En­tre el triun­fo elec­to­ral y la trans­mi­sión del man­do, Raúl Al­fon­sín tu­vo que ace­le­rar los tiem­pos pa­ra ar­mar su go­bierno y de­fi­nir los pri­me­ros pa­sos. En me­dio de las ce­le­bra­cio­nes po­pu­la­res y las ex­pec­ta­ti­vas por el re­gre­so de la de­mo­cra­cia, el pre­si­den

Clarin - Extras - - PORTADA -

En­tre el 30 de oc­tu­bre y el 10 de di­ciem­bre, Raúl Al­fon­sín tu­vo que or­ga­ni­zar su go­bierno de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da. Y pa­sar de la eu­fo­ria y la ce­le­bra­ción por el sor­pren­den­te triun­fo elec­to­ral, a la con­cen­tra­ción en la ta­rea que exi­gi­ría ener­gías des­co­mu­na­les, con re­sul­ta­dos in­cier­tos. Fue­ron 40 días de en­tu­sias­mo y vér­ti­go. Se “es­tre­na­ba” una de­mo­cra­cia nue­va, las con­di­cio­nes no da­ban pa­ra re­edi­tar nin­gu­na ex­pe­rien­cia que pu­die­ra re­gis­trar la me­mo­ria de los ar­gen­ti­nos de aquel en­ton­ces. ¿ Có­mo ar­mar un go­bierno sin te­ner de­trás otra co­sa que el abis­mo, ese in­men­so agu­je­ro ne­gro que de­ja­ba la dic­ta­du­ra, le­ja­nas re­fe­ren­cias y ex­pe­rien­cias de los años 60 y 70, un to­rren­te alu­vio­nal de tra­yec­to­rias di­ver­sas, exi­lios in­te­rio­res y ex­te­rio­res, to­dos con­vo­ca­dos por aquel im­pen­sa­do desafío?

“Todo fue de­ma­sia­do rá­pi­do en esas úl­ti­mas se­ma­nas de 1983. Ha­bía­mos es­ta­do su­mer­gi­dos en una cam­pa­ña elec­to­ral que no dio res­pi­ro y des­bor­dó las más en­tu­sias­tas ex­pec­ta­ti­vas, na­dá­ba­mos en­tre el vér­ti­go que pro­du­cía el des­ca­la­bro y re­ti­ra­da de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y la in­cer­ti­dum­bre de un pe­río­do que de­bía desem­bo­car, no sa­bía­mos bien de qué mo­do, en el re­torno a un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co”, re­cuer­da Ho­ra­cio Jau­na­re­na, en­ton­ces un abo­ga­do ra­di­cal de Per­ga­mino, de 41 años, que acom­pa­ña­ba a Raúl Bo­rrás, uno de los “del­fi­nes” y hom­bres de ma­yor con­fian­za de Al­fon­sín.

Ha­bía que con­te­ner las ex­pre­sio­nes de jú­bi­lo y las emo­cio­nes per­so­na­les, que eran mu­chas y muy fuer­tes, y po­ner ma­nos a la obra. Ha­bía que or­ga­ni­zar el nue­vo go­bierno y pre­pa­rar la pues­ta en mar­cha de la vi­da de­mo­crá­ti­ca. Un mo­men­to sin pre­ce­den­tes pa­ra la his­to­ria del país co­lo­ca­ba a aquel pu­ña­do de hom­bres fren­te a un re­to iné­di­to; la úl­ti­ma ex­pe­rien­cia de ges­tión del ra­di­ca­lis­mo ha­bía si­do vein­te años atrás, du­ran­te los tres años de go­bierno de Ar­tu­ro Illia (‘ 63-’ 66), in­te­rrum­pi­do por otro gol­pe de Es­ta­do. La úl­ti­ma sa­li­da de los mi­li­ta­res del po­der y co­mien­zo de una ex­pe­rien­cia de­mo­crá­ti­ca, diez años an­tes, con el re­torno del pe­ro­nis­mo al go­bierno en el ‘ 73, tam­po­co ha­bía ter­mi­na­do bien. Los hom­bres con los que con­ta­ba es­te abo­ga­do y di­ri­gen­te po­lí­ti­co ra­di­cal de 56 años, ele­gi­do el 30 de oc­tu­bre por el 52% de los vo­tos, eran los vie­jos di­ri­gen­tes de su par­ti­do, la UCR, quie­nes ve­nían acom­pa­ñán­do­lo en su Mo­vi­mien­to de Re­no­va­ción y Cam­bio y el nú­cleo del “Gru­po La­lín”, que a lo lar­go de los años ’ 70 se reunía to­dos los miér­co­les, en lo que su prin­ci­pal re­fe­ren­te de­fi­nía co­mo “una es­tra­te­gia sin tiem­po” pa­ra pen­sar el país y su fu­tu­ro. A ese nú­cleo se fue­ron su­man­do po­lí­ti­cos ra­di­ca­les y ex­tra­par­ti­da­rios, in­te­lec­tua­les y pro­fe­sio­na­les que no ima­gi­na­ban que lle­ga­ría aquel mo­men­to. Esa fue la can­te­ra prin­ci­pal de la que sa­lie­ron los equi­pos del Pre­si­den­te. No ha­bía ni po­de­ro­sos ni “in­flu­yen­tes”.

Los tiem­pos se ace­le­ra­ban y la fe­cha, ini­cial­men­te pre­vis­ta pa­ra fe­bre­ro, que­dó fi­ja­da, se­gún Al­fon­sín lo pi­dió, el 10 de di­ciem­bre, Día In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos. La lista de nom­bra­mien­tos por de­fi­nir era lar­ga. Ade­más de mi­nis­tros y se­cre­ta­rios, ha­bía que de­sig­nar a los jue­ces de la Cor­te, a los je­fes mi­li­ta­res, los pre­si­den­tes de Dipu­tados y Se­na­do­res, el in­ten­den­te de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, las se­gun­das y ter­ce­ras lí­neas de la ad­mi­nis­tra­ción y has­ta los di­rec­to­res de los no­ti­cie­ros de los ca­na­les de te­le­vi­sión, en ma­nos del Es­ta­do des­de 1973 y del Ejér­ci­to, la Ma­ri­na y la Fuer­za Aé­rea du­ran­te la dic­ta­du­ra. Ca­da ca­si­lle­ro del com­ple­jo or­ga­ni­gra­ma y ca­da ter­na de can­di­da­tos de­bían ser es­tu­dia­dos con cui­da­do; no ha­bía mu­cho mar­gen pa­ra equi­vo­car­se, pe­ro en mu­chos ca­sos, ha­bía que con­fiar en el ol­fa­to y la bue­na for­tu­na.

Al día si­guien­te de las elec­cio­nes, Al­fon­sín ha­bía re­ci­bi­do al can­di­da­to jus­ti­cia­lis­ta de­rro­ta­do, Ita­lo Lu­der, en su de­par­ta­men­to del 8° pi­so de la Ave­ni­da San­ta Fe y Ro­drí­guez Pe­ña. Allí lo sor­pren­dió ofre­cién­do­le la pre­si­den­cia de la Cor­te Su­pre­ma. Era todo un ges­to, pe­ro Lu­der de­cli­nó el car­go. Y fue en­ton­ces pa­ra Ge­na­ro Ca­rrió, un pres­ti­gio­so ju­ris­ta que ha­bía si­do miem­bro de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos e in­te­gra­ba el gru­po de “fi­ló­so­fos” que lo ase­so­ra­ban. Los pri­me­ros días de no­viem­bre, Al­fon­sín se re­clu­yó en Chas­co­mús, su pue­blo na­tal, en la es­tan­cia La En­car­na­ción de su ami­go Al­fre­do Bi­gat­ti. Allí de­fi­ni­rá la in­te­gra­ción de su ga­bi­ne­te de mi­nis­tros: An­to­nio Tróc­co­li a In­te­rior, Bernardo Grins­pun a Eco­no­mía, Carlos Al­co­na­da Aram­bu­rú a Edu­ca­ción y Jus­ti­cia, Roque Ca­rran­za a Obras Pú­bli­cas, Ger­mán Ló­pez a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral, eran “la vie­ja guar­dia” … pe­ro ha­bría otras va­rias sor­pre­sas.

Bo­rrás, su ami­go y com­pa­ñe­ro de ru­ta, re­gre­só de Chas­co­mús con no­ve­da­des. Creía que iba a asu­mir el Mi­nis­te­rio de Ac­ción So­cial, pe­ro Al­fon­sín le pi­dió que se hi­cie­ra car­go de De­fen­sa, con­fián­do­le la mi­sión más de­li­ca­da. “Re­ci­bí su lla­ma­do te­le­fó­ni­co cuan­do es­ta­ba reuni­do en mi ofi­ci­na con el equi­po que, se­gún es­pe­ra­ba, me iba a se­cun­dar en el ám­bi­to de la Se­cre­ta­ría de Vi­vien­da y que de­pen­de­ría del Mi­nis­te­rio que creía­mos con­du­ci­ría Bo­rras”, re­cuer­da Jau­na­re­na. “Pi­dió ver­me con ur­gen­cia y que­da­mos en en­con­trar­nos en mi casa. Fue allí, que Bo­rrás me con­tó dón­de iría­mos. Esa no­che sa­bía que nos em­bar­cá­ba­mos en un via­je di­fí­cil”.“Carlos Jau­na­re­na, mi her­mano, que me acom­pa­ña­ría con una so­li­da­ri­dad in­con­di­cio­nal, nos pres­tó un de­par­ta­men­to que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.