sol­da­dos he­ri­dos.

Por aquel en­ton­ces, To­masz lu­cha­ba en el fren­te de gue­rra con­tra la in­va­sión ale­ma­na, cuan­do los ru­sos ata­ca­ron en un ac­to de to­tal trai­ción y se lle­va­ron a los so­bre­vi­vien­tes de la ma­sa­cre co­mo pri­sio­ne­ros a Si­be­ria.

“No pue­do ima­gi­nar­me có­mo hi­cie­ron mis pa­dres pa­ra so­bre­vi­vir a tan­to ho­rror. Los dos pa­de­cie­ron ham­bre, ve­ja­cio­nes y el más ab­so­lu­to des­am­pa­ro en cam­pos de con­cen­tra­ción. ¡ En uno de los bom­bar­deos, ma­má que­dó atra­pa­da ba­jo los es­com­bros du­ran­te una se­ma­na! Y pa­pá pa­só tres años en Si­be­ria, en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas: con tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 45° ba­jo ce­ro. Pa­pá me con­ta­ba que cuan­do fue­ron res­ca­ta­dos, eran es­que­le­tos hu­ma­nos. Lo in­creí­ble es que una vez que re­cu­pe­ró sus fuer­zas, vol­vió al fren­te a lu­char por su que­ri­da pa­tria”, cuen­ta Úr­su­la con­mo­vi­da.

Así, gue­rrean­do, To­mász lle­gó a Ita­lia. Sien­do ofi­cial del Gru­po de in­ge­nie­ros, en­car­ga­do de lim­piar el te­rreno de mi­nas pa­ra que pa­sa­ran los tan­ques, re­sul­tó he­ri­do de ba­la en una pier­na. Y fue allí, en Mon­te Ca­sino, don­de se co­no­cie­ron To­mász y Ba­siu, dos po­la­cos que es­ta­ban le­jos de su tie­rra, de sus raí­ces, de sus cos­tum­bres, de sus fa­mi­lias, mar­ca­dos a fue­go por el do­lor y la muer­te.

Tras la ale­gría del triun­fo y la tre­men­da tris­te­za de no po­der vol­ver a su Po­lo­nia que­ri­da, ocu­pa­da

la gue­rra no ha­bía ter­mi­na­do pa­ra ellos, se­guía la­tien­do en sus co­ra­zo­nes y se ma­ni­fes­ta­ba en la con­vi­ven­cia. En ese cli­ma hos­til, tres años des­pués del na­ci­mien­to de mi her­ma­na, apa­rez­co yo en es­ce­na. Dis­cu­sio­nes, pe­leas, di­fe­ren­cias, men­ti­ras, in­fi­de­li­da­des, ce­los, así vi­vían ellos y no­so­tras dos en me­dio de tan­to. Has­ta que un día pa­só lo que te­nía que pa­sar: jui­cio, di­vor­cio des­pia­da­do en el que pa­pá ga­na la te­nen­cia de sus hi­jas. Nues­tra vi­da dio un gi­ro to­tal. Yo te­nía tres años cuan­do me fui a vi­vir al cam­po con pa­pá en San Vi­cen­te, don­de él era por el co­mu­nis­mo ru­so, via­ja­ron a In­gla­te­rra, don­de se ca­sa­ron y tu­vie­ron a su pri­me­ra hi­ja, Ale­jan­dra. Un año más tar­de par­tie­ron rum­bo a la Ar­gen­ti­na.

“Yo creo que en­car­ga­do de una gran­ja. Mi her­ma­na se que­dó con una fa­mi­lia po­la­ca en Oli­vos. Fui muy fe­liz con pa­pá, con quien siem­pre tu­ve un fuer­te víncu­lo. Me lle­nó de amor, de­di­ca­ción, jue­gos, ale­gría. Tu­ve una in­fan­cia y ado­les­cen­cia be­llí­si­mas, en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, a pu­ra li­ber­tad, tar­des a ca­ba­llo o en ca­rro. Real­men­te rei­na­ba la ar­mo­nía, pe­ro me fal­ta­ba al­go esen­cial, una ma­má.”

A tra­vés de su abue­la ma­ter­na, Úr­su­la re­ci­bía no­ti­cias so­bre la vi­da de su ma­dre, que se ha­bía ca­sa­do con un abo­ga­do y que te­nía cua­tro hi­jos de es­ta se­gun­da unión. Las no­ti­cias le lle­ga­ban con­tra su vo­lun­tad: “Yo no que­ría sa­ber na­da de na­da por­que te­ner al­gún con­tac­to era re­sen­tir todo lo vi­vi­do en mis pri­me­ros años. Sen­tía el do­lor del aban­dono.”

Fue a los 20 años, cuan­do vol­vía a su casa co­mo to­dos los días en un Jeep des­ca­po­ta­do, car­ga­do con sus alum­nos de 8° y 9° gra­do, cuan­do su vi­da vol­vió a dar un gi­ro ines­pe­ra­do: “Me pa­ra un chi­co de unos 15 años y me pre­gun­ta por una ca­lle, le di­go que voy pa­ra allá, que suba y lo lle­vo. Uno a uno se fue­ron ba­jan­do mis alum­nos. Ya sin ellos, le pre­gun­to al chi­co a dón­de va y me con­tes­ta tar­ta­mu­dean­do: ‘ Voy a don­de vas vos, soy tu her­mano Ale­jan­dro y ven­go a co­no­cer­te’. Tar­ta­mu­dea­ba de los ner­vios, él sa­bía quién era yo por fo­tos”.

“Ni ayer, ni hoy pue­do des­cri­bir con pa­la­bras ese mo­men­to, so­lo sé que fue un gol­pe amo­ro­so a mi co­ra­zón, me de­rre­tí co­mo si me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.