Los de­mó­cra­tas chi­le­nos, que en 1983 pa­de­cían la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet, asis­tie­ron a la asun­ción de Al­fon­sín con la ex­pec­ta­ti­va de un con­ta­gio de­mo­crá­ti­co en el Cono Sur. El ex pre­si­den­te so­cia­lis­ta Ri­car­do La­gos re­cuer­da su afi­ni­dad in­me­dia­ta con el pres

Clarin - Extras - - PORTADA -

En di­ciem­bre de 1983 un ra­yo de es­pe­ran­za alum­bró en Amé­ri­ca La­ti­na. Aquí, en el sur del mun­do, en Ar­gen­ti­na se re­cu­pe­ra­ba la de­mo­cra­cia. Fue un ra­yo de es­pe­ran­za pa­ra Chi­le, Uru­guay, Bra­sil, Bo­li­via y todo un Cono Sur in­mer­so en una ma­rea de mi­li­ta­res y dic­ta­du­ras.

Co­mo sa­be­mos, una de­rro­ta mi­li­tar – do­lo­ro­sa pa­ra el pue­blo ar­gen­tino– pre­ci­pi­tó el lla­ma­do a las elec­cio­nes, pe­ro de allí emer­gió una jor­na­da cí­vi­ca ejem­plar que los de­mó­cra­tas del país su­pie­ron cul­mi­nar con la elec­ción de Raúl Al­fon­sín. Por cier­to, los chi­le­nos vi­vi­mos ese mo­men­to con emo­ción y cer­ca­nía.

En Chi­le, en agos­to de 1983, se creó la Alian­za De­mo­crá­ti­ca. El pri­mer con­glo­me­ra­do de par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos opo­si­to­res a Pino- chet. La pre­si­den­cia era ro­ta­ti­va y por azar del destino me to­có pre­si­dir­la en el mes de di­ciem­bre, con lo cual me co­rres­pon­dió en­ca­be­zar la de­le­ga­ción de cin­co per­so­nas a los ac­tos de asun­ción de Raúl Al­fon­sín.

Lle­ga­mos a Bue­nos Ai­res con Ga­briel Val­dés, En­ri­que Sil­va Cim­ma, Ma­rio Shar­pe, Ar­man­do Ja­ra­mi­llo y nos in­for­man que Raúl Al­fon­sín ha de­ci­di­do so­bre­pa­sar el pro­to­co­lo: es­ta de­le­ga­ción de la opo­si­ción ten­dría asien­tos cual ver­da­de­ra de­le­ga­ción ofi­cial en la pri­me­ra fi­la en el Sa­lón Blan­co ( si bien ha­bía una del go­bierno de Chi­le). Fue un ac­to so­lem­ne. Al­fon­sín se reunió a so­las con el ge­ne­ral Big­no­ne por unos 15 mi­nu­tos y lue­go se pro­ce­dió a su to­ma de po­se­sión.

Aque­llas con­ver­sa­cio­nes con Raúl Al­fon­sín fue­ron pa­ra mí el ini­cio de una lar­ga amis­tad. Y de un de­ve­nir com­par­tien­do ideas so­bre có­mo con­ci­liar más de­mo­cra­cia, más res­pe­to a los De­re­chos Hu­ma­nos y al Es­ta­do de De­re­cho con un ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, ase­gu­rán­do­nos que ese cre­ci­mien­to sig­ni­fi­que ma­yor equi­dad y ma­yor in­clu­sión.

Era más fá­cil pro­po­nér­se­lo en Ar­gen­ti­na, que te­nía y tie­ne un gra­do de de­sa­rro­llo tan gran­de. En aque­lla pri­me­ra reunión pa­sa­mos re­vis­ta a la si­tua­ción en Chi­le, las di­ver­sas es­tra­te­gias den­tro de la opo­si­ción pa­ra en­fren­tar a Pi­no­chet. No­so­tros, que ha­blá­ba­mos de una re­sis­ten­cia ciu­da­da­na y no vio­len­ta a la dic­ta­du­ra, y quie­nes creían que el úni­co ca­mino era el en­fren­ta­mien­to ar­ma­do. Ahí, se abrió la po­si­bi­li­dad de que el nue­vo go­bierno de Al­fon­sín, con dis­cre­ción, pu­die­ra ayu­dar a ex­pli­car nues­tros pun­tos de vis­ta a otros ami­gos en La­ti­noa­mé­ri­ca.

En bue­na me­di­da, lo que des­pués ocu­rrió en Bra­sil en 1984 y Uru­guay en mar­zo de 1985 con la asun­ción de Ju­lio María San­gui­net­ti – a cu­ya to­ma de po­se­sión tam­bién asis­ti­mos co­mo Alian­za De­mo­crá­ti­ca– fue­ron la con­fir­ma­ción de nues­tra es­tra­te­gia.

Aque­llos días de di­ciem­bre de 1983 fue­ron de fies­ta, gran­de y me­re­ci­da. Lle­ga­ba a la Pre­si­den­cia quien era, por en­ci­ma de todo, un de­mó­cra­ta ejem­plar. Re­cuer­do un mo­men­to en la ga­la en el Tea­tro Co­lón que lo re­tra­ta en su for­ma sen­ci­lla y cam­pe­cha­na de ser. Ve­nía­mos de una reunión y me di­ce: “Ri­car­do, arrí­me­se por acá” y em­pe­za­mos a en­trar jun­tos al tea­tro. En­ton­ces una pe­rio­dis­ta le pre­gun­ta: “¿ Me po­dría ex­pli­car pre­si­den­te por qué se va a to­car la No­ve­na de Beet­ho­ven?” La res­pues­ta de Al­fon­sín fue sim­ple y pro­fun­da: “¿ No cree us­ted que es un día pa­ra en­to­nar con ga­nas el Himno de la Ale­gría y por ello, des­pués, ten­drá que ve­nir el ban­do­neón, el tan­go in­con­fun­di­ble de Piaz­zo­lla?”. Ahí, en esa fra­se es­ta­ba di­cien­do que el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia im­pli­ca­ba can­tar a la ale­gría, unién­do­lo a lo pro­pio, a lo nues­tro, re­fle­ja­do en el sen­ti­mien­to crea­dor de Piaz­zo­lla y su ban­do­neón.

Al­fon­sín su­po ayu­dar a Chi­le con el cui­da­do y la in­te­li­gen­cia que se re­que­ría pa­ra ayu­dar a los de­mó­cra­tas sin pro­vo­car las iras del dic­ta­dor. Con 4 mil ki­ló­me­tros de fron­te­ra en co­mún, ha­bía que ser muy cui­da­do­so. Por ello, a par­tir de nues­tra con­ver­sa­ción, en­con­tró la for­ma de coope­rar es­ta­ble­cien­do un diá­lo­go cla­ro y trans­pa­ren­te con Cu­ba, pa­ra ex­pli­car por qué ha­bía que apos­tar las cartas a los pla­nes de las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas com­pro­me­ti­das con la re­sis­ten­cia ci­vil, más que en la es­tra­te­gia de quie­nes pen­sa­ban apos­tar a las ar­mas y to­das las for­mas de lu­cha pa­ra de­rro­tar a la dic­ta­du­ra mi­li­tar. Era di­fí­cil ex­pli­car­les a aque­llos que, al en­fren­tar­lo con las ar­mas, se le da­ban ra­zo­nes al dic­ta­dor pa­ra man­te­ner la fuer­za y la mano fé­rrea.

En al­gu­nos mo­men­tos du­ros, des­pués del aten­ta­do a Pi­no­chet, caí pre­so. Ahí Raúl Al­fon­sín le­van­tó su voz. Sé que no era fá­cil por el mo­men­to que se vi­vía ba­jo el go­ber­nan­te de fac­to, pe­ro re­cuer­do la emo­ción de mis com­pa­ñe­ros en pri­sión cuan­do uno de ellos es­cu­chó en su pe­que­ña ra­dio que Raúl Al­fon­sín pe­día mi li­ber­tad en uno de sus dis­cur­sos.

Tu­vo una po­lí­ti­ca ex­te­rior exi­to­sa, en­ten­dien­do que ha­bía que ten­der la mano a las re­cien­tes de­mo­cra­cias que se in­cor­po­ra­ban: Bra­sil, Uru­guay y des­de allí en­ton­ces empezó a te­jer la ne­ce­si­dad de una Amé­ri­ca La­ti­na que ha­ble con una so­la voz. Sin du­da, la his­to­ria re­gis­tra­rá su gran apor­te a una nue­va ve­cin­dad con Bra­sil, cons-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.