En 1963, JFK ha­bía de­ja­do atrás la cri­sis con la URSS y emer­gía co­mo un ma­du­ro re­fe­ren­te mun­dial. Ha­bía de­fi­ni­do un rum­bo y su re­elec­ción pa­re­cía un trá­mi­te. Pe­ro pre­sen­tía que pron­to se­ría ase­si­na­do.

Clarin - Extras - - PORTADA -

El últ imo año de la pre­si­den­cia de John Ken­nedy fue el más bri­llan­te de los tres que pa­só en la Ca­sa Blan­ca: ha­bía apren­di­do el ofi­cio a fuer­za de gol­pes y de fra­ca­sos, lo que era su­fi­cien­te es­cue­la pa­ra un ani­mal po­lí­ti­co in­tui­ti­vo y au­daz co­mo era, ba­jo la capa de su apa­ren­te inex­pe­rien­cia; su fi­gu­ra ha­bía cre­ci­do des­pués de la cri­sis de los mi­si­les cu­ba­nos de oc­tu­bre de 1962: el mun­do lo veía ca­si co­mo un lí­der de la paz y ese fue el sen­ti­do que le dio a su ges­tión y el que ima­gi­nó pa­ra su se­gun­do pe­río­do en la Ca­sa Blan­ca. Las en­cues­tas lo da­ban co­mo se­gu­ro ga­na­dor de las elec­cio­nes de 1964 fren­te al re­pu­bli­cano Barry Gold­wa­ter de quien, de­cían, da­ría un bre­ve dis­cur­so inau­gu­ral si ga­na­ba: “Diez, nue­ve, ocho, sie­te, seis…”

Ken­nedy en­ca­ró 1963 co­mo el año de su cam­pa­ña elec­to­ral y de su adul­tez pre­si­den­cial, se lan­zó a fi­jar los al­can­ces de la po­lí­ti­ca in­ter­na nor­te­ame­ri­ca­na, bau­ti­za­da co­mo “Nue­va Fron­te­ra”; de­ci­dió que de­ja­ría el con­flic­to de Viet­nam en ma­nos de los viet­na­mi­tas; en­ca­ró un acer­ca­mien­to a la Cu­ba de Cas­tro pa­ra es­ta­ble­cer nue­vas re­la­cio­nes; im­pul­só un acuer­do de paz con la URSS que in­clu­yó un tra­ta­do de prohi­bi­ción de prue­bas nu­clea­res y vis­lum­bró una nue­va eta­pa de coope­ra­ción con el lí­der so­vié­ti­co Ni­ki­ta Krus­chev; bre­gó tam­bién por la in­te­gra­ción ra­cial, por los de­re­chos ci­vi­les de los ne­gros y por un país más igua­li­ta­rio: “No po­de­mos de­cir­le al diez por cien­to de nues­tra po­bla­ción que sus hi­jos no tie­nen chan­ce de desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des, no im­por­ta el ta­len­to que ten­gan; que la úni­ca ma­ne­ra de con­quis­tar sus de­re­chos es sa­lir a las ca­lles a lu- char. Les de­be­mos y nos de­be­mos un me­jor país que ese”, di­jo en un dra­má­ti­co dis­cur­so de die­ci­ocho mi­nu­tos el 11 de ju­nio, a raíz de los dis­tur­bios en Ala­ba­ma por la ins­crip­ción de dos chi­cos ne­gros en la uni­ver­si­dad.

El día an­te­rior, en la Ame­ri­can Uni­ver­sity, ha­bía ten­di­do un puen­te ha­cia la URSS en uno de los dis­cur­sos cla­ve de su pre­si­den­cia. “¿ Qué cla­se de paz bus­ca­mos? No la Pax Ame­ri­ca­na, im­pues­ta al mun­do por las ar­mas de gue­rra ame­ri­ca­nas. (…) Co­mo ame­ri­ca­nos, en­con­tra­mos al co­mu­nis­mo pro­fun­da­men­te re­pug­nan­te, por su ne­ga­ción de la li­ber­tad y la dig­ni­dad per­so­na­les. Pe­ro re­co­no­ce­mos al pue­blo ru­so por sus mu­chos lo­gros cien­tí­fi­cos y es­pa­cia­les, por su crecimiento in­dus­trial y agrí­co­la, por su cul­tu­ra y sus ac­tos de co­ra­je.” Lue­go anun­ció el de­ba­te con Krus­chev del tra­ta­do de prohi­bi­ción de ar­mas nu­clea­res.

Quin­ce días des­pués de ese dis­cur­so, en Ber­lín, en la Ru­dolph Wil­de Platz, que hoy se lla­ma John Ken­nedy, dio su fa­mo­so dis­cur­so “Yo soy ber­li­nés”. Fren­te al mu­ro y an­te me­dio mi­llón de ale­ma­nes, di­jo: “Hay mu­cha gen­te en el mun­do que no en­tien­de, o di­ce no en­ten­der, la di­fe­ren­cia en­tre el mun­do li­bre y el co­mu­nis­mo. ¡ Que ven­gan a Ber­lín! Hay otros que di­cen que el co­mu­nis­mo es el ca­mino del fu­tu­ro. ¡ Que ven­gan a Ber­lín! (…) To­dos los hom­bres li­bres del mun­do son ciu­da­da­nos de Ber­lín. Por lo tan­to, co­mo hom­bre li­bre, es­toy or­gu­llo­so de de­cir Ich bin ein Ber­li­ner”. Lo di­jo en ale­mán, ayu­da­do por una tar­je­ta co­lor cre­ma, don­de ha­bía ano­ta­do la fo­né­ti­ca de la fra­se.

Los úl­ti­mos cien días de su pre­si­den­cia, y de su vi­da, es­tu­vie­ron mar­ca­dos por la muer­te de su hi­jo Pa­trick a los dos días de na­cer, por las di­fe­ren­tes vi­sio­nes so­bre el con­flic­to en Viet­nam que te­nían el Pen­tá­gono y la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do, y por la Mar­cha so­bre Was­hing­ton en­ca­ra­da por la co­mu­ni­dad ne­gra y su lí­der, Mar­tin Lut­her King, que el 28 de agos­to pro­nun­ció su cé­le­bre dis­cur­so “Yo ten­go un sue­ño”. Los lí­de­res ne­gros fue­ron re­ci­bi­dos des­pués por Ken­nedy en la Ca­sa Blan­ca.

Fue­ron on­ce me­ses fe­bri­les en los que Ken­nedy pa­re­ció ur­gi­do en de­jar en cla­ro cuál se­ría su le­ga­do. Tal vez in­tuía su muer­te. Su sa­lud, te­rri­ble­men­te frá­gil, lo ame­na­za­ba des­de chi­co. Pe­ro la pre­mo­ni­ción de que se­ría ase­si­na­do lo per­si­guió siem­pre, en es­pe­cial, du­ran­te to­do 1963. “¿ Có­mo creés que lo ha­ría Lyn­don si me ma­tan?”, pre­gun­tó a uno de sus con­se­je­ros en re­fe­ren­cia a su su­ce­sor, Lyn­don John­son. El his­to­ria­dor Thurs­ton Clar­ke re­ve­la en “Los úl­ti­mos cien días de JFK” que Ken­nedy y Jac­kie lle­ga­ron a filmar un cor­to ca­se­ro, có­mi­co, en el que Ken­nedy era ba­lea­do, e hi­cie­ron par­ti­ci­par de él a agen­tes del ser­vi­cio se­cre­to.

El 22 de no­viem­bre de 1963, en Forth Worth, Te­xas, Ken­nedy di­jo a los agen­tes que de­bían ve­lar por su vi­da: “Ano­che hu­bie­se si­do muy fá­cil ma­tar al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Cual­quier ti­po con un ri­fle con mi­ra te­les­có­pi­ca, hu­bie­ra po­di­do ma­tar­me.”

Des­pués desa­yu­nó de muy buen hu­mor con em­pre­sa­rios te­xa­nos, bro­meó so­bre la pre­sen­cia de Jac­kie en la co­mi­ti­va y tre­pó al avión pre­si­den­cial, rum­bo a Da­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.